close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que México Evalúa
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la op... México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas. (Leer más)
Radiografía básica del votante mexicano
Por Centro de Análisis de Políticas Públicas
21 de junio, 2012
Comparte

 

Por: Mariana García, Investigadora en México Evalúa

 

A casi una semana de las elecciones presidenciales en México, muchos nos preguntamos cómo transcurrirá la jornada electoral del 1º de julio, quién será el candidato al que los votantes otorgarán mayoritariamente su preferencia, cuál será la fortaleza de las instituciones electorales para procesar la elección y el escenario postelectoral ante las posibles reacciones de los perdedores en la contienda.

En estas elecciones pareciera haber más información disponible y más ciudadanos interesados en política que en procesos anteriores. Lamentablemente, esa población más informada pertenece casi en su totalidad a un segmento predominantemente urbano, joven y escolarizado que ha tenido acceso al Internet y a las redes sociales. La realidad es que el primer domingo de julio saldrán a votar varios Méxicos, algunos compatibles o más cercanos ideológicamente, y otros con un perfil social, económico y cultural abismalmente distinto.

En 2003, Alejandro Moreno, director del Departamento de Opinión Pública del periódico Reforma, publicó un libro que se convirtió en la radiografía nítida del votante mexicano en el periodo que va de inicios de los años ochenta hasta el triunfo electoral del PAN en el año 2000. Gracias al análisis y a la disección de 42 encuestas nacionales (incluyendo encuestas de salida y un estudio panel) en un periodo de 20 años le fue posible realizar una impecable disección de las preferencias, las actitudes y la ideología detrás de las decisiones que toman los votantes.
Las encuestas preelectorales levantadas por el periódico Reforma y por BGC-Excélsior en los últimos meses permiten un primer acercamiento a la estructura ideológica del votante mexicano en julio de 2012. Desde luego, dada la temporalidad de las encuestas empleadas, el alcance de un ejercicio preelectoral y las limitaciones de información y de espacio no pretendo realizar un análisis exhaustivo como el citado previamente, sino elaborar una primer radiografía (con aparatos y métodos elementales) de los votantes que acudirán a las urnas el 1º de julio.

Analicemos los tipos de votantes que más relieve han cobrado en la coyuntura de esta elección:

 

El votante joven

Los jóvenes han demostrado en las encuestas de opinión tener preferencias electorales sumamente volátiles, es decir, que cambian de manera abrupta con el tiempo. Existen dos subgrupos cuyo comportamiento vale la pena analizar a detalle entre los jóvenes: por rangos de edad y por escolaridad.

Por un lado, si sólo tomamos en cuenta la edad, el candidato del PRI ha presentado una caída en las preferencias en los últimos meses, sin embargo, se mantiene como puntero; mientras que al incorporar la variable de escolaridad entre los encuestados, los jóvenes universitarios siempre manifiestan una intención de voto mayoritaria a favor de la oposición a Enrique Peña Nieto. Asimismo, la preferencia de los votantes jóvenes con acceso a Internet y a redes sociales se transfirió de Peña Nieto a AMLO entre abril y mayo de 2012. Esto nos habla de que el voto joven se orienta en un sentido totalmente distinto cuando el perfil del votante es el de un universitario con interés en la política e informado principalmente a través de las redes sociales.

(haz click para agrandar)

Fuente: Encuesta Nacional de Grupo Reforma realizada del 24 al 27 de mayo a 1,515 entrevistados con credencial para votar vigente. Margen de error: +/- 2.9 por ciento.

 

El votante estratégico

El voto estratégico o voto útil se activa entre aquellos ciudadanos que perciben a su candidato predilecto en un lugar lejano para triunfar en los comicios y, por lo tanto, deciden transferir su voto a su segunda opción, algo así como “votar por el menos malo”.

Desde luego aquí entra irremediablemente, la aversión al riesgo a que gane un partido o un candidato que concentra todos los defectos que no podemos tolerar en un gobernante. Esto quiere decir que muchas veces, el miedo al triunfo de una opción indeseable (o tan sólo la posibilidad de su victoria) activa el voto por un partido o candidato que evite ese resultado.

En el caso mexicano, el voto estratégico refleja un enorme sesgo anti-PRI, es decir, tanto los panistas como los perredistas elegirían votar por el candidato que representa la oposición al PRI (en este caso AMLO o JVM, respectivamente), esto en un escenario donde los candidatos de PRD y PAN tuvieran que enfrentar como único opositor en la contienda al PRI. Desde luego, sería necesario que la distancia entre el segundo y tercer lugar parezca irremontable para que los votantes partidistas duros decidan hacer a un lado su ideología.

La lógica de voto estratégico es muy similar entre los votantes independientes y aquellos que no reflejan una alta intensidad partidaria pero simpatizan con el candidato. Las siguientes gráficas nos dan una idea de qué cálculos electorales podrían activarse entre los votantes duros y los simpatizantes del PAN y del PRD al momento de decidir por quién votar en una contienda donde su candidato se ve lejano en las encuestas, y donde su aversión por el retorno del PRI es mayor que el costo de votar por la alternativa a Enrique Peña Nieto.

 

(haz click para agrandar)

Fuente: Encuesta Nacional de Grupo Reforma realizada del 24 al 27 de mayo a 1,515 entrevistados con credencial para votar vigente. Margen de error: +/- 2.9 por ciento.

 

El votante retrospectivo

Este tipo de votante generalmente evalúa el desempeño previo del partido en el gobierno para determinar si lo mantiene en el poder o le otorga su voto a la oposición. Esta estrategia implica regularmente un “voto de premio o de castigo” a las administraciones que gobiernan en el momento presente.

Las preferencias electorales que revelan las encuestas en la evaluación que hacen los mexicanos de la economía son muy intuitivas. Esto es, ciudadanos que creen que la economía ha mejorado (15%) refrendarían su voto a una administración panista (voto de premio), mientras que ciudadanos que consideran que la economía sigue igual (48%), los cuales representan la mayoría de los encuestados, votarían por EPN.

 

Preferencia electoral vs. Percepción de la economía del país

en los últimos 12 meses

 

 (haz click para agrandar)

Fuente: Encuesta Nacional de Grupo Reforma realizada del 24 al 27 de mayo a 1,515 entrevistados con credencial para votar vigente. Margen de error: +/- 2.9 por ciento.

 

La competencia por el voto entre EPN y AMLO es más equilibrada cuando se trata de encuestados que opinan que la economía ha empeorado (36%) es decir, estos votantes permanecen indecisos entre la opción política que podría mejorar en el corto plazo la situación económica del país.

Sería interesante complementar las consideraciones realizadas por los votantes en el tema económico al momento de votar con las evaluaciones al Presidente, la satisfacción con la democracia y la percepción sobre la inseguridad, pues es muy probable que todas tengan un importante impacto en el voto retrospectivo. La tendencia a aprobar la gestión presidencial y un sentimiento satisfactorio con el sistema democrático generalmente se traducen en mayor preferencia por el partido en el poder, mientras que en el caso de la seguridad se podría manifestar un voto de castigo hacia el PAN entre aquellos electores que no aprueban la estrategia emprendida por la última administración para enfrentar al crimen organizado.

 

El votante nostálgico

Una parte del electorado mexicano manifiesta cierta nostalgia por el PRI y su regreso a Los Pinos. De hecho, es interesante notar que la permanencia del PAN en el poder les representa un mayor retroceso que el retorno del PRI o la llegada de AMLO a la Presidencia.

Esto resulta, en cierta forma, contradictorio con lo reflejado en las tendencias del voto joven escolarizado que quiere evitar a toda costa la llegada del PRI y se contrapone también a las estimaciones de los negativos reportadas en los estudios de opinión para los candidatos presidenciales, pues en este caso, AMLO es el candidato por el que más encuestados manifiestan que no votarían nunca (38% según Encuesta de marzo de Grupo Reforma). No obstante, parece que en una parte del electorado permanece vigente la añoranza por la eficacia del viejo partido en el poder. No obstante, entre los votantes rurales, de menor escolaridad y de mayor edad, las estructuras clientelares y de control del PRI están abriendo paso al posible retorno de ese partido a la Presidencia.

 

(haz click para agrandar)

Fuente: Encuesta elaborada por Ulises Beltrán y Alejandro Cruz/ BGC, Ulises Beltrán y Asocs., S. C. publicada en Color Electoral el 4 de junio del 2012.

 

El reto

Faltaría desde luego incluir en esta radiografía inicial el voto femenino, el voto por región, el voto por temas de la agenda social progresista o conservadora, el voto de los independientes, el voto postmaterialista (que refleja preferencia por valores como la libertad, la justicia y la igualdad por encima de la inclinación por valores de supervivencia), el voto de los independientes, entre otros más, para retratar con más claridad la estructura y complejidad del elector mexicano. No obstante, este breve análisis de las encuestas permite esbozar algunas de las predisposiciones, actitudes, filias y fobias que guiarán la decisión de los mexicanos el próximo 1º de julio.

Si bien estos esfuerzos de evaluación del perfil del votante mexicano pueden resultar útiles, la realidad es que las preferencias del electorado son sumamente volátiles y eso se ha reflejado en las últimas encuestas publicadas.  El reto en esta elección, como en todas, es superar la apatía y el abstencionismo para lograr que el histórico 60% de votación que ha caracterizado a las últimas contiendas presidenciales sea superado.

Esperemos que la mayor politización de un segmento del electorado mexicano se traduzca en mayor participación electoral y en un compromiso por mantener una vigilancia activa y constante sobre el próximo gobierno. ¡Nosotros desde México Evalúa seguiremos cumpliendo nuestra misión!

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.