close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que México Evalúa
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la op... México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas. (Leer más)
Los Gastos Fiscales: sin evaluación en la antesala de la Reforma Fiscal
Al año, el Gobierno Federal deja de percibir entre 5 y 6% del PIB por concepto de deducciones, tasas preferenciales, exenciones y estímulos fiscales en diversos impuestos como el que pagamos por trabajar (Impuesto Sobre la Renta, ISR), sin que sepamos quiénes se benefician de estos tratos preferenciales ni cuál es su impacto integral.
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
4 de julio, 2013
Comparte

Por: Mariana Campos

El viernes 28 de junio, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entregó al Congreso de la Unión un documento de máxima relevancia en términos de política pública: el Presupuesto de Gastos Fiscales (PGF). Desafortunadamente aún no es reconocido con la importancia que se merece.

El PFG contiene una estimación de lo que le “cuestan” al erario los tratamientos tributarios preferenciales que recibimos muchos contribuyentes (personas físicas y morales) en forma de deducciones, tasas preferenciales, exenciones y estímulos fiscales en diversos impuestos federales, como el impuesto sobre la renta. En sentido estricto, contiene la estimación de los recursos que el Gobierno Federal dejará de ingresar durante 2013 (y trae una estimación para 2014, aunque ésta se actualizará en ese año) por concepto de tratamientos tributarios preferenciales, inscritos en las distintas leyes de los impuestos de la Federación. Incluye el costo o impacto en el erario de cada tratamiento preferencial, sin embargo no se incluye un estimado del total de la suma de los gastos fiscales. Se ha estimado en diversas publicaciones que este gasto en los últimos años ha sumado entre 5% y 6% del PIB.

A diferencia del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), el PGF es sólo informativo, no está sujeto  a debate, ni a aprobación por parte del Congreso. La SHCP sólo “nos comparte” información mediante este documento. Esta característica del PFG es una gran limitación del funcionamiento de nuestras instancias públicas con respecto al manejo de los recursos fiscales de nuestro país; los tratamientos fiscales preferenciales que derivan en los gastos fiscales no están sujetos a revisión anual sistemática por alguna instancia pública externa a la SHCP, sea el Congreso o algún otro órgano, como un comité, consejo u otro. Así que muchos de ellos pueden vivir eternamente en las distintas leyes de  impuestos, a pesar de que el contexto económico o social que los motivó haya cambiado y vayan perdiendo vigencia a lo largo del tiempo.

Aun cuando el gasto fiscal tiene una naturaleza completamente distinta a la del gasto público, en la práctica tienen el mismo efecto sobre el erario: ambos disminuyen los ingresos públicos, por lo que se debe rendir cuentas sobre el manejo de ambos. Anualmente el Gobierno Federal somete una nueva propuesta de gasto público al Congreso, esto ha impulsado que se institucionalicen una serie de procesos para que se revisen, discutan y se evalúen los programas financiados con dicho gasto público. Hoy es impensable que un programa de subsidios financiado con gasto público no revele información acerca de sus resultados o de cuántos beneficiarios tiene, así como las características socioeconómicas de los mismos. En el caso del PGF esto aún no es una obligación.

En la antesala del debate de una reforma fiscal, sorprende que el reporte de los gastos fiscales siga careciendo de información fundamental para entender y valorar dichos gastos. A pesar de que ha mejorado de manera sustantiva en los últimos años, aún no cumple con todos los estándares para identificar adecuadamente a los gastos fiscales vigentes, ni quiénes se benefician de estos tratos preferenciales. Tampoco contiene un análisis exhaustivo para entender el impacto de cada gasto de manera integral.

Debemos contar con un documento que brinde la información necesaria para 1) poder comparar el costo de las medidas tributarias que derivan en gastos fiscales con las medidas que derivan en gastos públicos y 2) poder hacer análisis costo-beneficio entre las propias medidas tributarias que derivan en gastos fiscales. Un análisis de esta naturaleza es un insumo vital para debatir con mayor certeza las modificaciones tributarias como las que se espera que se discutan en la Reforma Fiscal.

Sugerencias para fortalecer la rendición de cuentas del PGF

Gráfica México Evalúa 04jul13

¿Por qué la reforma fiscal se centra en la eliminación de la tasa cero para alimentos y medicinas? Apenas este año, México destacó entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y otros por el peso promedio que tiene el gasto en alimentos como proporción del gasto en los hogares (20%). Incluso, en abril de este año la FAO reportó que la inflación de los precios de los alimentos en México fue 9.5% a tasa anual, mientras que la inflación general fue 4.6% a tasa anual en el mismo mes. Una discusión centrada en la eliminación del IVA para estos productos cuando no evaluamos el resto de los gastos fiscales -que ascienden a cientos de miles de millones de pesos- parece un despropósito.

En México Evalúa se considera que la reforma fiscal debe incluir una mejor propuesta en cuanto a la transparencia, rendición de cuentas, seguimiento, análisis y evaluación de los gastos fiscales, como sucede en otros países, como los de la OCDE. Debe institucionalizarse un consejo o comité, o un ente de expertos, en adición a SHCP y con autonomía suficiente, que se encargue de la revisión y evaluación sistemáticas de los gastos fiscales. También es indispensable que el Congreso asuma un papel más crítico y analítico, debe hacer un mayor contrapeso.

Los gastos fiscales son una herramienta más de intervención en política pública de las que dispone el gobierno para perseguir el logro de diversos objetivos económicos y sociales. Como cualquier otra herramienta de política pública, ésta puede ser efectiva o no, y también, puede ser sujeta a abusos. Por esos motivos, es indispensable que el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo, responsables de aprobar e implementar los tratamientos tributarios preferenciales que derivan en gastos fiscales, se coordinen adecuadamente para elevar el análisis de los gastos fiscales a la altura del nivel que requiere la reforma fiscal que próximamente será debatida.

 

Mariana Campos es Coordinadora del Programa de Gasto, Transparencia y Rendición de Cuentas de México Evalúa.

 



En sentido estricto los gastos fiscales en México son definidos como la “desviación de la estructura normal” de un impuesto.

 

Datos publicados por Fundación IDEA y Fundación ETHOS.

En el caso de México, sí hay un análisis sectorial en el caso de ciertos gastos fiscales, por ejemplo sobre los impuestos (donde se desglosa por beneficiario, pero no se desglosa en otras categorías). Sin embargo, en México, los gastos fiscales no se clasifican con tanto detalle como en otros países del mismo o mejor nivel de desarrollo. Por ejemplo, en México, los gastos no se clasifican por beneficiario, propósito o función presupuestal, mientras que en otros países sí se hace esa clasificación.

  Los países con las mejores prácticas en la evaluación y reportaje de los gastos fiscales son los países de la OCDE. En especial dentro de este grupo los países que se destacan son: Australia, Finlandia, Suecia, Noruega, Países Bajos, los Estados Unidos, Alemania, y Canadá. Estos países siguen mejores practicas porque además de que publican informes sobre el gasto fiscal anualmente, incluyen varios años, son muy detallados, e incluyen el año de promulgación de cada exención, varios países incluso tienen mecanismos establecidos para evaluar tratamientos fiscales de manera oportuna.

 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte