close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que México Evalúa
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la op... México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas. (Leer más)
Epidemia de hospitales abandonados
En 9 de 13 hospitales o unidades de atención en Salud que se encuentran abandonados en diferentes estados y regiones del país, se invirtieron más de 3 mil millones de pesos. Tres mil millones de pesos tirados a la basura.
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
2 de julio, 2015
Comparte

Por: Mariana Campos (@mariana_c_v) y Esther Ongay (@Eongay), con la colaboración de Néstor de Buen (@nestor_d)

El fracaso de los proyectos de inversión en infraestructura siempre es negativo. Sin embargo, en pocas ocasiones puede tener consecuencias tan graves como cuando el proyecto en cuestión es un hospital. Los medios han revelado casos de construcción de hospitales públicos que, por diversas razones, han quedado inconclusos y han sido abandonados.

Estas historias de terror exhiben de manera dolorosa que el costo de la corrupción no sólo incluye los recursos públicos perdidos al momento de la construcción, sino que, en general, estas obras pueden seguir recibiendo financiamiento sin que se terminen. Pero aún más grave es el costo que tiene en el bienestar de comunidades enteras. Los hospitales inconclusos dejaron a su población objetivo sin acceso básico a la salud, en violación a un derecho humano y a una garantía constitucional del Estado Mexicano.

La cara humana de esta situación son los casos, también denunciados en los medios, de mujeres que han dado a luz en patios, baños, o salas de espera de hospitales públicos, por la aparentemente falta de capacidad de atención que enfrentan los centros de salud u hospitales públicos. Estas manifestaciones, junto con reclamos públicos por parte del personal del sector público de salud por falta de equipo médico y de infraestructura para atender bien a los pacientes, son cada vez más frecuentes.

El 2 de octubre de 2013, Irma, una mujer indígena dio a luz sin asistencia médica en el jardín de una clínica de Jalapa de Díaz, Oaxaca. Sucedió en un contexto de hacinamiento y escasez tanto de personal como de materiales, el médico responsable de la clínica al ser cuestionado sobre el asunto, respondió “hacemos lo mejor que se puede, pero no es suficiente”. Este caso vergonsosamente se repite en varias comunidades en situación de pobreza.

Lamentablemente los casos de abandono de hospitales son difíciles de investigar por la opacidad y evidente falta de rendición de cuentas por parte de las autoridades responsables. Lo que se puede recabar viene principalmente de notas periodísticas, ya que existe mínima información sobre proyectos de inversión en Cartera, contratos de construcción de hospitales en CompraNet o auditorìas. Esto se debe en parte a que mucho del gasto se eroga a nivel local, con la consecuente falta de homogeneidad en los procesos de contratación y ejecución.

Para este artículo, analizamos 13 hospitales o unidades de atención en Salud abandonados, que se encuentran en diferentes estados y regiones del país. Resaltan los hospitales que fueron abandonados antes de concluir su construcción como los de Tekax y Ticul en Yucatán, el Hospital General Rincón de Urías en Mazatlán, el Hospital Matías Romero en Oaxaca, la Unidad de Atención Ambulatoria Integral en el municipio de Nautla, así como un hospital en el municipio de Perote y otro en Papantla, estos últimos tres en Veracruz. En Tijuana, el Hospital Materno sí fue terminado, pero no se equipó por lo que permanece cerrado y sin operar. Se encontraron otros casos de hospitales no funcionales en Sonora (Hospitales Generales de Caborca y Cananea), en Oaxaca (Hospital General de Juchitán y clínica de San Felipe Jalapa de Diaz) y en Veracruz (Hospital Materno del Golfo en Boca del Río).

Gráfica: México Evalúa

Gráfica: México Evalúa

El monto invertido en nueve de los hospitales mencionados alcanza más de 3 mil millones de pesos. Esta cantidad de dinero público fue desperdiciada en obras que podrían estar mejorando la calidad de vida de los mexicanos, en lugar de encontrarse abandonadas, subutilizadas o inútiles. Cabe destacar que para los otros cuatro hospitales no se encontraron datos sobre los montos de inversión.

El desperdicio de recursos tiene varias facetas: desde el gasto inútil en sí, hasta el costo de oportunidad de estas decisiones. Por una parte, la inversión de recursos en edificaciones que se convierten en elefantes blancos o en estructuras abandonadas se pierde por el hecho mismo de la inutilidad de las obras realizadas. Por otra parte, muchas veces las autoridades invierten más dinero de lo originalmente planeado con la esperanza de rescatar estos proyectos, sin que esta nueva inversión dé frutos. En estos casos, la inversión es como una coladera por la que los recursos se escapan o son desviados. En principio, los recursos podrían haberse utilizado en otros proyectos de utilidad pública, pero aún invertirlos financieramente pudo ser una mejor opción. Por ejemplo, si los 3 mil millones de pesos utilizados para los nueve hospitales abandonados que detectamos se hubieran invertido a razón de un 5% de interés anual, desde su construcción a la fecha, hubieran crecido en 18%. Si se hubieran invertido al 10% anual, habrían aumentado más de la mitad del monto original (57%).

Un ejemplo claro de las fallas de planeación que llevaron al abandono de hospitales es el de Tekax y Ticul en Yucatán. La construcción del hospital de Tekax se inició durante el periodo del gobernador Patricio Patrón y la del de Ticul empezó durante el periodo de la gobernadora Ivonne Ortega. En entrevista con Denise Maerker, la gobernadora dijo que ambos hospitales eran complementarios y no debía entenderse que el de Ticul sustituiría al de Tekax. Sin embargo, la obra de éste último ya había sido suspendida.

El 4 de marzo de 2015, el Senado emitió una proposición con punto de acuerdo para que se aclare el estado de estos dos hospitales. De acuerdo con la información contenida en ese documento, el presupuesto original para el hospital de Tekax debía ser de 52 millones de pesos, lo que no era suficiente para terminar y equipar el hospital. Por ello, se otorgaron más recursos y al cierre del ejercicio fiscal de 2010 ya se habían gastado 111mil 9 millones de pesos adicionales. Sin embargo, a pesar de la inyección de recursos, sólo fue edificado el 67% de la obra.

Según la misma proposición, Ivonne Ortega justificó el inicio de la obra del hospital de Ticul citando la falta de infraestructura hospitalaria en el estado, pero omitió mencionar que ya había un proyecto inconcluso a 39km de donde se planeaba realizar el nuevo proyecto. El mismo documento del Senado señala que el nuevo hospital implicó erogar 1 mil 300 millones de pesos de recursos públicos.

Hospital en Tekax. // Imagen obtenida en la web.

Hospital en Tekax. // Imagen obtenida en la web.

Hospital en Ticul. // Imagen obtenida en la web.

Hospital en Ticul. // Imagen obtenida en la web.

 

 

 

 

 

 

 

Otro ejemplo es el Hospital Regional de Papantla en Veracruz. Detenido desde 2008 por problemas estructurales y de terreno, este proyecto contó con una inversión inicial de más de 40 millones de pesos y se calcula que sólo se construyó alrededor de 40% de la obra. Desde entonces, quedó en el abandono. El gobierno local actual, sin mostrar pruebas de la conveniencia de reinvertir en el proyecto, ya anunció que va a retomar la obra del Hospital para terminarla. Lamentablemente, se ha documentado que gran parte de los problemas de la obra pública en México surge de la falta sistemática de documentos de factibilidad adecuados y oportunos. Esta situación tiene su origen en la normatividad, ya que la legislación federal, por ejemplo, hace posible empezar a erogar recursos en obra antes de contar con las factiblidades económica, legal, técnica y ambiental.

Hospital Regional de Papantla. // Tomada de alcalorpolitico.com

Hospital Regional de Papantla. // Tomada de alcalorpolitico.com

Fuente de la imagen aquí.

En este contexto, es importante resaltar que el Plan Nacional de Infraestructura 2014-2018 no aborda la problemática de los hospitales abandonados. A pesar de contar con una sección completa en la que se hace un recuento de las deplorables condiciones del sistema de salud pública en México y se enuncia la duplicidad en la infraestructura, los problemas de acceso a los servicios de salud, así como la necesidad de generar estrategias para mejorar la planeación, no se menciona el rescate o deposición de la infraestructura abandonada como una necesidad o un problema. En consecuencia, la gran mayoría de los proyectos de inversión propuestos se refiere a la construcción de obra nueva, lo que claramente está obviando los problemas que se han mencionado en este artículo.

Es inadmisible que en México, un país con deficiencias graves en materia de salud pública, se dispendien recursos en hospitales y clínicas que no sirven. Es indispensable que se genere un diagnóstico objetivo e independiente sobre la infraestructura en salud. Desde luego, este diagnóstico deberá tomar en cuenta las necesidades de las diferentes zonas y regiones del país, pero sin perder de vista la eficiencia en el uso del gasto. Se deberán detectar las edificaciones que son susceptibles de terminarse y las en las cuales ya no tiene sentido invertir más recursos de los que ya se perdieron. Sería interesante que también calculara la cantidad de dinero invertido en hospitales abandonados en México en los últimos años. Es urgente cerrar la llave al gasto ciego, generar políticas que realmente aseguren un uso racional del presupuesto, basado en la evaluación y las prioridades nacionales. Finalmente, es necesario que el Estado rinda cuentas por la mala planeación y ejecución de los proyectos hospitalarios abandonados por todo el territorio.

 

 

* Mariana Campos es Coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, colaboradora del Programa de Eduardo Ruiz-Healy en Radiofórmula. Es licenciada en Economía por el ITAM y Maestra en Políticas Públicas por la Universidad de Carnegie Mellon. Esther Ongay es investigadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa. Estudió la Licenciatura en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en el CIDE. Néstor de Buen es Licenciado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales por el CIDE y actualmente se desempeña como Investigador del Programa de Seguridad Pública y Justicia de México Evalúa.

 

 

 Entrevista en Radio Fórmula consultable aquí.

Otro ejemplo se observó en Tehuacán, Puebla.

Dichos hospitales fueron encontrados a través del buscador google en internet y se reportan aquellos de los que se encontraron datos en prensa digital.

Alcanzaron 3 mil 19 millones de pesos los siguientes hospitales: en Yucatán los hospitales de Tekax y Ticul, en Sinaloa el Hospital General Rincón de Urías, en Oaxaca el Hospital Matías Romero, en Baja California el Hospital Materno de Tijuana, en Sonora los hospitales Generales de Caborca y Cananea, y en Veracruz el Hospital Materno del Golfo y el Hospital Regional de Papantla.

Licititación número 60113001-002-2006, pero no está disponible en CompraNet. Sobre este contrato, existe una solicitud de acceso a la información en prórroga desde 2007 para la Unidad de Acceso a la Información Pública del Poder Ejecutivo del gobierno de Yucatán.

 Consultable aquí.

 Consultable aquí.

 Consultable aquí.

 Consultable aquí.

Auditoría Superior de la Federación (2012). Problemática General en Materia de Obra Pública. México, Cámara de Diputados. Consultable aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.