close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que México Evalúa
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la op... México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas. (Leer más)
Burócratas: aumentos y bonos sexenales
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
3 de agosto, 2012
Comparte


Por: José F. Tapia

 

Iniciando agosto, la Secretaría de Hacienda firmó un acuerdo para dar un incremento de 5.75% al sueldo de los burócratas retroactivo a enero y busca además otorgarles un bono sexenal.

Independientemente de si el incremento es posible y su bono adecuado, suficiente o abusivo, lo cierto es que tenemos muy poca información para hacer un análisis sobre el tamaño y la aportación de la burocracia al país. Se requiere tener un mejor entendimiento sobre cuáles son sus determinantes y características. Hablamos de datos y evidencia que debe ahondar en lo referente a su composición gremial, tamaño, costo y nivel de productividad.

Sin duda un gobierno no puede operar sin trabajadores. Sobre las burocracias recae la encomienda de sostener el aparato del estado y a la vez, es un mecanismo tradicional de generación de empleo. Al observar a nuestra burocracia nos damos cuenta de que no podemos hablar de una sola como un ente monolítico, sino de diversas burocracias: la petrolera, la de maestros, la de salud, la de energía, la de construcción; cada una de ellas con intereses y peso político específico. Al hablar de burocracia frecuentemente perdemos de vista esta composición gremial en lo individual.

Conocer el tamaño y costo de la burocracia explica en gran medida el tipo de sector público que tiene el país y la dimensión de su gobierno. En nuestro caso, el sector paraestatal absorbe casi la tercera parte de los poco más de 3 millones de empleos públicos en los tres niveles de gobierno, los estados la mitad y el restante se distribuye en el gobierno central o federal no paraestatal. Es decir, la administración y operación de la burocracia se da preponderantemente a nivel estatal y municipal.

Respecto a su costo, podemos decir que los gastos de la burocracia mexicana en salarios y prestaciones como proporción del PIB (9.2%) es menor a la media observada por los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (11.2%). Sin embargo, tiene una magnitud similar a la de países con burocracias robustas en su composición como las de Grecia e Irlanda. (OCDE, Government at Glance, 2011).

Finalmente, al abordar su productividad, encontramos limitadas referencias aun cuando es ésta y la profesionalización los elementos básicos para medir la calidad de cualquier mercado laboral. Sin embargo con la evidencia existente podríamos argumentar que la burocracia en México es poco productiva. Por ejemplo, en el sector educativo, el creciente gasto en sueldos y prestaciones no se refleja necesariamente en mejores maestros, mejores alumnos y tampoco en mejores resultados educativos. En el ámbito de la salud tampoco hay señales de diseños eficientes de política en salud pública que se ejemplifiquen con menores niveles de nutrición y obesidad de la población. Es decir, la efectividad del gasto no es clara y sus magros resultados pudieran ser atribuibles a la calidad de nuestras burocracias. En este sentido, el reporte de la OCDE “Survey on Compensation of Empleyees in Central/Federal Goverments” señala que la burocracia en México necesita de más horas de trabajo que otras burocracias para cumplir con funciones similares; es decir, observa baja productividad.

En resumen, necesitamos una burocracia que sea totalmente transparente en su operación, que compita con el resto de los trabajadores en el mercado laboral y que sea productiva. Sólo entonces podremos valorar de mejor forma la correspondencia de su trabajo con el incremento de sus salarios y los beneficios que se les confiere vía sus sindicatos, incluyendo esos “tradicionales” bonos sexenales.

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte