close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que Quiso Decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
El oficio de Celestina
De la adaptación de Rosenda Monteros, Óscar Narváez dice que “nos ha legado una apasionada adaptación de la obra de Fernando de Rojas, rescatando la esencia misma de su compleja amplitud literaria en una síntesis dramatúrgica llena de valores teatrales”.
Por Rubén Aguilar
10 de octubre, 2019
Comparte

La Celestina es un texto de finales del siglo XV (1492) escrita por Fernando de Rojas (1475-1541). Los especialistas consideran que es una de las obras cumbres de la literatura española y la ponen al nivel de El Quijote de Miguel de Cervantes (1547-1616).

En la adaptación de Rosenda Monteros, que es la que presenta la Compañía Nacional de Teatro (CNT), se sigue el argumento de la obra clásica. Calisto (Misha Arias de la Cantolla) es un joven noble, apuesto e inteligente que se enamora de Melibea (Paulina Treviño) una joven particularmente bella. Él se le declara, pero ella lo rechaza y ante esto Sempronio (Eduardo Candés), que está al servicio de Calisto, decide contratar a Celestina (Laura Padilla), para que ayude a su amo a conseguir la aceptación de la joven.

La mujer con sus embrujos consigue que Melibea se enamore de Calisto. Éste paga a Celestina sus servicios, pero sus sirvientes quieren parte del pago y se lo reclaman. Ella se niega y la matan. Calisto acuerda una cita nocturna con Melibea. Cuando ya se va a marchar la escalera se rompe y él se mata ante la vista de su amada. Ella sube a la torre de la casa paterna y se arroja tras decir a su padre Pleberio (Gastón Melo) la causa del suicidio. La obra termina con unas reflexiones morales de su padre.

Óscar Narváez del texto de Monteros dice que ella “nos ha legado una apasionada adaptación de la obra de Fernando de Rojas, rescatando la esencia misma de su compleja amplitud literaria en una síntesis dramatúrgica llena de valores teatrales”.

Y añade que “sabedora de que este proceso artístico sería el colofón de más de 65 años de labor creativa, y ante la imposibilidad de llevarlo a cabalidad personalmente, nos heredó, con inteligencia extrema, los conceptos estéticos y teatrales a considerar en el desarrollo de la puesta de escena”.

Monteros, creadora emérita y estudiosa del teatro clásico español y de la lengua de Cervantes y de Rojas, no pudo ver el estreno de su adaptación. Falleció días antes del estreno. El trabajo de preparación lo continuó Ruby Tagle que colaboraba con ella en el montaje. La puesta en escena es un homenaje de la CNT a Monteros que fuera parte de ella.

A propósito de este montaje Narváez, que junto con Gastón Melo asesoró el español antiguo que está presente en la obra, afirma: “La palabra escrita, hablada, escuchada y leída tiene pasado y futuro, pero, sobre todo, posee la virtud del infinito. El lenguaje no tiene propiedad privada, tiene complicidad”.

La puesta en escena me gustó mucho. Hay un uso del español antiguo con su particular cadencia, pero que es posible entender para cualquier espectador. Los movimientos de los actores por el espacio de la escenografía, partida por una gran barra que se mueve a distintas profundidades, están muy bien logrados. Dan agilidad a la presentación.

Las actuaciones de todas y todos son muy buenas, pero de manera particular me impresionaron las de Laura Padilla (Celestina) y Paulina Treviño (Melibea). A las dos ya las había visto en otras obras de la CNT, pero en esta ocasión en papeles estelares lucen particularmente bien. Y también la actuación de Eduardo Candás (Sempronio).

La Celestina    

Sala Héctor Mendoza

Compañía Nacional de Teatro (CNT)

Autor: Fernando de Rojas

Adaptación e idea original: Rosenda Monteros

Dirección y movimiento corporal: Ruby Tagle

Dramaturgia: Miguel Cooper

Elenco: Adrián Aguirre, Misha Arias de la Cantolla, Eduardo Candás, Miguel Ángel López, Ana Paola Loaiza, Gastón Melo, Carlos Ordóñez, Azalia Ortiz, Laura Padilla, Pablo Ramírez y Paulina Treviño.

Diseño de Escenografía e iluminación: Jesús Hernández

Diseño de vestuario: Jerildy Bosch

Diseño sonoro: Pablo Ramírez

Diseño de maquillaje y peinados: Maricela Estrada

Asesoría en español antiguo: Gastón Melo y Óscar Narváez

Asesoría musical: Joaquín López “Chas”

La Celestina se presenta del 25 de septiembre al 13 de octubre en la Sala Héctor Mendoza de la CNT en Coyoacán.

@RubenAguilar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.