close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mente Social
Por Guido Lara
Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de I... Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de Investigación Social por la Universidad Complutense de Madrid y comunicólogo de la Ibero. Ha asesorado campañas presidenciales, diseño de políticas públicas, modelos de negocio, construcción de marcas y mensajes publicitarios. Experto en consultoría basada en insights para generar soluciones de mercadotecnia, branding y comunicación. A caballo entre la capital del imperio azteca y la capital del imperio “yanqui”. Con su mirada de analista e intérprete de lo social nos pone un espejo para reflejarnos en las realidades, distintas pero ya no distantes, de México y Estados Unidos. (Leer más)
¿Algo es mejor que nada?
La 4T es consecuencia directa de las elites políticas, económicas, tecnocráticas y sociales que estuvieron al mando del país y que poco o nada hicieron para atender y resolver las problemáticas más urgentes de las grandes mayorías. La borrachera y el carnaval estuvieron intensos. Todo pinta para que la cruda esté peor.
Por Guido Lara
7 de marzo, 2019
Comparte

Este texto esta dedicado a todas las personas que no se pueden explicar los resultados de las encuestas de opinión que colocan a AMLO por las nubes cuando valoran lo hecho -mejor dicho, lo deshecho- en estos casi 100 días.

El tamaño de la aprobación es directamente proporcional a los sentimientos de hartazgo, abandono, ninguneo, frustración y olvido acumulados durante mucho tiempo en la mayoría de la población. Sentimientos que no se borran de la noche a la mañana. Los resultados de las encuestas se explican más por el juicio al pasado y las expectativas de futuro que por la valoración del presente.

AMLO se sostiene sobre esa montaña de oprobio, rencor, venganza, desilusión y dolor almacenada que, por ahora -y por mucho tiempo hacia adelante-, le dan una base muy sólida para seguir fortaleciendo su proyecto político.

La desilusión del salinismo, la crisis económica del zedillismo, la frivolidad del foxismo, la destrucción sangrienta del calderonismo, la cleptocracia indolente del peñismo crearon un Cantarel de la discordia al que le faltan muchos años para secarse. Terminará secándose algún día, pero no hoy ni mañana.

La 4T es consecuencia directa de las elites políticas (partidocracia) económicas (capitalismo de cuates) tecnocráticas (dato mata personas) sociales (mirreyes) que estuvieron al mando del país y que poco o nada hicieron para atender y resolver las problemáticas más urgentes de las grandes mayorías. La borrachera y el carnaval estuvieron intensos. Todo pinta para que la cruda esté peor.

Racionalmente: Algo es mejor que Nada. Los últimos gobiernos no le dieron nada a las grandes mayorías del país, ni atención, ni orgullo, ni apoyos, ni bienes públicos de calidad. Nada o casi nada (baja a nada).

Por eso, aunque el apoyo actual a AMLO sea profundamente visceral no se puede negar que hay un reducto de racionalidad. Algo es mejor que Nada.

Y qué es ese Algo. Recompensas simbólicas e ilusiones concretas de recibir algo de dinero para irla llevando.

La medida mejor valorada en las encuestas es la eliminación de la pensión a los expresidentes. Queremos una demostración más clara del enorme deseo de venganza contra las elites. La gente pareciera decir, pues al menos que se los chinguen.

Desde ideas de bajo costo y con sentido poético como la apertura de Los Pinos hasta decisiones absurdas y devastadoras como la cancelación del aeropuerto, el arsenal de gestos simbólicos es amplio y recurrente.

De todo lo que no funcione hoy será fácil culpar (muchas veces con verdad) al pasado reciente, al PRIAN, al neoliberalismo, a la mafia del poder, a la corrupción, etc. Esa es la formula química del teflón del presidente. Lo sabe y se cubre con ella cada mañana.

Mala educación, malos servicios de salud, mala seguridad pública, malos horizontes de movilidad social, malos empleos ya existían antes y nada apunta a que mejoren hoy, pero al menos habrá transferencias de efectivo a grandes sectores de la población. Un poco de dinerito para pasarla menos mal. A los ojos de las grandes mayorías: el algo de hoy es mejor que la nada de ayer.

El que el algo de hoy sea más que la nada de ayer es muy problemático porque pareciera dar licencia a la destrucción, la improvisación, la incompetencia, el retroceso.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos para que esta medicina de la 4t no sea peor que la enfermedad?

Tenemos que hacer algo -más bien mucho. Ni aplaudir como focas, pero tampoco descalificar desde la soberbia y el clasismo. Si queremos un México mejor es fundamental impulsar todo lo que construya ciudadanía, proteja derechos, fomente la organización, libere la creatividad, pida resultados, fortalezca instituciones democráticas y equilibrio de poderes, genere riqueza, mejore servicios, facilite la inversión, combata la manipulación y el engaño, exija rendición de cuentas.

Nuestro futuro es algo muy delicado y precioso para otorgarle cheques en blanco a nadie. Ya lo hemos hecho en el pasado y así nos ha ido. Aprendamos pues.

 

@guidolara

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.