close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que Quiso Decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
Burocracia eclesial
Ficarra, siendo todavía párroco, prohíbe la exhibición de películas en las fiestas religiosas del pueblo. Las autoridades eclesiales, a pesar de que es fiel al mandato, le llaman la atención porque su celo pastoral lleva a que la comunidad a su cargo no pueda ver películas que alaban a Musollini y al régimen fascista.
Por Rubén Aguilar
5 de abril, 2019
Comparte

En tierra de Infieles (Barcelona, 1982) del italiano Leonardo Sciascia es un relato con base a hechos reales como muchas de sus novelas. El texto recupera la correspondencia entre el obispo de Patti, Angelo Ficarra, y autoridades de la iglesia católica italiana.

Ficarra, siendo todavía párroco, prohíbe la exhibición de películas en las fiestas religiosas del pueblo. Así cumple con una orden de la Iglesia.

Las autoridades eclesiales, a pesar de que es fiel al mandato, le llaman la atención porque su celo pastoral lleva a que la comunidad a su cargo no pueda ver películas que alaban a Musollini y al régimen fascista.

Año con año, ya como obispo, la Democracia Cristiana no gana las elecciones en su diócesis. Las autoridades eclesiales se lo reclaman.

Ese partido no gana en su diócesis porque no presenta buenos candidatos o no tiene la simpatía de la gente, pero las autoridades culpan al obispo de la derrota.

Los curiales traman para deshacerse de él. Lo quieren mover de la diócesis, pero Ficarra permanece inmutable. Le inventan una enfermedad, para que tenga el pretexto de dejar su tarea. El no cede.

Le imponen a un auxiliar para hacerse cargo de la diócesis y así puede atender su “enfermedad”. Ficarra, deja que llegue el enviado, pero sigue al mando de la diócesis. Él es quien toma las decisiones.

Después de años las autoridades encuentran la manera de deshacerse del obispo. Cuando está de vacaciones en su pueblo le avisan que ha sido nombrado arzobispo.

Las autoridades eclesiales al promoverlo lo hacen a un lado. Esta vez Ficarra no se puede defender. La maniobra les funciona.

En el texto el obispo aparece como la “víctima” que por años resiste, de manera pasiva, el embate de la crítica de las autoridades curiales.

La novela se construye a partir del intercambio de la correspondencia entre las autoridades eclesiales y el obispo. La mayor parte de las cartas son del aparato burocrático de la Iglesia.

La novela de Sciascia es una crítica a la estructura jerárquica y burocrática de la Iglesia que actúa de manera arbitraria pensando siempre en el poder político y no en el Evangelio.


En tierra de infieles

Leonardo Sciascia

Editorial Bruguera

Barcelona, 1982

p.p 149

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.