La vida del emperador Augusto - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que quiso decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
La vida del emperador Augusto
El libro reseñado esta semana reconstruye la vida y la obra del personaje a partir de una exhaustiva revisión documental de fuentes primarias y secundarias.
Por Rubén Aguilar
10 de abril, 2020
Comparte

Augusto, la biografía que sobre el emperador romano Augusto (63 a.C.-14 d.C.) escribe el historiador alemán Klaus Bringmann (1936) es un trabajo detallado y minucioso, de una enorme erudición, que reconstruye la vida y la obra del personaje a partir de una exhaustiva revisión documental de fuentes primarias y secundarias.

En la Introducción el profesor emérito de Historia antigua de la Universidad de Marburgo afirma que: “Augusto es la figura más potente y contradictoria de la historia romana. Él abrió las puertas a la fase última, la más devastadora, de la época guerra civilista, y fue, sin embargo, el fundador de una paz universal que, en su honor, lleva el nombre de “paz augusta”.

Y añade que “el pacificador fue al mismo tiempo un conquistador que, a lo largo de cuarenta años, llevó a cabo muchas guerras y amplió las fronteras del Imperio más que ningún romano hizo antes y después de él”.

Augusto, continúa Bringmann, “fue el enterrador de la República herida de muerte y, sin embargo, encontró la máxima satisfacción en los homenajes que recibió por haber devuelto la Res publica, el Estado romano, en virtud de sus plenos poderes para disponer de ella, a la libre determinación del Senado y del Pueblo, es decir, de las instituciones que representaban a la República”.

El conjunto de la obra del historiador alemán sobre la crisis y el ocaso de la República romana se ha convertido en un referente mundial en el estudio y la investigación científica sobre ese periodo. Ha escrito también una monografía sobre el emperador Juliano.

En este libro recorre todas las etapas de la vida del emperador Augusto que tuvo un largo y exitoso camino que “recorrió desde sus comienzos como reo de alta traición hasta ser celebrado como “padre de la patria” (…) “En el año 44 a.C. él no sabía a dónde iba a conducirle la decisión de utilizar para su propio ascenso la herencia, sin duda peligrosa, del dictador César”.

El autor plantea que toda biografía está relacionada con la calidad de las fuentes disponibles y que para el caso de Augusto existen más fuentes que en otros personajes de la historia antigua. Se han perdido muchas de las que Suetonio, en época del emperador Adriano, cita en su biografía sobre Augusto, pero se han conservado otras.

Hasta hoy han llegado inscripciones, edictos, decisiones judiciales, papiros, documentos, poesía y obras literarias de la época augustana. De la propia obra de Augusto se conservan fragmentos de los ensayos literarios escritos por él, de su autobiografía, de sus discursos y de su numerosa correspondencia privada y oficial.

Las fuentes primarias consultadas por el autor se complementan con un análisis muy detallado de la tradición biográfica e historiográfica relacionada con el imperio romano y Augusto, que vienen desde la antigüedad al día de hoy.

El historiador plantea que “el objetivo de este libro no puede ser intentar una propuesta de visión panorámica (…), pero permítase al autor asegurar que la imagen de la vida de Augusto que él traza está fundada en un amplio espectro de las fuentes existentes. Para los datos concretos, me remito al apartado de “Referencias y literatura científica””.

Esa sección tiene doce páginas de obras comentadas brevemente por el autor. En el texto hay 663 notas que amplían la información que se encuentran en el desarrollo de los seis capítulos que tiene el libro. En su interior hay 23 imágenes y 19 de ellas son dibujos de monedas de la época con imágenes que explica el autor.

En los anexos, además de las notas y las referencias, hay tres mapas que muestran la extensión del imperio romano en tiempos de Augusto, una tabla cronológica, un árbol genealógico, un índice de abreviaturas y uno de nombres de personas y lugares.

Cuando leía el texto quería detenerme para hacer apuntes, mapas y cuadros sintéticos para entender mejor el extraordinario cúmulo de información que ofrece Bringmann. Es una obra que supone años, muchos años, de trabajo, lectura y estudio por parte del autor. A la distancia de dos mil años, la figura de Augusto sigue siendo fascinante. Es un gran libro.

Augusto

Klaus Bringmann

Editorial Herder

Barcelona, 2008

pp. 343

Versión original: Augustus, Klaus Bringmann, WGB, Darmstadt, 2007. Tradución del alemán al español de Daniel Romero. De 2008 es la primera versión en español.

@RubenAguilar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.