close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Lo que Quiso Decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
Camino a Estambul
La película va y viene, entre el presente, con un padre que busca el lugar donde están los cadáveres de sus hijos, y las escenas que recrean la guerra y el momento de la muerte de los tres hermanos. Dos de ellos pudieron haberse salvado, pero pierden la vida al intentar salvar al hermano herido.
Por Rubén Aguilar
12 de julio, 2018
Comparte

Título original: The Water Diviner    

Producción: Australia, Estados Unidos y Turquia, 2014

Dirección: Russell Crowe

Guion: Andrew Anastasios y Andrew Knight

Fotografía: Andrew Lesnie

Música: David Hirschfelder

Con: Russell Crowe, Olga Kurylenk, Jai Courtney, Isabel Lucas, Deni Akdeniz, Dylan Georgiades, Yilmaz Erdogan …

Sinopsis: En 1915, durante la Primera Guerra Mundial, en la batalla de Gallipoli, en Turquía, una familia australiana pierde a sus tres hijos. Joshua Connor (Russell Crowe), el padre que es un granjero, le jura a su esposa que irá a buscarlos para que sus cadáveres descansen en la tierra de la granja.

En 1919, cuatro años después de la pérdida de sus hijos y ya muerta su esposa, Joshua emprende el camino a Turquía en búsqueda de los cadáveres. Después de dificultades con las autoridades militares turcas, que vigilan el área que está llena de cadáveres de los dos bandos, consigue la autorización para buscar el lugar donde sus hijos murieron y están enterrados.

La película va y viene, con enorme intensidad, entre el presente, el padre que busca el lugar donde están los cadáveres de sus hijos, y las escenas que recrean la guerra y el momento de la muerte de los tres hermanos que caen juntos. Dos de ellos se pudieron haber salvado, pero pierden la vida al intentar rescatar al hermano herido.

Cuando Joshua llega a Estambul se relaciona con Ayshe (Olga Kurylenko), una viuda dueña del hotel donde se hospeda, antes de viajar a la Península de Gallipoli. Ahí entabla buena relación con Orhan (Dylan Georgiades), el pequeño hijo de ésta. De regreso, ya que encontró los cadáveres de sus hijos, regresa al hotel. Él y ella se encuentran.

Comentario: La historia se basa en hechos reales. Es el debut de Russell Crowe como director. La película es una denuncia a la guerra y sus consecuencias. Es también expresión de la solidaridad entre hombres y mujeres de nacionalidades distintas, aunque antes hayan estado en guerra. Hasan (Yilmaz Erdogan), un oficial turco que participó en la Batalla de Gallipoli, autoriza a Joshua la búsqueda de sus hijos y le ayuda en esa tarea.

Es también el compromiso con los seres amados, aunque éstos ya no vivan; la esposa y los hijos. Es una manera de enfrentar la pérdida de las personas más cercanas y buscar la paz consigo mismo. Está también el encuentro del amor y la fraternidad. La vida, a pesar del dolor y de la pérdida, sigue y vale la pena enfrentarla y gozarla. Siempre se puede comenzar y encontrar la felicidad donde menos se espera.

La fotografía es muy buena con escenas de luz natural. La recreación de las secuencias de la guerra está muy bien hecha. La película se filmó en Australia. La actuación de todos es buena. El director da a la película un tono emocional muy humano. No cae en el sentimentalismo. La historia por sí es interesante y está bien construida.

 

@RubenAguilar 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte