close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Lo que Quiso Decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
El Atentado
La película plantea inquietudes y preguntas sobre el conflicto palestino-israelí, pero sobre todo relacionadas con la pareja y el drama que vive cada uno de los protagonistas en distintos momentos.
Por Rubén Aguilar
10 de enero, 2019
Comparte

El atentado

Título original: The Attack     

Producción: Líbano, 2012

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dirección: Ziad Doueiri

Guión: Ziad Doueiri y Joelle Touma en base a la novela El Atentado de Yasmina Khadra

Música: Éric Neveux

Fotografía: Tommaso Fiorilli

Con: Ali Suliman, Evgenia Dodena, Reymond Amsalem, Dvir Benedek, Uri Gavriel

La película de Ziad Doueiri se basa en la extraordinaria novela El Atentado de Yasmina Khadra, el seudónimo del escritor argelino Mohammed Moulessehou. En ella Amin Jaafari (Ali Suliman), un cirujano de origen palestino, que está integrado plenamente a la sociedad de Tel Aviv, vive un matrimonio feliz con Siham (Reymond Amsalem) una cristiana ortodoxa y disfruta del éxito de su brillante y reconocida carrera.

Un atentado suicida que deja a 19 israelitas muertos, la mayoría niños, cambia su vida. La policía identifica a Siham como la responsable del atentado. Él no niega y pasa a ser un sospechoso. Después de violentos interrogatorios la policía comprueba que Jaafari es inocente y no tenía ninguna información sobre el evento en el que participó su mujer.

Después de la negación y ante la evidencia asume que Siham es la responsable. Las preguntas ahora son: ¿Por qué no vio lo que ella vivía? ¿Por qué tomó esa decisión? ¿Quién la indujo al tentado? Por su cuenta empieza una investigación de lo ocurrido. Se reencuentra con su familia en los territorios palestinos. Ellos le dicen que Siham los visitaba, pero no están enterados de nada.

Su indagación lo lleva a situaciones inesperadas. Ella, cuando toma su decisión, no habla con una ayatola radical, como lo piensa su esposo, sino con un sacerdote ortodoxo. Los terroristas palestinos tratan de disuadirla de su decisión. Le dicen que es más útil, para su causa el papel que ahora ella desempeña y la cobertura que les ofrece.

Jaafari, como consecuencia de su investigación, se convence que la decisión de autoinmolarse es solo de Siham. Después de su muerte le llega una nota en la que ella, de manera muy breve, le explica el por qué tomó esa decisión: Hay niños que lo tiene todo, pero otros que no tienen nada.

En El atentado (Líbano, 2012) el director maneja dos planos. De un lado está la relación personal. El mundo de éxito en el que vive Jaafari no le permite ver lo que pasa con su esposa. Se aman, pero sin quererlo, sus vidas se separan. Cada uno está en su propio mundo. Y esos mundos son antagónicos.

Del otro lado está la tragedia del conflicto palestino-israelí. Dos mundos que físicamente están juntos, pero entre ellos hay un abismo. No hay punto de contacto. En la mirada de los dirigentes, de uno y otro lado, la supervivencia del uno implica la aniquilación del otro.

Doueiri, que escribió el guión con su esposa Joëlle Touma, plantea que su “intención fue ir más allá de los hechos que todo el mundo conoce sobre el conflicto entre Israel y Palestina y de las consignas de cada una de las partes involucradas para mostrar otra visión, otra manera de pensar un enfrentamiento que dura años y años”.

Y añade que “a través de mi protagonista y desde la primera secuencia de la cinta, se presenta un drama ante todo humano que va tomando forma alrededor de este marido devoto cuya apacible vida en Tel-Aviv da un vuelco al descubrir que su mujer está implicada en un atentado con bomba. Es el punto de partida de una serie de cuestiones que hurgan en el inconsciente colectivo y en las preconcepciones. Por ello, dado lo delicado del asunto, traté de no tomar partido y abordar un problema real mediante una ficción, una historia de amor. De ningún modo se defiende a uno más que a otro”.

Leí la novela de El Atentado de Yasmina Khadra y como al director me impresionó mucho. La película se inspira en ella, pero es algo distinto. La historia y los personajes son creíbles. Y la manera en que el director aborda el tema obliga al espectador a pensar y cuestionarse. Él ofrece una mirada distinta al conflicto palestino-israelí. ¿Algún día se podrá resolver? ¿Qué necesita para que eso suceda?

La película obtuvo premios en los festivales de San Sebastián, Toronto, Marrakech y Estambul. La crítica especializada reconoce y elogia el trabajo del director y la actuación de  Suliman. A mi me resultó muy interesante y me planteó inquietudes y preguntas sobre el conflicto palestino-israelí, pero sobre todo relacionadas con la pareja y el drama que vive cada uno de ellos en distintos momentos.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte