El narco y las elecciones en Guerrero - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que quiso decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
El narco y las elecciones en Guerrero
En las pasadas elecciones del 6 de junio, el crimen organizado vetó, quitó y también impuso a buena parte de los candidatos de los distintos partidos en la entidad. Para eso recurrió a las amenazas, a distintos tipos de la violencia y también al asesinato.
Por Rubén Aguilar
1 de octubre, 2021
Comparte

En las pasadas elecciones de junio, uno de los estados donde se hizo más evidente la intervención del crimen organizado fue en Guerrero. Es algo histórico, pero desde 2015 ha crecido su involucramiento.

A buena parte de los candidatos de los distintos partidos los vetó, quitó y también impuso. Para eso recurrió a las amenazas, a distintos tipos de la violencia y también al asesinato.

La acción estuvo a cargo de los cárteles Las Ardillas, Los Rojos, Los Tlacos, La Familia Michoacana, Los Beltrán Leyva, Los Viagra, Los Caballeros Templarios y el CJNG. Algunos de estos cárteles cuentan, a su vez, con grupos de apoyo en las distintas regiones de la entidad.

Los focos rojos estuvieron encendidos en seis de éstas: Centro, Montaña, Norte, Tierra Caliente, Costa Grande, Acapulco y en la Costa Chica el color fue naranja revela una investigación de David Espino (El Universal, 16.05.21) con base a un mapa de riesgo elaborado por las autoridades estatales.

En la pasada elección 55 candidatos de diversos partidos hicieron campaña protegidos por la policía de acuerdo a la Secretaría de Seguridad del estado, que en ese entonces les recomendó que por “cuestiones de seguridad” no hicieran campaña en zonas lejanas.

Durante los comicios en Tierra Caliente no hubo asesinato de candidatos, pero hay pruebas de que el crimen organizado decidió quienes serían éstos; fueron los únicos que pudieron hacer campaña, y ellos -no había otros- ganaron, como afirma Arturo de Dios Palma (El Universal, 05.07.21).

En esta región los grupos criminales con mayor presencia son CJNG, La Familia Michoacana y un remanente de Los Caballeros Templarios. Son ellos los que decidieron que los candidatos fueran de la alianza PRI-PRD y de Morena. Los demás partidos quedaron excluidos.

El crimen organizado exige, a cambio del apoyo al candidato, que éste se someta a las órdenes que se le dan. De no hacerlo será asesinado. En algún caso puede recibir una advertencia previa, pero en otros no hay tal oportunidad.

Un ejemplo del modo como estos operan es el caso de Leocadio Ávila, que iba como candidato de la alianza PRI-PRD por la alcaldía de Chilapa. Hombres armados lo interceptaron y le dijeron que no “alborotara” con sus pretensiones de querer ser alcalde, que se desistiera. Era un aviso, pero a “la otra no lo cuentas”.

Otro es el de Gregorio Portillo, alcalde de Zirándaro de Los Chávez por Morena, que fue amenazado con la muerte si se presentaba a la reelección. Lo detuvieron con sus escoltas y lo torturaron para darle el mensaje. Dejó su cargo y el municipio. En la elección ganó la morenista Tania Pacheco con el aval del crimen organizado.

Al igual que ellos, fueron amenazados por lo menos una veintena de aspirantes a diputados locales y alcaldes. Los hubo del PRI, PRD, Morena y el MC. Este último hizo público que no presentó candidatos en 15 municipios a causa de las amenazas que recibieron los precandidatos.

En otras ocasiones los candidatos fueron raptados, solos o con familiares, y ahí se les obligó a renunciar para dejarlos ir. A veces también intervino la tortura. Se dio el caso de que para garantizar que el candidato no se presentara a la elección se detuvo como rehén a un familiar hasta que pasó la contienda.

Es evidente que los gobiernos municipales son incapaces de enfrentar al crimen organizado, pero ahora queda claro que en los procesos electorales también lo son los gobiernos estatales y el federal. ¿Qué pasará en las próximas elecciones? ¿Todo seguirá igual? ¿El crimen organizado será el gran elector?

@RubenAguilar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.