Una lectura de la autobiografía de Ignacio de Loyola - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que quiso decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
Una lectura de la autobiografía de Ignacio de Loyola
Éxodo y éxtasis, en versión del autor, son dos realidades muy presentes en san Ignacio. Un hombre que se identificó hasta el final de su vida con la figura de un peregrino en constante movimiento.Éxodo y éxtasis, en versión del autor, son dos realidades muy presentes en san Ignacio. Un hombre que se identificó hasta el final de su vida con la figura de un peregrino en constante movimiento.
Por Rubén Aguilar
31 de julio, 2020
Comparte

Éxodo y éxtasis en Ignacio de Loyola. Una aproximación a su Autobiografía (Editorial SalTerrae, 2020) es un trabajo del jesuita español Javier Melloni Ribas. Es un comentario a la Autobiografía de san Ignacio de Loyola (1491-1556), que en 1540 funda la Compañía de Jesús.

Los jesuitas convencieron a san Ignacio que contara su vida. No fue tarea fácil, pero al fin aceptó. El argumento que utilizó el padre Jerónimo Nadal fue que “en ningún caso podría el Padre hacer más bien a la Compañía que hacer eso”.

Se eligió al jesuita portugués Luís Gonçalves da Câmara, que en ese momento residía en Roma, donde vivía san Ignacio, para que se reuniera con él y escribiera el texto. Se le reconocía por tener muy buena memoria.

El escrito da cuenta de conversaciones entre 1533 y 1555. Las primeras se dan entre agosto y septiembre de 1553. En ella san Ignacio narra su vida desde su nacimiento (1491) a la llegada de Manresa (1522).

Las segundas tienen lugar en marzo de 1555. San Ignacio cuenta de su estancia en Manresa (1522) hasta su llegada a estudiar a París (1524). Las terceras ocurren en octubre de 1555 y narra sus días en París hasta la llegada a vivir a Roma (1537).

Gonçalves da Câmara redacta la última parte en diciembre de 1555 en Génova, cuando espera de embarcarse para España. No encuentra a ningún amanuense que escriba en español y el texto original se hace en italiano.

A pesar de la importancia del texto no fue publicado sino hasta el siglo XVIII en latín. Y en español-italiano hasta inicios del siglo XX.

En versión de los jesuitas la Autobiografía contenía pasajes que no eran edificantes y que incluso podrían interpretarse como sospechosos, en aquel momento, de herejía iluminista.

El texto biográfico escrito por el jesuita Pedro de Ribadeneira publicado en latín en 1572 y en español en 1583 fue por cuatro siglos la obra “oficial” sobre la vida de san Ignacio. Era un texto más seguro y también más completo.

Melloni Ribas aborda el texto de la Autobiografía en tres niveles. El primero es la ubicación y contextualización de la historia que se plantea en el texto; el segundo es un análisis de la experiencia espiritual de san Ignacio y el tercero, a partir de ésta, una propuesta espiritual que hoy tenga sentido.

Para el autor después de 500 años, la vida de san Ignacio y su vivencia espiritual siguen siendo ejemplo y luz que iluminan el hoy. Desde el siglo XXI, con sus propias claves culturales, realiza una interpretación de la experiencia espiritual y mística de san Ignacio.

Su aborde resulta original. El centro de la espiritualidad ignaciana es la salida de uno mismo hacia Dios en un doble movimiento de éxodo -extrañamiento y dificultad- y a la vez de éxtasis -gozo y encuentro-.

Éxodo y éxtasis, en versión del autor, son dos realidades muy presentes en san Ignacio. Un hombre que se identificó hasta el final de su vida con la figura de un peregrino en constante movimiento.

El texto de Melloni Ribas es una manera, implica una propuesta, de releer desde el hoy la figura histórica de san Ignacio de Loyola a partir de su Autobiografía y de acercarse a su experiencia de Dios que él siempre trató de comunicar a partir de los Ejercicios Espirituales.

Éxodo y éxtasis en Ignacio de Loyola

Una aproximación a su Autobiografía

Javier Melloni Ribas, S.J.

Editorial SalTerrae

Santander,2020

pp.176

@RubenAguilar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.