close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que México Evalúa
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la op... México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas. (Leer más)
¿Qué política de prevención del delito queremos para México?
El estudio Prevención del delito en México: ¿cuáles son las prioridades? presenta una radiografía con el mayor nivel de detalle posible de las poco más de 5 mil 500 acciones que se implementaron en el segundo año del Pronapred en todos los estados del país, específicamente en 73 demarcaciones.
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
24 de junio, 2015
Comparte

Por: Lilian Chapa Koloffon (@cklilian) y Sandra Ley (@sjleyg)

Algo nos quedó claro cuando concluimos el estudio que aborda este texto: tenemos que decidir entre dos opciones de políticas de prevención del delito y la violencia en México. Una es bien intencionada, pero definida a partir de intuiciones, ocurrencias –más adelante explicaremos por qué lo decimos– y difícilmente funcionará. La otra se basa en evidencia científica sobre las causas de estos fenómenos y, aunque requiere tiempo y capacidades técnicas para diseñar y llevar a cabo sus acciones, tiene muchas probabilidades de ser efectiva en prevenir delitos y violencia. ¿Cuál es la que tenemos actualmente y cuál es la que necesitamos?

Se trata de una decisión importantísima. No solo hay recursos públicos en juego, sino también el destino de individuos, barrios y comunidades enteras en el país. Por ello en México Evalúa consideramos indispensable saber qué acciones pusieron en práctica las entidades federativas y municipios en 2014 con el subsidio (Pronapred) de poco más de 2 mil 500 millones de pesos que el Gobierno Federal entrega en el marco del Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia para cumplir este objetivo.

Prevención del delito en México: ¿cuáles son las prioridades? presenta una radiografía con el mayor nivel de detalle posible de las poco más de 5 mil 500 acciones que se implementaron en el segundo año del Pronapred en todos los estados del país, específicamente en 73 demarcaciones.

Utilizamos una base de datos que concentra la descripción técnica de cada una de las acciones del Pronapred elaborada por las respectivas autoridades estatales como requisito para su aprobación por parte de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación. Sobre ésta, es importante decir que aunque se trata de información pública conforme a la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, su versión en formato editable fue entregada a México Evalúa por esta entidad a solicitud expresa.

A partir de su análisis obtuvimos una imagen a nivel nacional, estatal y municipal del Pronapred. ¿Qué fue exactamente lo que observamos? Empecemos por lo básico: todas sus acciones fueron clasificadas de acuerdo con la actividad que imparten a sus beneficiarios o llevan a cabo en la comunidad. Generamos un catálogo de 50 tipos de éstas a fin de saber qué acciones son las más y las menos frecuentes del Programa o qué tanto se implementan acciones que en otras latitudes han demostrado que funcionan para prevenir el delito.

Va una muestra de nuestros hallazgos.

La acción más frecuente del Pronapred son los talleres de habilidades y/o valores. Estos tienen por objetivo fortalecer o brindar al beneficiario herramientas que lo hagan menos vulnerable a ser víctima o a cometer delitos, como son, por ejemplo, talleres de cultura de la legalidad, de solución de conflictos por vías pacíficas, o de sexualidad. En el “top 5” de acciones más frecuentes también están las actividades artísticas, deportivas y talleres de oficios así como las campañas temáticas, pese a que éstas últimas difícilmente podrán tener como resultado prevenir delitos. ¿Por qué? Porque consisten principalmente en el reparto de folletos, pósters o la difusión de mensajes con altavoces para difundir mensajes relacionados con el programa como la violencia en el noviazgo, por ejemplo.

En cambio, algunas acciones de probada efectividad están relegadas en el ranking y no deberían estarlo. Es el caso, por ejemplo, de las becas o acciones de acompañamiento académico para alumnos en riesgo de deserción escolar. Éstas son mucho menos frecuentes –menos de uno por ciento de las acciones del Pronapred– pese a que existe evidencia generada por expertos en la materia que indica que funcionan para prevenir el delito.

Además, más frecuentes que estas últimas se encuentran acciones como la creación de huertos comunitarios y con esto entramos a aquello que puede considerarse como ocurrencia, porque en ninguna de las descripciones de este tipo de acciones fue posible encontrar evidencia de su utilidad para prevenir el delito y la violencia. En pocas palabras, la lógica de insertarlos en Pronapred no es clara: ¿cómo y en qué medida se espera que este tipo de proyectos reduzca la victimización o la incidencia delictiva?

En lo que se refiere a los beneficiarios directos del Pronapred, nuestro análisis responde las siguientes preguntas que consideramos clave. ¿A quién atiende el Pronapred y a qué grupo se enfoca en mayor medida? ¿A la juventud, mujeres, población en reclusión o a la infancia? Este ranking lo encabezan muy afortunadamente los jóvenes (33 por ciento de las acciones se dirigen a ellos), seguidos por la comunidad en general. El tercer puesto lo ocupa la infancia, con menos de la mitad de acciones que el primer puesto (13 por ciento). Preocupante: a la población en situación de reclusión se dedicaron menos de uno por ciento de las acciones del Programa (0.4 por ciento).

El mayor reto en lo que se refiere a los beneficiarios es lograr que el Programa realmente llegue a la población para la cual fue pensado. Por ejemplo, lograr que jóvenes integrantes de pandillas se sumen a un proceso terapéutico no ocurrirá solamente como consecuencia de la difusión de información de estas actividades en un barrio. Esto último requiere de un proceso de construcción de confianza que no sucede de un día a otro.

También pusimos bajo la lupa el presupuesto, por aquello de que donde está el dinero están las prioridades: ¿a qué tipo de acciones se le invirtieron más recursos del Programa? Quizá se lo imaginó, pero los dos primeros lugares lo ocupan las rehabilitaciones de espacios públicos –como de canchas deportivas que se encontraban deterioradas– y la construcción de inmuebles, como centros comunitarios o gimnasios. En suma, ambos concentran 25 por ciento de lo que repartió Pronapred a todas las entidades federativas en 2014. El problema es que mucho menos de la mitad (36 por ciento) de las rehabilitaciones de espacios públicos son resultado de un proceso de identificación de zonas inseguras de acuerdo a lo que consta en la descripción técnica de las mismas.

La presente administración federal ha mencionado en varias ocasiones que la prevención del delito y la violencia es uno de los pilares de los esfuerzos que realiza en seguridad pública, sin embargo, nos falta todavía un buen tramo para tener la política que necesitamos en esta materia. Es deseable y todavía es muy factible realizar ajustes a la normatividad del subsidio de manera que se pueda contar con acciones más promisorias o efectivas. Una recomendación muy concreta es que para que una acción sea aprobada por la Subsecretaría de Prevención, exista un diagnóstico de la demarcación que sustente la necesidad de la misma.

Necesitamos también que se siga generando conocimiento en torno a las causas del delito y la violencia presentes en las familias, colonias y escuelas de nuestro país, así como sobre la manera de evitar que ocurran. El camino para llegar a este punto es todavía largo. Este estudio que compartimos a continuación, y que México Evalúa pone a disposición de las autoridades de los tres niveles de gobierno, busca contribuir a la construcción de este recorrido.

Nosotros apostamos por una política de prevención del delito y la violencia basada en evidencia científica, que requiere de capacidades técnicas para diseñar y llevar a cabo sus acciones. Pese a que sus resultados no se verán de un día para otro, estamos ciertos de que es la que más probabilidades tiene de ser efectiva.

 

* Lilian Chapa Koloffon es investigadora del Programa de Seguridad Pública de México Evalúa y es coautora de Prevención del delito en México: ¿cuáles son las prioridades? Sandra Ley coordinó la investigación Prevención del delito en México: ¿cuáles son las prioridades?

 

 

* Este estudio se realizó en el marco del proyecto “Fortalecimiento de la capacidad del gobierno y de la sociedad civil para prevenir el delito y la violencia en México”, actualmente financiado por el Programa temático “Actores No Estatales en el Desarrollo” de la Unión Europea.

La clasificación de las acciones se llevó a cabo a partir de criterios que aparecen publicados en el propio estudio (Anexo B).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.