Y a pesar de todo seguir viviendo - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lo que quiso decir
Por Rubén Aguilar
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Cie... Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009) (Leer más)
Y a pesar de todo seguir viviendo
La novela, novelista chino Yu Hua, celebra la inalterable voluntad de vivir por encima de las desgracias y los golpes del destino.
Por Rubén Aguilar
21 de noviembre, 2020
Comparte

¡Vivir! (Seix Barral, 2010) del novelista chino Yu Hua es una historia triste y dolorosa. El narrador, que registra canciones populares en las zonas campesinas, se entrevista con el viejo Fugui quien le cuenta su vida.

Él es el único heredero de la rica familia Xu, que derrochó la fortuna familiar en burdeles y sobre todo en el juego. De pronto se queda sin nada y tiene que convertirse en un campesino. Su esposa es hija de una familia rica del pueblo que asume su nueva condición.

Un día de forma accidental el Ejército de manera obligada lo separa de su familia y en esa condición es testigo de los horrores y brutalidad de la Guerra Civil que enfrenta al Guomindang de Chan Kai Shek, líder nacionalista, con las milicias comunistas de Mao Zedong.

A su término regresa a Hangzhou, su ciudad natal, para volver al seno de su familia con su esposa y sus hijos. Retoma su actividad como agricultor.

Años después tiene que hacer frente al hambre y al terrorismo de la Revolución Cultural. Su hijo, su hija y su mujer mueren y se queda solo.

En sus últimos días con un buey como único compañero consigue sobrevivir gracias a su amor por la vida. La novela celebra la inalterable voluntad de vivir por encima de las desgracias y los golpes del destino.

El relato presenta situaciones personales y sociales dolorosas y terribles. El autor lo hace sin juicios morales. Solo ofrece los hechos. La historia envuelve al lector y lo hace partícipe de la historia de Fugui y la de la China donde ésta se sitúa.

El autor dice sobre su novela que cada vez que la ha releído no ha podido contener las lágrimas y que no sabe cómo ha sido capaz de escribir un libro como ¡Vivir! 

Yu Hua con esta novela ganó el James Joyce Foundation Award, que lo proyectó a nivel internacional, y se colocó entre los diez más influyentes escritores de la década de los noventa en China. En 1993, la novela fue llevada al cine por el director Zhang Yimou.

¡Vivir!

Yu Hua

Editorial Seix Barral

España, 2010

pp. 240

Versión original. Huozhe, 1992. Traducción del chino al español de Anne-Hélène Suárez Girard.

Yu Hua nació en 1960 en Hangzhou (Zhejiang). Empezó a escribir en 1983. En 2002 se convirtió en el primer autor chino en ganar el prestigioso James Joyce Foundation Award. Sus novelas ¡Vivir! y Crónica fueron nombradas dos de los diez libros más influyentes de la última década en China.

@RubenAguilar

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.