El origen de la crisis en Venezuela - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que quiso decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
El origen de la crisis en Venezuela
Desde una posición crítica y con escenas dramáticas, Gustavo Tovar Arroyo, director y narrador del documental, articula una película de denuncia a Chávez y el chavismo que resulta muy poderosa. 
Por Rubén Aguilar
4 de junio, 2020
Comparte

Chavismo: La peste del siglo XXI (Venezuela, 2018) es un documental del venezolano Gustavo Tovar Arroyo. Ofrece una visión crítica del coronel Hugo Chávez (1954), después presidente de Venezuela, y del chavismo, el movimiento que genera. Abarca desde el frustrado golpe de Estado que éste encabezó hasta su muerte en 2013.

El documental se construye a partir de las imágenes de la represión de las fuerzas de seguridad del Estado en contra de la población, de los discursos y declaraciones del presidente Chávez, que hablan por sí solas, y de las entrevistas a políticos de la oposición, líderes sociales, académicos y analistas políticos. Y también a expresidentes de América Latina y España, funcionarios internacionales, defensores de los derechos humanos, intelectuales y personajes de la cultura.

Entre los venezolanos están Lilian Tintori, David Morán, Diego Arria, Marcelo Garnier, Moisés Naím, Carlos Andrés Pérez, Tamara Suju, María Corina Machado, Antonieta López, Yon Goicoechea, Miguel Otero, Alfredo Romero, Armado Armas, José Gustavo Arrox¡cha, Luis Moreno Campos, Antonieta Mendoza, Laureano Márquez, Ana Julia Jatar, Rafael Caldera  y Pedro María Burelli.

Y entre los extranjeros Mario Vargas Llosa, Felipe González, Jose María Aznar, Sebastián Piñeira, Oscar Arias, Luis Almagro, Ricardo Hausmann, Andrés Pastrana, Vicente Fox, Felipe Calderón, José Miguel Vivanco y Carlos Alberto Montaner.

La historia inicia con imágenes de la rebelión militar del 4 de febrero y del 27 de noviembre de 1992 que se proponían un golpe de Estado, liderado por Chávez, que termina en el fracaso. El coronel es encarcelado y en 1994 indultado por el presidente Rafael Caldera.

Después de la salida de la cárcel el coronel en retiro viaja a La Habana y es recibido por el comandante Fidel Castro. Aquí comienza una nueva historia para Chávez. Más de uno de los entrevistados afirma que el venezolano es una creación de Castro, que en adelante será su guía y mentor.

Chávez en la elección presidencial de 1998 gana con el 53.26 % de los votos. Los entrevistados coinciden en señalar que el elemento central de su victoria fue haber entendido el malestar de la gente y denunciar los abusos del poder y la corrupción de los anteriores gobiernos. Supo captar el hartazgo de la sociedad con la clase política y los partidos. Hizo una lectura correcta de la realidad, que era tierra fértil, para que surgiera un mesías redentor.

Influyó también su carisma, su magnetismo personal, su retórica, su capacidad para seducir y sobre todo su conexión emocional con la gente. Estas características del personaje despertaron un gran entusiasmo entre la población. Y a esto se añade que las clases medias, que habían visto estancado por años su nivel de vida, querían tener más y vieron en Chávez al hombre que se los podía dar.

En una entrevista el expresidente Carlos Andrés Pérez, contra quien Chávez había dirigido el fallido golpe de Estado, afirma, poco tiempo después que éste toma las riendas del país, que lo que sigue para Venezuela es el establecimiento de una dictadura. Fue el primero, y muy al inicio, que lo planteó en estos términos. La historia le dio la razón.

Los entrevistados también coinciden que ya en el poder, supuestamente orientado por Castro, aparece el “populista puro” que sin proyecto de Nación asume el poder por el poder. Uno de los entrevistados lo define como alguien con “un amor apasionado por las ideas muertas”.

El populismo lo combina, es la otra parte, con la figura del viejo caudillo militar latinoamericano. La reforma de la Constitución es poner fin al Estado de derecho.  Chávez lo centra todo en su persona. Sus ideas son las únicas que valen.

En 1999 el desastre que provoca el Huracán Mitch con 25,000 muertos y 500,000 afectados. La aprobación de la Constitución y el surgimiento de la República Bolivariana de Venezuela. La militarización del país y la ayuda de Venezuela al gobierno cubano. La estrecha relación con Castro.

El documental deja en claro que el proyecto de Chávez se hizo posible cuando el barril del petróleo pasa de los ocho a los 150 dólares. Surge el ALBA, que es una idea de Castro. Con el dinero del petróleo el gobierno venezolano empieza la ayuda solidaria a gobiernos y a partidos de izquierda en la región. También financia a Podemos en España. El precio de petróleo le permite la compra de voluntades dentro y fuera de Venezuela.

La toma por Chávez del Consejo Nacional Electoral que se vuelve un brazo del Ejecutivo. Ya nunca más habrán de darse elecciones limpias. Los votos se cuentan a la manera que lo quiere el presidente. Y luego el asalto a PEDEVESA, la compañía petrolera, que provoca grandes manifestaciones ciudadanas en contra de esta decisión.

Las protestas y manifestaciones reprimidas por el gobierno. El recurso de los francotiradores. Los asesinatos, para frenar el descontento social. El fin del proyecto y del idilio cuando se caen los precios del petróleo. La obsesión de Chávez de pasar a la historia como un gran líder, incluso más que Bolívar. El discurso cada vez más visceral y primitivo. La megalomanía. “Yo no soy yo. Soy el pueblo. El pueblo es Chávez”.

Expropiaciones de empresas privadas y la caída de la producción. El discurso maniqueo de buenos y malos. De ricos y pobres. Cada vez más lleno de insultos y descalificaciones. La colección inacabable de errores económicos, la galopante corrupción administrativa. La boliburguesía y las relaciones con el narcotráfico. El narco Estado. El Cártel del Sol y Diosdado Cabello. Las “pandillas” al interior del gobierno. El saqueo sistemático de los recursos públicos. La absoluta impunidad.

El inicio del éxodo, de la masiva migración, en busca de mejores condiciones de vida ante el creciente deterioro de la estructura económica y social. El incremento de la violencia. Caracas se vuelve una de las ciudades con más crímenes dolosos del mundo por 100 mil habitantes. La relación y el apoyo de Chávez a las guerrillas colombianas de las FARC y el ELN. Las milicias armadas, para controlar los barrios y enfrentar las manifestaciones. En la cárcel la celda de La Tumba. Luz de día y de noche.

El cierre de los medios de comunicación independientes. El surgimiento del movimiento estudiantil. El freno de la reforma constitucional, para reelegirse indefinidamente, que después lo impone. Chávez ante el fracaso se radicaliza y eleva los niveles de persecución ante los opositores a su gobierno. La dictadura está ya en funciones. Las libertades se restringen. Los jueces que tomen decisiones en contra del gobierno van a la cárcel.

Cuando el petróleo cae a 37 dólares por barril termina el proyecto del Socialismo del Siglo XXI y se profundiza la crisis económica y social. La ayuda a otros países se suspende. El discurso no cambia y ante el fracaso se radicaliza. Chávez y su gobierno viven en un mundo imaginario, que no existe en la realidad. La crisis humanitaria. La pobreza se vuelve parte de la estrategia política. El control de la población vía la ayuda social. La expulsión de los colombianos pobres que vivían en la zona fronteriza. Los sacan de sus casas y los expulsan.

El cáncer, la atención en Cuba y finalmente la muerte el 5 de marzo de 2013. Chávez antes de morir, por decisión de los cubanos, elige a Nicolás Maduro como su sucesor. El documental concluye que en el régimen dictatorial instaurado por Chávez se robaron todos los recursos del Estado, los tiraron en un proyecto político interno y externo que fracasó, dividieron a la sociedad y destruyeron al país. Hoy Venezuela, producto de ese régimen, vive en la pobreza y la opresión.

Desde una posición crítica y con escenas dramáticas, Gustavo Tovar Arroyo, director y narrador del documental, articula una película de denuncia a Chávez y el chavismo que resulta muy poderosa. La información es contundente y habla por sí sola, pero también resultan claves las entrevistas. Es una construcción didáctica que lleva de la mano al espectador, para que sea testigo de lo que ha pasado en Venezuela. Ahí se prohibió la exhibición del documental.

Un amigo periodista gran conocedor de la realidad venezolana, que desde Caracas cubrió los años del chavismo para una agencia internacional, me dice sobre el documental: “El relato en su conjunto es muy certero. Algunas voces elegidas no son las más legítimas. Algunas de ellas, con el paso de los años, por sus propios y graves errores, se convirtieron en parte del problema”.

Y añade “este patrón, con todos sus bemoles, se está desarrollando en México. Una gran lección es el fructífero papel de los jóvenes, universitarios, sobre todo, que propinaron la única derrota que encajó Chávez en 2007. Ese surgimiento lo presencié de principio a fin. Lo más nocivo fue el papel de la vieja clase política derrotada llamada “Cuarta República”, bipartidista (1959-1999), que quiso encabezar el descontento. Siempre fue el frente más fácil de encarar, para el experimento personalista (de Chávez), que endureció su ataque a ese sector que no supo apartarse”.

Chavismo: La peste del siglo XXI

Producción: Venezuela, 2018

Dirección: Gustavo Tovar Arroyo

Guion: Gustavo Tovar Arroyo

Fotografía: Imágenes de archivo

Narración: Gustavo Tovar Arroyo

Actuación: Entrevistados y protagonistas de la historia

@RubenAguilar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.