close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que México Evalúa
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la op... México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas. (Leer más)
El binomio pobreza-economía: la clave de una política social exitosa
Si el país no crece, sería impensable retirar los apoyos sociales a las familias más necesitadas, pues éstos constituyen prácticamente su principal fuente de sustento. La trampa de la pobreza se alimenta del ciclo macroeconómico: a menor crecimiento mayor pobreza.
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
1 de agosto, 2013
Comparte

Por: Mariana García  @marianamxe

A inicios de esta semana el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer las cifras de pobreza de 2012, las cuales presentan resultados encontrados. Si bien, la pobreza mostró un ligero incremento de 1.0% al pasar de 52.8 millones de pobres en 2010 a 53.3 millones en 2012; la pobreza extrema mostró un decremento de 11.1% al pasar de 13 millones de personas en pobreza extrema en 2010 a 11.5 millones de personas en 2012.

La medición de la pobreza en México ha evolucionado en la última década para aproximar una conceptualización que incorpore la capacidad para ejercer derechos sociales básicos. En el país hemos contado esencialmente con dos mediciones oficiales de la pobreza: La primera, realizada por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en 2001, empleaba el ingreso como una aproximación del bienestar económico. Con la aprobación de la Ley General de Desarrollo en 2004 y la creación de Coneval en 2006, se presentó una nueva metodología para la medición de la pobreza en 2009. Esta segunda medición, abarca tanto carencias en el ámbito del bienestar económico como en el espacio de los derechos sociales. De esta manera, transitamos de una concepción unidimensional de la pobreza a una medición multidimensional del fenómeno (ver Cuadro 1).

Cuadro 1. Las dos mediciones oficiales de la pobreza en México

Fuente: Elaboración de México Evalúa con información de Sedesol y Coneval.

Fuente: Elaboración de México Evalúa con información de Sedesol y Coneval.

En el sexenio pasado todavía era necesario complementar la medición por ingresos de la pobreza con otros indicadores como el Índice de Rezago Social (IRS), para tener un panorama que rebasara la dimensión meramente económica del fenómeno. Desde 2010, gracias a la medición multidimensional de la pobreza generada por Coneval es posible tener una visión integral del fenómeno que dé seguimiento tanto al ingreso como al acceso a derechos sociales básicos.

Al respecto de los datos presentados por Coneval, vale la pena comentar sobre tres aspectos en particular: i) la estrategia de comunicación y de reacción del gobierno federal frente a las cifras; ii) las implicaciones que tienen estas nuevas cifras para la redefinición de las prioridades de la política social y iii) los retos pendientes de la política social y la agenda de reformas que va ligada a estos nuevos datos.

i)                   “La mejor política social es el crecimiento económico” 

Por primera vez en la historia del país, se ofreció una conferencia de prensa conjunta entre los responsables de las áreas económica y social del gobierno federal para comentar las cifras de pobreza. El Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, y la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, comentaron sobre los nuevos datos a partir de una visión compartida de que la mejor política para el combate a la pobreza pasa necesariamente por la política económica, la cual debe mantener estabilidad, crecer a una mayor tasa y  ofrecer empleos competitivos a la población.

Sin duda, aquí está el primer acierto de la presente administración en materia de política social: en el reconocimiento explícito del impacto que tiene la economía sobre el bienestar económico y las condiciones de rezago que enfrenta la población. En las administraciones pasadas, pareció que las políticas de combate a la pobreza estaban desvinculadas por completo de la política económica y corrían por pistas distintas, cuando la realidad siempre ha sido claramente otra. 

El titular de SHCP reforzó esta visión reconociendo que las crisis económicas son las que más han impactado los niveles de pobreza, el ingreso que perciben las personas y  los precios de la canasta básica. La titular de la Sedesol complementó afirmando que: “la mejor política social es el crecimiento económico. En la Gráfica 1, se observa un incremento importante de los tres tipos de pobreza por ingreso en la medición posterior a las crisis de 1994 y 2008. La caída de los ingresos fue menos precipitada en 2010 gracias a la existencia de programas sociales que funcionaron como mecanismos compensatorios frente a los efectos de la crisis de 2008.

A ese respecto ambos secretarios fueron enfáticos: el enfoque asistencialista no ha sido suficiente, pero reconocen que sin programas de transferencias directas como Oportunidades, las cifras de pobreza serían todavía más desalentadoras. 

Si el país no crece, sería impensable retirar los apoyos sociales a las familias más necesitadas, pues éstos constituyen prácticamente su principal fuente de sustento. La trampa de la pobreza se alimenta del ciclo macroeconómico: a menor crecimiento mayor pobreza.

Gráfica 1. Evolución de la pobreza por ingresos 1992-2012

Fuente: Coneval

Fuente: Coneval

i)                   Los posibles ajustes a la estrategia de combate a la pobreza 

En los datos presentados por Coneval esta semana, las carencias por acceso a la seguridad social y la población con ingresos inferiores a la línea de bienestar fueron los indicadores que mostraron mayores retrocesos. A este respecto, el secretario de Hacienda anunció la presentación de un reforma al sistema de seguridad social en el próximo periodo de sesiones.

Un dato preocupante es que estados como Coahuila, Colima, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Quintana Roo, Tabasco y Distrito Federal tuvieron incrementos notables en el porcentaje de población en pobreza extrema. Las razones para el incremento de la población en pobreza extrema en cada entidad federativa responden a diferentes carencias en el ámbito social. Sin embargo, vale la pena destacar el incremento de la pobreza extrema en tres de las entidades con mayor participación en el PIB nacional producto del aumento de la población con ingresos menores a la línea de bienestar mínimo: Distrito Federal, Nuevo León y Jalisco. Una primera explicación a estas cifras podría ser la creciente migración hacia las ciudades y el incremento en la pobreza urbana. Habrá que esperar los resultados de la pobreza a nivel  municipal de 2015 para observar el comportamiento de este fenómeno en los centros urbanos.

Por otro lado, estos nuevos datos de carencias en acceso a derechos sociales básicos (ver Gráfica 2) modifican en poco o mucho el curso de acción tomado por el gobierno federal para combatir la pobreza, pues una de las principales justificaciones de la actual administración para lanzar la Cruzada Nacional contra el Hambre a inicios de este año fue precisamente que la única carencia que mostraba un incremento en la medición anterior era precisamente la de acceso a la alimentación, al pasar entre la población de 21.7 en 2008 a 24.9% en 2010. 

Los datos recientes de Coneval que confirman una mejora en la carencia alimentaria, previo a la implementación de la Cruzada, así como los datos que muestran al retroceso en el acceso a seguridad social, pueden servir de insumos para que la nueva administración haga ajustes en la focalización de su política social. Las diferencias observadas entre entidades federativas y al interior de las mismas sugiere que los retos de carencias deben atajarse con políticas públicas calibradas a las necesidades locales y estatales.

Gráfica 2. Evolución de las carencias sociales 1990-2012

Fuente: Coneval

Fuente: Coneval

iii)                   Los retos pendientes de la política social en este sexenio 

Uno de los grandes retos de la política social en México sigue siendo cómo generar salidas productivas para los ciudadanos que reciben apoyos sociales. Si bien ya se afirmó que  los programas asistenciales han jugado un papel fundamental como paliativos a las crisis económicas, también es cierto que mientras no se resuelva el problema estructural de la economía del país, los apoyos sociales nunca serán suficientes para contrarrestar la falta de productividad y la creación de empleos formales.

En un futuro no muy lejano debemos aspirar a que las medidas de éxito de la política social estén vinculadas a la capacidad de ofrecer opciones productivas para que los beneficiarios logren egresar de los programas asistenciales y se rompa el círculo intergeneracional de la pobreza. Otro de los grandes aciertos de la conferencia de prensa ofrecida por SHCP y Sedesol fue señalar a la productividad como el detonador de  mejor calidad de vida y opciones a futuro para los mexicanos.

La construcción de estas salidas productivas no será fácil, requiere: la generación de empleos suficientes y de calidad algo íntimamente ligado al dinamismo de la economía y la formalización del trabajo; un crecimiento significativo de los fondos destinados al microfinanciamiento de los sectores más pobres; esquemas efectivos de inclusión financiera; el fortalecimiento de una cultura emprendedora entre los segmentos más vulnerables; la democratización de la productividad con acceso a ciudadanía económica para millones de personas, tal y como se plantea en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

Mientras tanto, en México Evalúa seguiremos insistiendo incansablemente en la necesidad de asegurar un uso más racional del gasto público y en garantizar que las metas de cobertura vayan acompañadas de acceso a bienes y servicios de calidad para la población. La deuda social e histórica con los mexicanos que padecen condiciones inaceptables de pobreza, que hoy constituyen a casi la mitad de la población (45.5%), reclaman atender estos temas con urgencia. 

*Investigadora del Programa de Gasto Público y Transparencia de México Evalúa


En el caso de Coahuila, Jalisco y Tabasco se debe principalmente al incremento en la carencia en calidad y espacios de la vivienda; en Michoacán y Nayarit, el aumento se debe casi en la misma proporción a deficiencias en el acceso a servicios básicos en la vivienda, acceso a la alimentación y población con ingreso menor a la línea de bienestar mínimo; y en Colima, D.F, Nuevo León, Puebla y Quintana Roo principalmente al aumento en la población con ingreso menor a la línea de bienestar mínimo.

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte