close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que México Evalúa
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la op... México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas. (Leer más)
¿Dónde quedó la representación ciudadana?
En el contexto de seguridad actual y dados los importantes pendientes en esta materia como los que se han destacado en el marco de las sesiones del Consejo Nacional de Seguridad Pública, es claro que las organizaciones de la sociedad civil deben buscar mayores y mejores espacios de participación para impulsar el cumplimiento de compromisos y los cambios que se estiman necesarios.
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
22 de agosto, 2013
Comparte

Por: Paola Cicero

Se aproxima la celebración de la XXXIV sesión ordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública (en adelante Consejo), la segunda bajo la Administración del Presidente Peña Nieto, por lo que es oportuno reflexionar sobre esta instancia de coordinación y definición de políticas públicas del Sistema Nacional de Seguridad Pública, particularmente en lo que se refiere al papel que debiera jugar la sociedad civil.

Hasta diciembre de 2012, el Consejo ha celebrado 33 sesiones ordinarias y dos extraordinarias, alcanzando solamente de enero de 2007 a diciembre de 2012 un total de 115 acuerdos sobre importantes materias como la evaluación y certificación policial, el desarrollo de Plataforma México, la adopción del Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad, la creación de Unidades Especializadas en Combate al Secuestro, así como la adopción de instrumentos jurídicos de gran importancia como el Convenio de Colaboración para la Unificación, Integración e Intercambio de Información en Materia de Personas no Localizadas y el Convenio de Colaboración para el Intercambio de Información de Investigaciones y Procesos Penales respecto de Homicidios Dolosos, por mencionar algunos.

Si bien es cierto que en el seno del Consejo se han impulsado programas y acciones fundamentales para promover la eficacia del Sistema Nacional de Seguridad Pública, también lo es que hay cuentas pendientes no sólo sobre las aspiraciones ciudadanas en materia de seguridad, sino sobre el cumplimiento de los propios acuerdos de este órgano colegiado. El siguiente cuadro hace un recuento de algunos temas importantes.

Blog ME 1Blog ME 2Blog ME 3

En este recuento de las sesiones 2007-2012 del Consejo llama la atención que en términos de los acuerdos documentados en actas, la sociedad civil ha jugado un papel directo en sólo cuatro sesiones: enero 2007, octubre 2011, agosto y diciembre de 2012. Destaca particularmente que en enero de 2007 se sometieron a estudio diez propuestas concretas formuladas por México Unido contra la Delincuencia, y que en agosto de 2012 por primera vez se acuerda que cinco representantes de la sociedad civil asistan a las sesiones del Consejo como invitados permanentes, presencia que fue reconocida por el Presidente Peña Nieto en la sesión de diciembre del mismo año.

En el contexto de seguridad actual y dados los importantes pendientes en esta materia como los que se han destacado en el marco de las sesiones del Consejo Nacional de Seguridad Pública, es claro que las organizaciones de la sociedad civil deben buscar mayores y mejores espacios de participación para impulsar el cumplimiento de compromisos y los cambios que se estiman necesarios. Es la sociedad civil la que debe participar para evitar que la integración de las Unidades Especializadas en Combate al Secuestro y la aplicación de controles de confianza se prolonguen indefinidamente, sin razones sólidas que justifiquen el retraso. Es la sociedad civil quien debe exigir cuentas sobre la aparente necesidad de analizar nuevamente el Mando Único Policial, después de tres años de haberse acordado su implementación. Es la sociedad civil la que debe empujar para asignar responsabilidades a las autoridades locales y hacer valer el costo político ante el incumplimiento, particularmente a las policías y Procuradurías de Justicia en materia de información sobre homicidios y personas desaparecidas que permita combatir la impunidad.

En este sentido, la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública establece en su artículo 12 que “el Consejo podrá invitar, por la naturaleza de los asuntos a tratar, a las personas, instituciones y representantes de la sociedad civil que puedan exponer conocimientos y experiencias para el cumplimiento de los objetivos de la seguridad pública”. Adicionalmente, de acuerdo con el artículo 13, fracción XVI de esta ley, el Consejo tiene la facultad de “establecer mecanismos eficaces para que la sociedad participe en los procesos de evaluación de las políticas de prevención del delito, así como de las instituciones de seguridad pública”.

Dado que con su simple presencia la sociedad civil se convierte en “validadora” de las decisiones tomadas en las sesiones del Consejo, el objetivo debiera ser que las organizaciones tengan una participación real y activa en las actividades relacionadas con el Consejo. Para hacer efectivo el establecimiento de “mecanismos eficaces para que la sociedad participe” que prevé la Ley se podría instalar una mesa o grupo de trabajo que acompañe la preparación de la agenda y las sesiones del Consejo, de tal manera que las organizaciones conozcan con antelación mínima la información que se presentará y por tanto estar en condiciones de aportar sustancia a la discusión. Por otro lado, podría permitírsele a las organizaciones de la sociedad civil representadas incluir un tema en el Orden del Día o dentro de Asuntos Generales para información o discusión. Ello con independencia de impulsar la reforma legislativa correspondiente, a fin de que se establezca en la ley y no sólo por acuerdo, que la sociedad civil tenga un lugar como miembro del Consejo. En fin esto plantea apenas una agenda mínima de los alcances de la participación de la sociedad civil n ese órgano de decisión.

Sin duda es un acierto que en agosto de 2012 se acordara la participación de cinco representantes de la sociedad civil como invitados permanentes y que en su primera sesión el Presidente Peña reconociera la importancia de la participación ciudadana; sin embargo, se deben dar los siguientes pasos, más allá de la mera asistencia a las sesiones. La sociedad civil debe alejarse de los roles de acompañamiento decorativo y asumir su papel como promotor de la rendición de cuentas de las autoridades. En un Estado democrático como en el que vivimos, hay ciertos pesos y contrapesos institucionales y legales, sin embargo es necesario reconocer que en la práctica han mostrado limitaciones y debilidades. De ahí la importancia de la participación activa de la sociedad civil organizada, como motor de la efectiva transparencia y rendición que subsane las fallas y omisiones del sistema.

 

* Paola Cicero es investigadora de México Evalúa.

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte