Es la desigualdad ¡estúpidos! - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mente Social
Por Guido Lara
Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de I... Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de Investigación Social por la Universidad Complutense de Madrid y comunicólogo de la Ibero. Ha asesorado campañas presidenciales, diseño de políticas públicas, modelos de negocio, construcción de marcas y mensajes publicitarios. Experto en consultoría basada en insights para generar soluciones de mercadotecnia, branding y comunicación. A caballo entre la capital del imperio azteca y la capital del imperio “yanqui”. Con su mirada de analista e intérprete de lo social nos pone un espejo para reflejarnos en las realidades, distintas pero ya no distantes, de México y Estados Unidos. (Leer más)
Es la desigualdad ¡estúpidos!
Para demasiados mexicanos el éxito radica fundamentalmente en separarse y distanciarse de los demás; en poder decir con orgullo: no pertenezco a esa masa de jodidos. Desde allí vamos muy mal. Es necesario cambiar de perspectiva al convertir la igualdad y la cohesión social en una meta como país. ¿Podremos lograr algún día que ser chingón consista en no chingarse a los demás?
Por Guido Lara
5 de febrero, 2014
Comparte

¡No se hagan bolas! La desigualdad es el principal problema de la sociedad mexicana.

Pero aguas con las salidas facilonas, dogmáticas y cuasi religiosas que proponen una ruptura violenta para imponer una igualdad a toda costa, sin matices, ni sentido… a la larga involutiva y destructiva.

La desigualdad es el principal lastre que nos impide ser una sociedad más fuerte, más justa, más competitiva, más creativa.

La desigualdad lo baña todo, lo moja, lo oxida, lo pudre. Nos anega y nos sume en un círculo vicioso que a la vez densifica el caldo de cultivo de nuevos males y enfermedades sociales -crimen, violencia, impunidad, abandono escolar, discriminación, autodefensas, fracasos laborales y empresariales-.

Para demasiados mexicanos el éxito radica fundamentalmente en separarse y distanciarse de los demás; en poder decir con orgullo: no pertenezco a esa masa de jodidos. Desde allí vamos muy mal. Es necesario cambiar de perspectiva al convertir la igualdad y la cohesión social en una meta como país. ¿Podremos lograr algún día que ser chingón consista en no chingarse a los demás?

En los estudios internacionales realizados por LEXIA sobre las percepciones de los extranjeros sobre nuestro México, encontramos que lo que más asombra es la naturalidad con la que soportamos las enormes brechas sociales y nuestra anestesiada solidaridad con los demás.

Trabajar, luchar, favorecer, alentar la igualdad es algo que cada uno de nosotros puede hacer desde su trinchera y la manera más fructífera de hacerlo es con mente abierta, reflexión continua y pasos cortos pero constantes. Las salidas mágicas o las balas de plata para resolver el problema no existen e intentar imponerlas sólo nos llevará a nuevas decepciones y problemas renovados.

Sin una activa participación de los ciudadanos, los actores políticos y los agentes económicos no se podrán crear las instituciones, las políticas, las prácticas necesarias para caminar hacia una sociedad más pareja, justa y unida.

Pero cuidado, nada hay más peligroso y, a la larga, perverso y ruinoso que buscar la igualdad por decreto o con tácticas o ideas que no lleven a la construcción desoluciones aplicables a realidades particulares. La construcción de la igualdad debe concebirse como un proceso permanente y no como una tarea acabable, ni mucho menos como un simple eslogan.

De buenas intenciones está empedrado el camino al infierno cotidiano en el que ya hoy estamos sumidos -y nada nos asegura que no podamos caer en peores y encabrestadas llamas-. Las buenas intenciones no bastan, hay que crear las reales soluciones para erradicar las principales causas de la desigualdad en nuestra sociedad.

A continuación se señalan puntosque debiera incluir una “Agenda de la Igualdad”:

  • Estado de derecho sin excepciones y distinciones
  • Educación pública de calidad para todos
  • Izquierda moderna y rol de la derecha
  • Políticas públicas creativas y sustentables para la equidad
  • Intolerancia a la discriminación
  • Equidad multidimensional para la mujer
  • Multiplicación de la competencia económica
  • Debilitamiento y sometimiento de poderes fácticos
  • Descentralización y federalismo
  • Sociedad civil expandida
  • Democracia más allá de las urnas
  • Espacios públicos y áreas naturales protegidas

 

En siguientes colaboraciones desarrollaré cada uno de estos puntos, te invito a conversar sobre el tema. ¿Qué otro punto sumarías a la Agenda de la Igualdad?

 

@guidolara

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts