Guerra de guerrillas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que quiso decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
Guerra de guerrillas
El libro reseñado esta semana cuenta la historia de ex guerrilleros de América Latina viviendo en el París de los años setenta. De ellos aborda también qué pasó con sus relaciones de pareja, con sus familias y con la vida de sus hijos después de dejar la guerrilla.
Por Rubén Aguilar
24 de julio, 2015
Comparte

Guerra de guerrillasGuerra de guerrillas

Marxitania Ortega Flores

Jus, Libereros y Editores.

México, 2014

Pp. 273

 

 

El texto se propone dar cuenta de qué pasó con la vida de los revolucionarios de América Latina que dejaron de participar en la guerrilla, ya sea porque vieron que esa alternativa político-militar no ofrecía la posibilidad de cambiar a la sociedad, porque entraron en conflicto con sus compañeros sobre cómo conducir la lucha o porque era la posibilidad de conservar la vida.

La autora ubica a esos guerrilleros viviendo en el París de los años setenta. De ellos aborda también qué pasó con sus relaciones de pareja, con sus familias y con la vida de sus hijos. El desarrollo de dos vidas, la de Antonio, el guerrillero, y Sara, su hija, le permiten adentrarse en estos mundos. Los dos, padre e hija, coinciden en otro tiempo en París y se relacionan con algunas de las mismas gentes y espacios.

Padre e hija viven realidades distintas, pero sus vidas están interrelacionadas por el hecho de la paternidad, pero también por las experiencias que compartieron. Para Sara, ser la hija de un guerrillero le ha implicado un tipo de vida en su infancia que la influye y condiciona. Trata todo el tiempo de ser ella misma y vivir su tiempo y las posibilidades que éste le ofrece.

En la cuarta de forros se dice que “Sara, la hija de aquel apasionado guerrillero, una joven que vive en pleno “desencanto” y cuya generación incluso pareciera estar perdida en una vorágine sin sentido, las becas institucionales, los viajes y el conocimiento académico no son el suficiente soporte de su existencia. Y Antonio, una vida que se describe en pasado, en un tiempo de nostalgia y hasta melancolía que posiblemente devenga en el recuento de los días que muchos de aquellos guerrilleros tuvieron en común”.

La autora en una cena en casa de Beatrice, por donde pasan todos los revolucionarios latinoamericanos, hace concidir a comandantes de las organizacioens guerrilleras de distintos países a quien cita por sus nombres reales. En la novela no se va a fondo en la historia de la guerrilla ni de estos personajes sino más bien esas vidas, centradas en Antonio y Sara, dan pie para profundizar, como se afirma en la cuarta de forros, “en la Guerra de Guerrillas que cada ser humano lleva dentro de sí”.

 

@RubenAguilar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.