¡A saltarse la barda! - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mente Social
Por Guido Lara
Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de I... Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de Investigación Social por la Universidad Complutense de Madrid y comunicólogo de la Ibero. Ha asesorado campañas presidenciales, diseño de políticas públicas, modelos de negocio, construcción de marcas y mensajes publicitarios. Experto en consultoría basada en insights para generar soluciones de mercadotecnia, branding y comunicación. A caballo entre la capital del imperio azteca y la capital del imperio “yanqui”. Con su mirada de analista e intérprete de lo social nos pone un espejo para reflejarnos en las realidades, distintas pero ya no distantes, de México y Estados Unidos. (Leer más)
¡A saltarse la barda!
Nos quejamos del Muro de Berlín que nos están construyendo en la frontera, pero hacemos muy poco para tirar las murallas autoimpuestas que, entre mexicanos de un lado y otro de la barda, levantamos con nuestra indiferencia e inacción.
Por Guido Lara
17 de julio, 2013
Comparte

Esta es una invitación cordial a todos los mexicanos –vivan de un lado u el otro de la frontera- a saltarse la barda de la indiferencia. A eliminar bloqueos ante la oportunidad histórica que tienen millones de mexicanos que viven en Estados Unidos para dejar de vivir en la sombra y regular su presencia en el país vecino.

En estas semanas se discute en la cámara de representantes una reforma migratoria que les alivianaría la vida a millones, que les permitiría reunirse con sus familias y que les brindaría un horizonte más claro para salir adelante y tener una vida mejor.

Ya hemos visto que uno de los 4 Jinetes del valemadrismo es la indiferencia. Si regularmente somos  indiferentes ante el dolor y los sueños del prójimo, esto se agudiza con quien está lejos y “nos ha abandonado” para irse a otro lado… al otro lado.

Basta ver cualquier partido de la selección, pelea de box, concierto de estrella musical o supermercado “latino” en cualquier ciudad de Estados Unidos para darnos cuenta que los mexicanos que viven allá no se han ido de su cultura, de su identidad y de su amor por México y lo mexicano.

Si sus intereses, sus proyectos y sus planes de mejora de vida están en inglés y en Estados Unidos, su corazón, sus emociones, sus vínculos afectivos están en español y en México. En lugar de ignorarlos, despreciarlos  o hacer comentarios del tipo “mira este naco, antes no tenía para comer y ahora ya se cree gringo”, lo que corresponde es abrir los brazos y establecer un diálogo constructivo y nutrido para apoyarnos y jalar parejo.

La cultura añeja de “el que se mueve no sale en la foto” o “la libre determinación de los pueblos” no tiene vigencia ni sentido en un mundo dinámico, interconectado y cada vez más horizontal. Conozcamos más del temade las circunstancias y detalles que lo rodean e identifiquemos las modalidades y contrapartes  que podemos apoyar para no dejar solos a los mexicanos que están dando esta pelea.

Nos quejamos, menos de lo que debiéramos, del Muro de Berlín que nos están construyendo en la frontera,  pero hacemos muy poco para tirar las murallas autoimpuestas que, entre mexicanos de un lado y otro de la barda, levantamos con nuestra indiferencia e inacción.

La inercia demográfica ha sido una fuerza fundamental para construir esta oportunidad pues los republicanos interesados en la Presidencia o el Senado ya lo vieron clarísimo y han pasado una reforma amplia. Pero no nos conformemos con las fuerzas inerciales, ahora el reto es incidir en los intereses más granulares a nivel de la cámara de representantes donde a muchos republicanos lo único que les interesa es mantener su silla, sin importarles dejar el camino totalmente libre a los aspirantes demócratas a la Presidencia en 2016, 2020, 2024 y así hacia adelante.

Es el momento de apoyar a destacadas organizaciones de la sociedad civil como los exitosos dreamers u organizaciones locales muy activas como la coalición pro inmigrante de Illinois, que están dándole duro para influir en determinados representantes republicanos a quienes hay que elevarles el costo político de un voto en contra. Hay algunos representantes republicanos que son impermeables, a esos pues ni pelarlos.

Simultáneamente al apoyo de las organizaciones de la sociedad civil, otro reto es potenciar el activismo de las cabezas de playa que ya están ubicadas en Estados Unidos físicamente o de manera virtual pero que son influenciadores y tienen cobertura masiva. Aquí el papel de Univisión  y sus comunicadores: Jorge Ramos, León Krauze, Enrique Acevedo, es fundamental como líderes de opinión de gran alcance entre la comunidad hispana, aunque limitados en su influencia ante el gran público que no habla español. Importante rol  podrían jugar los profesionales del cine reconocidos en Hollywood (Del Toro, González Iñárritu, Cuarón, Luna, Hayek, Arriaga, Prieto, Lubezki) que con su talento, creatividad y visibilidad podrían contar historias con gran fuerza emocional y estética.

Pensemos cómo cada  quien desde su trinchera: familiar, ciudadana, tuitera, miembro de una ONG, funcionario gubernamental, artista, empresario, inversionista, ejecutivo, podemos tender un puente de comunicación y echar la mano en la medida de nuestras posibilidades.

Sáltate la barda y busca tu chambelán. Permanece a su lado durante este momento histórico. Si no hacemos esto, los mexicanos todos, perderemos, pues si la ley no resuelve el problema, se confirmará la sensación de abandono;  si lo resuelve, igual y nos dicen ¡hasta la vista beibis! perdiéndose con ello millones de oportunidades de intercambios afectivos, económicos, políticos y culturales entre mexicanos, vivamos donde vivamos.

Sacar de la sombra a tantos millones de mexicanos en Estados Unidos puede ser un gran paso para sacar de la sombra a la influencia mexicana en el gran escenario del poder mundial.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.