close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que México Evalúa
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la op... México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas. (Leer más)
Fuera máscaras: la oportunidad de oro en manos de AMLO
El nuevo libro de Luis Rubio es un texto ineludible para poner en perspectiva lo que el nuevo líder de México puede y debe hacer si en verdad aspira tanto a remediar filosas distorsiones del país como a insertarlo en los dinámicos eslabonamientos de la cultura digital.
Por Joseph Hodara
3 de septiembre, 2019
Comparte

Como atento observador y periodista de la presente realidad mexicana y de las circunstancias que la informan, Luis Rubio dibuja aquí las circunstancias que favorecieron la elección de Andrés Manuel López Obrador al cargo presidencial. Realidad y circunstancias muy particulares, considerando la historia política y social de México, su inserción acaso irreversible –geográfica y económicamente– en América del Norte y, en fin, los rasgos carismáticos del nuevo mandatario.

Rubio apunta que un desarrollo incluyente es el imperativo que el país debe adoptar, imperativo que parece inspirar los pasos iniciales de López Obrador desde que, al conocerse el resultado electoral, asumió de hecho y sin dilaciones el cargo presidencial. Bien entiende que México debe ajustarse a la economía y a la cultura del siglo XXI modeladas por la revolución cibernética y digital. Rumbo que, sin embargo, “no debe entrañar hacer tábula rasa de todo lo existente…”.

Tarea que no le será fácil. La evolución de este país ha conocido múltiples trastornos y retrocesos que no se enmendarán sin tropiezos. Por ejemplo, las acusadas disparidades geográficas y económicas oponen graves escollos a la unidad que el país necesita para ajustarse a nuevas realidades y, por añadidura, el actual patrón de la Casa Blanca tiende a desarmar mecanismos –migración, remesas, actividades fronterizas, TLC– que a la fecha han aliviado o disimulado debilidades nacionales. Con acierto Rubio apunta: “Seguimos viviendo con el fardo de la desigualdad social y el clasismo que nos ancla en un mundo que no da para más…”.

Por otra parte, el paralelismo que más adelante sugiere entre el líder Xi Jinping y López Obrador (pág. 98) no es pertinente considerando las múltiples diferencias en recursos e intenciones entre México y China.

Estas páginas oscilan sin treguas entre el pesimismo y la esperanza. Señalan por ejemplo que “el país no está organizado para atraer inversión productiva”, y que “la abrumadora mayoría de la población sigue perteneciendo al mundo que se quedó atorado en la economía del pasado” (pp. 6 y 11), observación que se opone a lo que dirá más adelante sobre México y su “pujante economía de exportación” (pp. 81, 96, 113).

Rubio apunta hechos como radicales cambios en la estructura demográfica, la mediocridad de los servicios de salud y educación, las afiebradas oscilaciones del quehacer económico, entre otros, que reclaman una nueva y dinámica dirección en el país. De aquí su atinada pregunta: ¿bastarán las intenciones y los rasgos carismáticos del nuevo líder para satisfacer este imperativo?

Por otra parte, el texto presenta fragmentarias indicaciones históricas y económicas sobre el curso mexicano, y apenas considera las diferencias entre las antiguas formas de la elección de la figura presidencial –el celebrado tapadismo– y las que se conocen desde el inicio del siglo. Las referencias al respecto son parciales y selectivas, pero no alcanzan a lesionar el esbozo de los principales dilemas del país que despuntan en estos tiempos.

Rubio se inclina a dar crédito a las declaradas intenciones del presidente sin renunciar a interrogantes y distancia. Su texto llano y directo se dirige a un amplio público que acaso no necesita prolijos datos históricos o estadísticos para asimilar lo que el país necesita.

El autor pone énfasis en las circunstancias que empujaron al electorado a escoger –por irrebatible mayoría– a un personaje que presenta rasgos excepcionales en la escena política nacional. El carácter directo y sencillo de sus presentaciones, el público que le sigue y aplaude, su aparente modestia personal: señales que aparecen en los coloridos diagramas que acompañan e ilustran el texto.

Los argumentos que Rubio enhebra para indicar prioridades nacionales reclaman datos y fuentes que podrían sustentarlos. Tal vez se trata de ausencias excusables en un texto que apela a un amplio auditorio. En cualquier caso, el ánimo que preside a los capítulos es desigual. El escepticismo –la censura incluso– respecto a la modernización fragmentada y fragmentaria del país domina en algunos de ellos, y en otros el tono es optimista. En cualquier caso, recuerda que el nuevo mandatario apunta e insiste que “el país está desnudo” y que las vestimentas que en el pasado presuntamente le cubrieron deben conocer ajustes radicales.

Para iluminar el presente y el devenir que el nuevo mandatario debe remodelar, Rubio apunta, sin un articulado orden, acontecimientos como la magna crisis de 1982, el endeudamiento excesivo del país que afectó los años siguientes, seculares desequilibrios regionales, y los modestos logros en materia de educación y salud (pág. 24 ss). Insinúa además que no pocos de los actuales planteamientos e intenciones de López Obrador son inviables y exigen ajustes y rectificaciones. Tal vez era menester señalar cuáles y por qué.

Por otra parte, el lector no encontrará alusiones a Pemex o al CONACYT, estratégicas instituciones que conocieron nuevos rumbos y estructuras a través de los años sin alcanzar un sustantivo peso en el hacer nacional. Y al elogiar a entidades presuntamente ejemplares como Aguascalientes y Querétaro (pág. 46), tal vez se debió ampliar los datos que las distinguen de otras. Y, en fin, no cabe afirmar que México es hoy una potencia exportadora (pág. 113). Ciertamente, no pocos escollos debe superar y mucho debe hacer para arribar a este nivel.

El involucramiento personal del autor en lo que observa y escribe es hondo y emotivo. “Nunca en mi vida, o en los periodos de nuestra historia que he estudiado, he visto una oportunidad tan grande como la que hoy tiene López Obrador en sus manos…” (pág. 98).

En suma: un texto ineludible para poner en perspectiva lo que el nuevo líder de México puede y debe hacer si en verdad aspira tanto a remediar filosas distorsiones del país como a insertarlo en los dinámicos eslabonamientos de la cultura digital.

Ciertamente, cabe felicitar al Centro Wilson por respaldar la publicación de este volumen en el marco de sus actividades en favor de la cultura nacional.

Fuera máscaras. El fin del mundo de fantasía
Luis Rubio
Wilson Center, 2019
ISBN 978-1-938027-84-0

Pueden descargar el libro aquí.

 

* Joseph Hodara es académico israelí. Su libro más reciente es M.S. Wionczek y el petróleo mexicano (El Colegio de México, 2018).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.