close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que Quiso Decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
Otra mirada de la Roma
Las batallas en el desierto es una obra de carácter autobiográfico que relata recuerdos de la infancia del autor en la Colonia Roma de la Ciudad de México.
Por Rubén Aguilar
1 de febrero, 2019
Comparte

En 1980 José Emilio Pacheco (1939-2014) publica la versión original de Las batallas del desierto en el suplemento Sábado del periódico UnomasUno y un año después, ante el éxito del texto, la Editorial Era la da a conocer como libro.

 

Es una obra de carácter autobiográfico y Pacheco, con el nombre de Carlos, relata recuerdos de su infancia en la Colonia Roma de la Ciudad de México.

 

Son la década de los cuarenta y principios de los cincuenta, en los años de la presidencia de Miguel Alemán. La historia se narra en primera persona.

 

Carlos es hijo de un empresario, que está a punto de la quiebra, y a su madre, originaria de Guadalajara, no le gusta vivir en la capital del país.

 

En la escuela a la que asiste hay niños de todas las clases sociales y también de origen árabe y judío. Carlos está enamorado platónicamente de Mariana, la mamá de Jim, uno de sus mejores amigos.

 

Un día se arma de valor y le confiesa a ésta su amor. Ella, con cariño, le dice que éste no es posible ante la diferencia de edades.

 

El amor de Carlos se descubre y se vuele un escándalo. La familia lo manda al psicólogo. Él se ve obligado a dejar al grupo de sus amigos.

 

En esa época la televisión no existe y la radio era muy escuchada por todos los integrantes de la familia. La capital del país, a pesar de sus dimensiones, seguía siendo una ciudad provinciana.

 

Pacheco describe con precisión los carros que circulan, los periódicos y las revistas que se leen, la comida que se sirve en las casas y las costumbres de las familias.

 

Se habla del papel de los maestros y los sacerdotes, personajes con prestigio y gran influencia en el México de entonces.

 

En ese momento la sociedad empieza a transformarse y la cultura local empieza a asumir nuevas realidades que vienen del extranjero. Las costumbres y los hábitos cambian.

 

El mundo vive la tensión entre el naciente Estado de Israel y el conflicto con las naciones árabes. En la escuela los niños juegan a la guerra entre árabes y judíos que llaman “las batallas en el desierto”, nombre de la novela.

 

La historia, que pasa de lo ficticio a lo real y de lo real a lo ficticio, es una crítica profunda a la sociedad de esa época y a la doble moral que siempre ha estado presente en nuestra historia.

 

Pacheco describe a la ciudad que se transforma y a la que ama. Ésta ya nunca volverá a ser como la de antes. Hay nostalgia, pero también la conciencia de que aquí seguirá viviendo.

 

La novela, como todas las de Pacheco, es una narración sencilla y directa y al mismo tiempo potente. Es una estructura compleja que permite lecturas múltiples. Es una obra maestra.

 

***

Las batallas en el desierto

José Emilio Pacheco

Editorial Era

México, 1985

pp. 68

 

 

@RubénAguilar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.