El dictador de Nicaragua arremete contra izquierda, ONU e Iglesia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que quiso decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
El dictador de Nicaragua arremete contra la izquierda, la ONU y la Iglesia
Nicaragua vive en un régimen militar-policial permanente donde las fuerzas de seguridad, junto a los paramilitares financiados por la dictadura, juegan un papel central para sostener al régimen.
Por Rubén Aguilar
7 de octubre, 2022
Comparte

El dictador Daniel Ortega (1945), que día con día pierde el sentido de la realidad e incrementa los niveles de la violencia física y verbal, agrede a todos los que critican su comportamiento y gestión.

Días atrás atacó de manera particularmente agresiva al presidente de Chile, el izquierdista Gabriel Boric, al que calificó de “perro faldero” por demandar la libertad de los presos políticos de Nicaragua.

Ortega acusa a Boric, ejemplo de la izquierda democrática en América Latina, de querer congraciarse con Estados Unidos y Europa. Lo acusa, sin ningún fundamento, de tener presos políticos en Chile. El dictador asegura que en Nicaragua hay democracia, pero en Chile no.

En su delirio, Ortega agrede al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, de ser un “pelele de los yanquis”. Esto como respuesta a que el pasado 13 de septiembre, 45 países en la ONU lo condenaron por represión y le demandaron, una vez más, la libertad de los presos políticos y de conciencia.

Se lanzó también contra la Iglesia católica. Al referirse a obispos y sacerdotes dijo: “Desde cuándo tienen autoridad para hablar de democracia. ¿Quién elige a los curas, quién elige a los obispos, al papa? La Iglesia, dijo Ortega, “es una dictadura perfecta, una tiranía perfecta”.

A los obispos y sacerdotes que critican la violación sistemática de los derechos humanos por parte del régimen y la falta de libertades políticas los acusa de “golpistas”. Hoy un obispo, Rolando Álvarez, y varios sacerdotes están en las cárceles de la dictadura.

La Policía y el Ejército, sustento de éste como de todos los dictadores que hay en el mundo, le juran lealtad. A cambio de ella reciben múltiples prebendas. Los niveles de corrupción en estas instituciones son conocidas por la sociedad.

El país, desde 2018, después de una serie de manifestaciones populares reprimidas brutalmente por el régimen, con cerca de 400 asesinatos, vive en un estado de excepción de facto que anuló el ejercicio de las libertades democráticas.

Está suspendido el derecho de reunión y movilización, de libertad de expresión, de manifestaciones religiosas y toda la población está bajo vigilancia de la inteligencia policial del Estado.

Nicaragua vive en un régimen militar-policial permanente donde las fuerzas de seguridad, junto a los paramilitares financiados por la dictadura, juegan un papel central para sostener al régimen.

En la actual situación, nadie ve cómo salir de la dictadura. Cualquier comentario crítico, incluso anodino, conduce a la cárcel.

Las y los nicaragüenses fueron capaces de sacudirse a una de las dictaduras más largas y violentas de América Latina cuando derrocaron a Anastasio Somoza. Sé que lo volverán a hacer.

@RubenAguilar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.