Hoy voy a cambiar ¡me cae! - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mente Social
Por Guido Lara
Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de I... Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de Investigación Social por la Universidad Complutense de Madrid y comunicólogo de la Ibero. Ha asesorado campañas presidenciales, diseño de políticas públicas, modelos de negocio, construcción de marcas y mensajes publicitarios. Experto en consultoría basada en insights para generar soluciones de mercadotecnia, branding y comunicación. A caballo entre la capital del imperio azteca y la capital del imperio “yanqui”. Con su mirada de analista e intérprete de lo social nos pone un espejo para reflejarnos en las realidades, distintas pero ya no distantes, de México y Estados Unidos. (Leer más)
Hoy voy a cambiar ¡me cae!
Se le atribuye a Tolstoi una frase contundente: “Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”. Estoy de acuerdo. Hay que empezar por uno e ir buscando que la buena vibra y la correcta actitud se vaya expandiendo como ondas en un lago. Dicho lo cual, ahí les van mis propósitos para cambiar las taras mentales que tanto daño nos hacen como personas y como sociedad.
Por Guido Lara
8 de enero, 2014
Comparte

Hoy voy a cambiar
revisar bien mis maletas
y sacar mis sentimientos
y resentimientos todos
hacer limpieza al armario
borrar rencores de antaño

(Cantar esto en la función dos millones del musical Mentiras, gran éxito de mis amigos de Ocesa)

 

Hay que apurarse.

Para muchos esta semana es la primera y última del año en la que los propósitos de año nuevo tienen cierta vigencia.

La humanidad se divide en dos: los que hacen su lista de propósitos y los que no. ¿Tú en qué lado de la luna habitas?

A primera vista, pareciera que pertenecer a uno u otro no hace gran diferencia, quizá lo único que cambie es que quienes hacen su lista tendrán un resultado: ganan o pierden. Los que no la hacen salen tablas, pase lo que pase.

Como en los puntos que se reparten en el pambolero “juego del hombre”, el que gana merece tres puntos y el que empata uno (este cambio en la puntuación modificó de raíz un sistema que incentivaba el catenaccio, el juego ratonero y el premio a no perder, lo siento Mr. Trelles).

Por eso creo que hacer una lista de propósitos te da al menos la posibilidad de sumar y escalar en la tabla.

El año pasado en este blog desarrolle una serie llamada “11 Reformas estructurales de nuestra Mente Social” que te invito a revisar con sana curiosidad, o si quieres con morbo, para ver cómo aunque el Congreso pasó bastantes de las reformas buscadas, como sociedad no avanzamos al mismo ritmo.

Se le atribuye a Tolstoi una frase contundente: “Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”. Estoy de acuerdo. Hay que empezar por uno e ir buscando que la buena vibra y la correcta actitud se vaya expandiendo como ondas en un lago.

Dicho lo cual, ahí les van mis propósitos para cambiar las taras mentales que tanto daño nos hacen como personas y como sociedad.

1. Cuando algo salga mal, dejaré de usar el dedo flamígero para señalar fulminantemente que la culpa es siempre de alguien más, que todos son pendejos, menos yo. En cambio, usaré el dedo para sacarme un moco y antes de embarrárselo al de junto, me lo comeré y al paladearlo analizaré correctamente lo que pasó y, siempre como primer paso, asumiré mi responsabilidad en el proceso.

2. Sólo le pido a León Gieco que el dolor no me sea indiferente, que la reseca muerta no me encuentre vacío y solo, sin haber hecho lo suficiente. Le voy a dar matanga al reflejo de actuar como un zombie, como ese muerto viviente ante las ilusiones y/o sufrimientos de lo que me rodea.

3. Aunque sea imposible dejar de alimentarse de ideas y juicios preconcebidos, le aplicaré una buena dieta para que sean los menos. No me tragaré sin más ideas ajenas y menos consignas dogmáticas. Seguir leyendo, seguir averiguando, seguir aprendiendo.

4. Sin convertirme en un minijuececito detestable -aquel que sólo juzga y da veredictos cotidianos- dejaré la otra banda: la de los multiplicadores de la impunidad, aquella donde se colocan quienes no exigen premios ni castigos para nadie. No dejar pasar las jaladas ni tampoco dejar de celebrar los logros ajenos.

5. No sacarle al parche a las emociones y los desencuentros interpersonales. Dejar atrás el lema nacional de “si no puedes con la realidad: ¡evádela!” Entrarle a las batallas de los sentimientos y dar la cara a los conflictos que valen la pena. Bajarle a la salida fácil de la anestesia –no siento nada- o a la del capotazo torero –olé, le doy la vuelta con bromas o sarcasmos.

6. Bucear y diluir en el inconsciente las discriminaciones aprendidas culturalmente contra los indígenas, los homosexuales, los pobres, las mujeres, el personal de servicio (meseros, empleadas domésticas, cajeros, burócratas). Aquí se incluye la muy “cool” discriminación a los Godínez – la mayoría, gente que se para a trabajar, se pone la incómoda corbata y hace su meritoria lucha.

7. Echar la hueva y disfrutarlo a plenitud, pero no hacerlo una constante que afecte el desarrollo y formación de la salud, la figura, la carrera profesional, la red de afectos. No pain no gain aplica a todo y para todo.

8. Trascender las ocurrencias ingeniosas y dar paso a un metódico aterrizaje de ideas y soluciones. Sólo así se crean cosas que duran y valen la pena.

9. Sincronizar mi reloj vital en un hibrido budista – prusiano. Por un lado, atención y concentración en el presente, pero nunca abdicar del rigor y compromiso con el largo plazo. Vivir plenamente el presente sin contradecir la planificación que permitirá irlo mejorando,orgánicamente, entre todos.

10. Menos gorditas de chicharrón prensado y más jugo verde.

 

@guidolara

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts