close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que Quiso Decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
La desmesura del poder
Clásico del cine mudo y ejemplo notable del expresionismo alemán, Algol es una crítica al capitalismo salvaje y a la industrialización que todo lo destruye y somete a su propia lógica.
Por Rubén Aguilar
24 de octubre, 2019
Comparte

Algol-La tragedia del poder (Alemania, 1920) del director Hans Werckmesiter (1879-1929) es un clásico del cine mudo y un ejemplo notable del expresionismo alemán. Es una de las primeras películas de ciencia-ficción en la historia de la cinematografía mundial.

El protagonista es Robert Herne (Emil Jannings) un minero que trabaja en una mina de carbón. Un día se le aparece un habitante de la estrella Algol quien le da una máquina que puede generar energía ilimitada a partir de la luz que esta emite.

Robert utiliza ese instrumento no para ayudar a los demás, sino para convertirse en el hombre más rico y poderoso del mundo. Todos los países le compran la energía que produce. Él mantiene en el más absoluto secreto la forma en que la obtiene.

Los mineros ya no tienen que trabajar para sacar el carbón que producía la energía, pero es esto lo que permite que Robert se convierta en un hombre poderoso. Una máquina que podría convertirse en generador del bien común se convierte en fuente de riqueza y poder solo para uno.

El antiguo minero con el dinero y el poder no se hace un mejor hombre y tampoco es más feliz. Su obsesión por tener cada vez más dinero y poder provoca la destrucción de todo lo que tiene a su alrededor.

María Obal (Hanna Ralph) es la novia de Robert, pero lo deja cuando ve cómo cambia su personalidad. Se ha vuelto un hombre distinto al que ella conocía.

Pasan los años y María radica en el campo, su estilo de vida es sencilla y actúa de acuerdo a sus valores. La forma en la que vive contrasta con el mundo altamente industrializado y deshumanizado en el que se desarrolla quien fuera su novio.

El hijo de Robert, preso de la codicia, se ha propuesto arrebatar a su padre el secreto y el control de la máquina que genera la energía, para hacerse de dinero y poder.

Su hija se enamora del hijo de María que es un hombre bueno y trabajador. Ella decide dejar su posición de privilegio y asumir una vida modesta al lado de su amado.

La película es una crítica al capitalismo salvaje y a la industrialización que todo lo destruye y somete a su propia lógica. Es la primera película con un tema medioambiental.

Hay una confrontación entre el nuevo modelo urbano y el mundo rural. Entre las nuevas formas de la producción industrial y las propias de la producción tradicional.

Las primeras producen seres codiciosos y deshumanizados y las segundas a seres sencillos, amantes de la naturaleza y de sus semejantes.

Los especialistas plantean que la película de Werckmeister tuvo un gran impacto en la concepción de Fritz Lang para producir Metrópoli, una de las más grandes películas de la historia del cine, que se filmó en 1927.

De Walter Reiman son los poderosos decorados futuristas. Son un elemento central de la película. De él es también la escenografía de El Gabinete del Doctor Caligari (Alemania,1920) de Robert Wiene.

La película incluye la única filmación que se conoce de Sebastian Droste (1892-1927), un poeta y bailarín alemán que al final de la misma interpreta una danza muy peculiar.

***

Vi la película en la inauguración de la XVIII Semana del Cine Alemán (6 al 18 de agosto de 2019). En esa ocasión la música estuvo a cargo del grupo Cinema Domingo Orchestra que tiene más de 25 años trabajando en la musicalización de películas clásicas del cine mudo.

El grupo está compuesto por Steven Brown, su director, que toca el saxofón bajo, el clarinete y los teclados; Julio García en la guitarra acústica, el bandoneón y el requinto jarocho y Bruno Varela en el bajo eléctrico, en la percusión, cintas de audio y efectos. Me gustó mucho su trabajo. Acompaña muy bien todas las escenas y su música ayuda a entenderlas mejor.

Algol-La tragedia del poder

Título original: Trogödie der Mavcht

Producción: Alemania, 1920

Dirección: Hans Werckmesiter

Guión: Hans Brennert y Friedel Köhne

Fotografía: Axel Graatkjær y Hermann Kircheldorff
Con: Emil Jannings, John Gottowt, Hans Adalbert Schlettow, Hanna Ralph, Erna Morena, Ernst Hofmann, Gertrude Welcker, Käthe Haack

@RubenAguilar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.