close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que México Evalúa
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la op... México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas. (Leer más)
Presupuesto público: más fundamento y menos discurso
Los legisladores no han fungido como el verdadero contrapeso que deberían ser en las decisiones de ingreso, endeudamiento y gasto del Presupuesto público. Para serlo, en parte requieren que las propuestas de paquetes económicos presentadas por el gobierno contengan mejor información para la toma de decisiones.
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
16 de octubre, 2014
Comparte

Por: Mariana Campos (@mariana_c_v) con la asistencia de Esther Ongay (@Eongay)

Con la aprobación la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) y del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) en puerta, México Evalúa presentó la semana pasada ante los Presidentes de las Comisiones de Hacienda y de Presupuesto de la Cámara de Diputados, un estudio titulado “Por un Presupuesto realista y sostenible: 5 puntos de atención urgente”. La intención es poner el reflector en los aspectos que deben mejorarse del presupuesto para que éste sea una herramienta no únicamente de carácter político sino también programática.

Proponemos cinco puntos de atención urgente, con recomendaciones de cambios a la regulación, que de manera muy especial hicimos llegar a los legisladores. Éstos elevan las obligaciones de transparencia y de rendición de cuentas en todas las fases del presupuesto, desde su diseño, ejecución y auditoría.

Nuestro primer punto, que titulamos “Promover el diseño de un presupuesto realista y sostenible: más fundamento, menos discurso”, concierne la parte de ingresos del paquete económico, la cual está siendo discutida y debe ser aprobada a más tardar el 31 de octubre.

En los últimos años, se ha presentado un desafortunado cambio de inflexión en la suscripción de deuda federal. En seis de los últimos ocho ejercicios fiscales, la deuda seha incrementado en una tasa mayor que la economía y en la presente administración su ritmo de crecimiento ha sido dos veces más rápido que en la administración anterior.

Por otra parte, la caída de la producción y del precio del petróleo han mantenido los ingresos petroleros por debajo del nivel requerido. Frente a esta realidad financiera, nos encontramos en la disyuntiva entre una mayor deuda o un menor gasto.

Grafica 1 Post AP 15 octEn este contexto, es imprescindible reflexionar acerca de cómo se toman las decisiones sobre las finanzas públicas nacionales, ya que su éxito depende en gran parte de los procesos para tomarlas. Hoy esos procesos son mejorables.

Primero, es importante señalar que los legisladores no han fungido como el verdadero contrapeso que deberían ser en las decisiones de ingreso, endeudamiento y gasto. Para serlo, en parte requieren que las propuestas de paquetes económicos presentadas por el gobierno contengan mejor información para la toma de decisiones. Por ejemplo, los saldos de deuda por aprobar en un año dado se contrastan con el tamaño de la economía esperado para ese año: este ejercicio es útil para ponderar el impacto que tendrá sobre la liquidez de la economía. Sin embargo, el tamaño esperado de la economía no suele estimarse de manera objetiva, por lo que no es posible evaluar correctamente el impacto de la deuda en la economía. Así, en los últimos dos años, el gobierno ha sobreestimado el crecimiento económico, secundado por organismos expertos. En 2013, la economía no creció 3.5 por ciento, como estaba esperado, sino 1.1 por ciento, menos de la mitad de lo planeado. En 2014, la historia será similar: el crecimiento no será de 3.9 por ciento, como se estimó, ya que sólo ha sido de 1.7 por ciento, y a estas alturas del año será imposible reponer el ritmo para alcanzar lo esperado.

En este contexto, la deuda aprobada no se ajusta durante el ejercicio, por lo que el endeudamiento en 2014 representará una mayor proporción de la economía de lo que se pensó cuando se aprobó. No representará 40.5 por ciento, como se había estimado, sino 41.9 por ciento. De hecho, cuando el gobierno presenta el paquete económico, no incluye una revisión de los datos de los montos de deuda aprobada en los años anteriores contrastados con el tamaño de la economía que verdaderamente se observó en aquéllos años. Por lo anterior, urge ampliar el análisis y los fundamentos que sustentan las solicitudes de deuda.

Además, la estimación de los ingresos presupuestarios no corresponde con la realidad. Desde 2005, se ha observado que se obtienen sistemáticamente más recursos de los planeados. Así la decisión de endeudamiento se analiza con datos de ingreso que no estiman correctamente la realidad. Los ingresos que efectivamente llegan a las arcas pero no fueron aprobados se bautizan como ingresos excedentes. Éstos generan un presupuesto suplementario que no está reconocido como tal, lo cual permite discrecionalidad en su asignación.

Es importante aclarar que la mayoría (68.9 por ciento) de los ingresos excedentes que han llegado a las arcas del gobierno desde 2005 no es de origen petrolero, como se suele pensar. Estos ingresos provienen de fuentes de ingreso clasificadas como no petroleras y no tributarias: los derechos, productos y aprovechamientos. Sin embargo, en el caso de los aprovechamientos, no queda claro cuál es su origen, ya que el 95 por ciento de éstos aparece en la Iniciativa de Ley de Ingresos como “Otros-otros”. Su origen y asignación tampoco se explican de manera suficiente en los Informes Trimestrales y la Cuenta Pública.

Grafica 2 Post AP 15 octEs momento de administrar con transparencia los ingresos excedentes no petroleros. Los ingresos excedentes petroleros fueron abundantes al inicio del milenio, y por algunos años se ahorraron en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros (hoy llamado Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios). Pero en 2007 se decidió gastar el ahorro contenido en este fondo, sin establecerse el compromiso de transparentar qué programas y proyectos son financiados con esos recursos.

Esa discrecionalidad también está presente en los reportes del gasto financiado con ingresos excedentes. Así, el Informe Trimestral incluye un anexo que desglosa el monto de ingresos excedentes recibidos según la ley que los regula, pero no los reporta con base en las clasificaciones de gasto oficiales que explicarían quién los gasta, en qué programas se gastan y qué objetos o insumos se adquieren con los mismos. En la Cuenta Pública se reportan los saldos netos de los gastos ejercidos, sin distinguir cuáles fueron financiados con ingresos aprobados y cuáles con ingresos excedentes. Esto contraviene las recomendaciones de la OCDE, según las cuales la autoridad presupuestaria debe presentar un reporte que muestre, por una parte, el cumplimiento del gasto aprobado y por otra, los principales cambios de asignaciones que se dieron durante el ejercicio del gasto.

La preocupación que generan las diferentes aristas de la falta de transparencia que acabamos de examinar es muy legítima a la hora de analizar la propuesta de Presupuesto para 2015 enviada por el Ejecutivo al Congreso de la Unión. Con base en todo lo anterior, México Evalúa propone incluir las siguientes buenas prácticas en la regulación del presupuesto con el fin de instaurar mecanismos de transparencia y rendición de cuentas que tengan el potencial de controlar los sesgos evidentes en la elaboración de los criterios económicos y fiscales que dan forma al presupuesto.

Cuadro 1 Post AP 15 oct

Cabe destacar que países de América Latina como Chile, Costa Rica, Brasil y Perú, así como los de la OCDE, ya tienen implementadas varias de las recomendaciones aquí vertidas.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) es un promotor abierto de la revisión externa de los estimados económicos y fiscales de los gobiernos, ya que considera que es una actividad indispensable de la transparencia fiscal. El FMI elaboró un código de buenas prácticas en transparencia fiscal en 2001, que actualizó en 2007 y en el cual reconoce cuatro pilares para que pueda generarse la transparencia fiscal: 1) Roles y responsabilidades del gobierno y el sector público claramente definidos, 2) Proceso presupuestario abierto, 3) Disponibilidad de información pública y 4) Validación de la integridad de la información. Este último pilar es indispensable para promover que la información fiscal disponible sea veraz y con la calidad suficiente para ser útil. Como parte de ese pilar, la práctica 4.3. sugiere que la información fiscal debe ser revisada por un cuerpo externo y, específicamente, la práctica 4.3.3 establece que “Expertos independientes deberán ser convocados para evaluar los estimados macroeconómicos y fiscales y sus supuestos”.

México Evalúa reitera a los legisladores que su función es insustituible para el adecuado equilibrio de poderes en nuestra democracia y para el avance en la transparencia y rendición de cuentas del presupuesto público.

¿Cuáles de las siguientes organizaciones hacen revisiones independientes de los escenarios usados para el presupuesto?

Cuadro 2 Post AP 15 oct

¿La metodología para establecer los escenarios económicos para el presupuesto es pública?

 Cuadro 3 Post AP 15 oct

 

 

* Mariana Campos es Coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, colaboradora del Programa de Eduardo Ruiz-Healy en Radiofórmula. Es licenciada en Economía por el ITAM y Maestra en Políticas Públicas por la Universidad de Carnegie Mellon.

 

* Esther Ongay es investigadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa y Licenciada en Ciencia Política por el CIDE.

Código revisado de buenas prácticas de transparencia fiscal del FMI.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte