close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que México Evalúa
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la op... México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas. (Leer más)
Ciudades: hacia un nuevo enfoque en seguridad
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
13 de noviembre, 2014
Comparte

Por: Rodrigo Elizarrarás A. (@rodaxiando)

Ninguna ciudad es igual a otra. Lo mismo ocurre con las problemáticas de seguridad a las que se enfrentan. Existen variaciones, tanto en la intensidad de los delitos observados, como en la preponderancia de éstos. Como lo analizamos en un estudio que México Evalúa está por publicar, si consideramos cada una de las 73 zonas metropolitanas del país, podemos observar que hay distintas características que las podrían agrupar en varias categorías analíticas. Por ejemplo, Cuernavaca forma parte de esas ciudades que tienen altos niveles delictivos, sobre todo en delitos como extorsiones, secuestros y robos con violencia.

Hoy en día, la zona metropolitana de Cuernavaca muestra lo peor de dos mundos. Por un lado, tasas muy altas de robos con violencia, principalmente a negocios y automóviles; por otro lado, altas tasas de secuestros, extorsiones y homicidios. Esta caótica mancha urbana, a tan sólo ochenta kilómetros de la capital del país solía ser un lugar paradisiaco de descanso de los capitalinos; sin embargo, en los últimos años se ha convertido en una “cueva de lobos”, donde convive la delincuencia común a la sombra de una serie de grupos criminales que alguna vez formaron parte de la delincuencia organizada.

Esta zona metropolitana concentra muy altas tasas delictivas en casi todos los delitos de alto impacto. La inseguridad en esta ciudad parece tener dos características que conviven y se retroalimentan mutuamente. Por un lado, está la parte que puede claramente asociarse con la delincuencia organizada como son los homicidios, secuestros y extorsiones, que en la entidad han ido en aumento. De 2007 a 2012 se pasó de 113 homicidios a 862, es decir un aumento de 662.3 por ciento. Para 2013 la cifra cayó a 597, sin embargo, sigue siendo 428.3 por ciento mayor que en 2007. Por el otro lado, las tasas de casi todas las modalidades de robo con violencia están muy elevadas: negocios, casas habitación y automóviles.

 

Fuente: Gráfica elaborada por Néstor de Buen, con información del SNSP.

Fuente: Gráfica elaborada por Néstor de Buen, con información del SNSP.

 

Se podría decir que el destino fatal deCuernavaca se origina en situarse entre la ruta que va de Acapulco (Guerrero) al Distrito Federal. Es quizá la mancha urbana más importante entre estos dos nodos centrales de la producción y trasiego de droga en la ruta del sur hacia el norte del país. La zona metropolitana de Cuernavaca –compuesta por ocho municipios conurbados– es una región con un pasado de violencia y presencia del crimen organizado que se remonta a la década de los noventa.

En los últimos años, hay por lo menos tres eventos que han impactado severamente la percepción de inseguridad de esta zona metropolitana. El más reciente fue el robo con violencia a la casa del académico, Alejandro Chao y su esposa, a principios de 2014. Otro evento que cimbró a la ciudad y al país entero fue el secuestro y asesinato del joven Juan Francisco Sicilia, hijo del poeta Javier Sicilia, en 2011, quien ese mismo año iniciaría una serie de marchas por el país a favor de las víctimas de la violencia y por la paz del país. Y, sin duda, contribuyó a esta percepción el sangriento y escandaloso abatimiento de Arturo Beltrán Leyva en un operativo por las calles de esta ciudad en 2009.

Un análisis detallado de esta ciudad nos muestra que hay varios factores sociales, políticos e institucionales que juegan un papel importante en el incremento de la incidencia delictiva. Asimismo, la disputa de la región entre dos bandas rivales (los Guerreros Unidos y los Rojos) derivadas del cártel de los Beltrán Leyva agrega niveles de violencia a la situación general de inseguridad.

Por si fuera poco, la coordinación entre ocho diferentes cuerpos policiales urbanos para cubrir la zona metropolitana hace que el mando único sea una necesidad inmediata que debería haberse implementado hace años. De igual forma, las enormes carencias de equipamiento, prestaciones básicas y capacitación para los policías debilitan seriamente su capacidad para enfrentar a los delincuentes.

La situación de Cuernavaca no es un caso aislado en México o en América Latina. De acuerdo con el Estudio Mundial sobre el Homicidio 2013 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONU-DC), en América Latina se encuentran las ciudades más violentas del mundo. Por ejemplo, la tasa promedio de homicidios en América Latina en 2012 fue de 16.3 por cada 100 mil habitantes, mientras que en Europa fue de 3.0 y en Asia de 2.9. Algo sucede en nuestras ciudades que no estamos logrando resolver de forma efectiva.

Las ciudades en México concentran dos terceras partes de la población total del país. De igual forma, es en las ciudades donde se concentra la mayor cantidad de delitos: 63 por ciento de los homicidios dolosos cometidos durante 2013 sucedieron en alguna de las principales zonas metropolitanas del país, al igual que 78 por ciento de las extorsiones y 68 por ciento de los secuestros.

Por lo tanto, las políticas públicas de seguridad deberían de ser planteadas con un enfoque primordialmente local. El diseño, implementación y evaluación de éstas son esferas que competen en primer lugar a los gobiernos locales. Es en las ciudades donde mejor podemos observar, analizar y resolver los fenómenos delictivos. En muchos países, como el Reino Unido y Canadá, se diseña e implementa la política de seguridad pública desde el espacio político y territorial de la ciudad. Desde ahí debería de resultar más fácil contar con información y tomar las decisiones correctas para combatir los delitos y prevenirlos.

Abordar el estudio de la incidencia delictiva desde el espacio de la ciudad nos parece una aportación necesaria y urgente para el análisis y la resolución de estos fenómenos delictivos. Numerosas ciudades del mundo cuentan con mapas delictivos, con sistemas de geo-referenciación, a través de los cuales es más fácil diseñar programas y operativos, distribuir los recursos económicos en función de las necesidades, e implementar políticas de prevención de acuerdo a diagnósticos basados en la evidencia empírica.

Finalmente, es importante considerar que la delincuencia no respeta fronteras ni líneas políticas. De ahí la importancia de la integración y coordinación de los distintos espacios geográficos, políticos y económicos bajo la unidad territorial que ofrecen las zonas metropolitanas.

El espacio local urbano resulta el ideal para identificar los problemas, diseñar los programas de seguridad e implementar las acciones correspondientes para atacar la inseguridad, la violencia y la delincuencia. Paradójicamente, es donde mayores carencias existen, desde la disposición de información, hasta la infraestructura institucional adecuada, lo que finalmente nos lleva a carecer de un análisis detallado de los niveles de inseguridad y violencia delictiva a este nivel. Lamentablemente, parece que los esfuerzos actuales van en el sentido equivocado, hacia una mayor centralización de la política de lucha contra la inseguridad. Sinceramente esperamos que se pueda revertir esta tendencia a tiempo.

 

* Rodrigo Elizarrarás A. es politólogo y Coordinador del Programa de Seguridad y Justicia de México Evalúa.

 

 

Este artículo forma parte de un proyecto sobre las “Ciudades Violentas: índice de violencia urbana 2013”, en el cual participaron Lilian Chapa, José Ignacio Lanzagorta, Leslie Solís, Néstor de Buen, Leonel Fernández y el equipo de Numérika (Rubén Hernández, Álvaro Mejía, y Emilio Lopez).

Se consideró a las zonas metropolitanas (Conapo, 2010) y municipios primordialmente urbanos mayores a 200 mil habitantes.

Cuernavaca, Emiliano Zapata, Huitzilac, Jiutepec, Temixco, Tepoztlán, Tlaltizapán, Xochitepec.

Cálculos propios con información del SNSP, considerando las 73 zonas metropolitanas de este estudio.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte