Frente a Trump - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mente Social
Por Guido Lara
Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de I... Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de Investigación Social por la Universidad Complutense de Madrid y comunicólogo de la Ibero. Ha asesorado campañas presidenciales, diseño de políticas públicas, modelos de negocio, construcción de marcas y mensajes publicitarios. Experto en consultoría basada en insights para generar soluciones de mercadotecnia, branding y comunicación. A caballo entre la capital del imperio azteca y la capital del imperio “yanqui”. Con su mirada de analista e intérprete de lo social nos pone un espejo para reflejarnos en las realidades, distintas pero ya no distantes, de México y Estados Unidos. (Leer más)
Frente a Trump
No será en la unidad sino en la diversidad activa, visible e inteligente que podremos realizar las alianzas para minimizar el daño provocado por Trump.
Por Guido Lara
14 de febrero, 2017
Comparte

Más allá de marchas fallidas o exitosas es importante que no solo el gobierno, sino los empresarios y sus asociaciones, los trabajadores y lo que queda de sus sindicatos, los intelectuales, los medios de comunicación, las diversas organizaciones de la sociedad civil, los mexicanos en Estados Unidos con papeles, visas o sin ellas estemos atentos y proactivos para defendernos de los embates claramente antimexicanos que el nuevo Presidente de Estados Unidos y sus aliados llevan y llevarán a cabo en nuestra contra.

En el gen mexicano pareciera estar codificado que necesitamos línea o que nos den una estrategia para movernos. No es momento de esperar sino de actuar y los criterios para la eficacia son sencillos.

I. Esto no se trata de Estados Unidos contra México ni viceversa

Lo primero que debemos entender es que esto no se trata de mexicanos contra estadounidenses, de una nación frente a otra. Sino que se trata de un embate contra la apertura, la globalización, el libre comercio y la inmigración. Aquí México y los mexicanos somos concebidos como la primera ficha del domino en un proyecto muy ambicioso de vuelta a los viejos nacionalismos y a purezas étnicas que parecían ya condenadas al olvido (eso y no otra cosa es el proyecto de America First). Nada sería más útil para este proyecto que las reacciones nacionalistas indiscriminadas. Por eso será útil ser selectivos en cualquier actividad de boicot, desquite o represalias políticas o económicas para que sean dirigidas quirúrgicamente a quienes nos están atacando y no a nuestros amigos, contra partes o aliados dentro de los Estados Unidos.

II. Poner al mundo a nuestro favor

Hoy se habla mucho de resistencia. México y los mexicanos somos la primera línea de defensa en el tablero internacional. Una posición digna, clara, astuta y diplomáticamente muy activa (no solo del gobierno sino de todos) nos puede atraer simpatías de la gran mayoría de las naciones y personas del mundo. Contra lo que algunos opinan, es un momento clave para fortalecer la imagen de nuestro país al enfrentar el reto con altura de miras, con dignidad, inteligencia, organización y activismo económico, políticos y social. Esto no implica dejar de reconocer nuestros evidentes problemas en materia de impunidad, corrupción, inseguridad, debilidad económica y exclusión social, al contrario, hay que aprovechar la amenaza externa como catalizador para nuestras soluciones internas.

III. No hay chapulines colorados ni salvadores únicos

Ante la indefensión y la amenaza inminente mal haríamos si nos preguntáramos ¿y ahora quien podrá defendernos? Y fincáramos nuestra esperanza en algún Chapulín Colorado de cualquier signo (Ni Peña, ni Videgaray, Ni López Obrador, Ni Kushner, Ni Sanders o Warren o Super Obama). No será en la unidad sino en una diversidad muy activa, visible e inteligente que podremos realizar las alianzas y emprender las conversaciones necesarias para minimizar el daño y al mismo tiempo convertir en oportunidades los conflictos que se vienen en materia de libre comercio e inmigración.

IV. Este ajedrez tiene su principal tablero en Estados Unidos

Pero antes del tablero internacional está el tablero nacional dentro de los Estados Unidos. La primera gran contienda se está dando en múltiples frentes de la nación vecina. Hay que estar conscientes del gran poder acumulado por Trump y sus aliados (Presidencia, mayorías en Senado y cámara de representantes, dos tercios de los estados, Suprema Corte de Justicia pronto inclinada hacia lo conservador, actores económicos atraídos por promesas de baja de impuestos y desregulaciones, etc.), también es importante entender que enfrenta un sin fin de resistencias de todos colores y sabores. La clave aquí es que cada quien desde su trinchera haga todo para apuntalar las diversas y relevantes posiciones que se oponen a una agenda tan destructiva y nociva para todos.

Estos famosos balances y contrapesos se encuentran en múltiples lados – ya vimos uno concreto y claro al ver como un panel de jueces le echó para atrás el travel ban-. Hay resistencia en la misma Casa Blanca, en las diversas áreas de la administración, en la mayoría de los alcaldes de grandes ciudades, en la oposición demócrata, en casi todos los principales medios de comunicación, en sectores amplios del poder judicial, en sectores claves de la economía con voces de gran influencia como Silicón Valley o Hollywood y algo muy importante en los mismos ciudadanos de origen mexicano y latino que en su gran mayoría están en pie de lucha y organización política.

Dentro de Estados Unidos, México, los mexicanos, los mexican americans tenemos muchos amigos, aliados y socios con los que compartimos vínculos de diversa índole (de sangre, familiares, culturales, históricos, comerciales, políticos y axiológicos) que debemos reforzar y cultivar con esmero y dedicación. Hay que hablar con ellos, hay que hacer cosas juntos, hay que organizarnos para multiplicar los frentes comunes.

V. Solidaridad plena y total con los migrantes indocumentados

Ante nuestros ojos se están dando las primeras acciones inhumanas a costa de migrantes indocumentados que están siendo deportados o atemorizados hasta la médula. Es un momento fundamental de exigencia al gobierno mexicano para redoblar esfuerzos en la atención consular, en atraer recursos financieros y de asistencia jurídica, en mostrar indignación con micrófonos y cámaras abiertas. A los que nos manden debemos recibirlos con los brazos abiertos, con absoluta empatía y con soluciones concretas de educación y empleo para abrir caminos a personas que están viendo rotas a sus familias y truncadas sus esperanzas. Ellos y ellas necesitan un acompañamiento constante y sensible a lo largo de la dura jornada que inician. Primero hay que hacer todo para que no los regresen, pues es su decisión buscarse la vida allá y si esta batalla se ha perdido lo que sigue es hacerlos sentir bien aquí, cuidarlos y abrirles el corazón de una tierra que los expulsó pero que ahora consciente de su insensibilidad pasada los recibe ahora con simpatía y empatía.

 

@guidolara

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.