Rayuela vs Genomma Lab - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mente Social
Por Guido Lara
Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de I... Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de Investigación Social por la Universidad Complutense de Madrid y comunicólogo de la Ibero. Ha asesorado campañas presidenciales, diseño de políticas públicas, modelos de negocio, construcción de marcas y mensajes publicitarios. Experto en consultoría basada en insights para generar soluciones de mercadotecnia, branding y comunicación. A caballo entre la capital del imperio azteca y la capital del imperio “yanqui”. Con su mirada de analista e intérprete de lo social nos pone un espejo para reflejarnos en las realidades, distintas pero ya no distantes, de México y Estados Unidos. (Leer más)
Rayuela vs Genomma Lab
Cortázar crea un mundo abierto, donde nada es definitivo y todo es redefinible. Por eso Rayuela es un libro que atenta contra cualquier dogmatismo de izquierda, de centro o derecha. Es un suave enemigo de los totalitarismos cotidianos.
Por Guido Lara
24 de julio, 2013
Comparte

Va un texto prescindible de una novela imprescindible: Rayuela. Celebramos su cumpleañero medio siglo y vemos como nos sigue abriendo caminos para jugar, liberarnos y crear. A tu salud Julio. No hay remedios mágicos para la eterna juventud –lo siento Genomma.

Escribo esto por el gusto y para invitarlos a leerla o releerla. “Recetarse” Rayuela es mejor para los que prefieren la homeopatía que la alopatía. La solución mágica no viene de fuera.

Las nuevas generaciones viven el hipertexto, las entradas y salidas de los contenidos como algo natural, lo cual no pasaba en el anquilosado Occidente previo a los años sesenta. La estructura abierta, lúdica, juguetona de Rayuela prefiguró corrientes que hoy vivimos intensamente en la dinámica de las redes sociales y muy especialmente en el arte, el mercado, los medios y la política, donde cada vez las personas ganan más espacio como co-creadores.

Capítulo 79: “(…) como todas las criaturas de elección de Occidente, la novela se contenta con un orden cerrado. Resueltamente en contra, buscar aquí también la apertura y para eso cortar de raíz toda construcción sistemática de caracteres y situaciones”.

Hoy vivimos la explosión de las narrativas donde para fortuna de la libertad y la creatividad el concepto Receptor sufre una aguda crisis. Gracias a las posibilidades de Facebook, Twiter, Instagram y demás plataformas o aplicaciones que facilitan y potencian la creación e intercambio de textos e imágenes, la realidad cotidiana se vive más como un universo cortazariano.

Capítulo 109: “ En alguna parte Morelli procuraba justificar sus incoherencias narrativas, sosteniendo que la vida de los otros, tal como nos llega en la llamada realidad, no es cine sino fotografía, es decir que no podemos aprehender la acción sino tan sólo sus fragmentos eleáticamente recortados (…) dar coherencia a la serie de fotos para que pasara a ser cine (como le hubiera gustado enormemente al lector-hembra) significaba rellenar con literatura, hipótesis e invenciones los hiatos entre una y otra”.

Rayuela es una casa abierta con muchas puertas y ventanas, pocos sótanos y muchas terrazas. Al rechazar sistemáticamente la edificación de una casa convencional nos pone en una posición donde sólo nos queda o rechazarla o asumir la aventura de nuestra libertad. Este libro es un texto concebido para movernos, activarnos, sacudirnos, hacernos sentir y pensar de dentro hacia afuera.

Capítulo 99: “(…) el verdadero y único personaje que me interesa es el lector”.

Ya Roland Barthes ha demostrado que la consolidación de un lenguaje únicamente sirve a un poder determinado. Por eso está al servicio de la libertad el proyecto de empoderar al lector como un activo resignificador y co-creador de sentidos, lo que necesariamente debilita cualquier estrategia de dominio y control. Rayuela es una bomba contra la unificación y el esclerosamiento.

Capítulo 19: “La cuestión de la unidad le preocupaba por lo fácil que le parecía caer en las peores trampas. En sus tiempos de estudiante, por la calle Viamonte y por el año treinta, había comprobado con (primero) sorpresa y (después) ironía que montones de tipos se instalaban confortablemente en una supuesta unidad de la persona que no pasaba de una unidad lingüística y un prematuro esclerosamiento del carácter. Esa gente se montaba un sistema de principios jamás refrendados entrañablemente, y que no eran más que una cesión a la palabra, a la noción verbal de fuerzas y repulsas y atracciones avasalladoramente desalojadas y sustituidas por su correlato verbal. Y así el deber, lo moral, lo inmoral, lo amoral, la justicia, (…) las esposas, las novias y las amigas, (…) el arte abstracto y la batalla de caseros pasaban a ser como dientes o pelos, algo aceptado y fatalmente incorporado, algo que no se vive ni se analiza porque es así, y nos integra completamente y robustece. La violación del hombre por la palabra, la soberbia venganza del verbo contra su padre…”.

Cortázar crea un mundo abierto, donde nada es definitivo y todo es redefinible. Por eso es un libro que atenta contra cualquier dogmatismo de izquierda, de centro o derecha. Es un suave enemigo de los totalitarismos cotidianos.

Capítulo 3: “Como si la especie velara en el individuo para no dejarlo avanzar demasiado por el camino de la tolerancia, la duda inteligente, el vaivén sentimental.  En un punto dado nacía el callo, la esclerosis, la definición: o negro o blanco, radical o conservador, homosexual o heterosexual, figurativo o abstracto, San Lorenzo o Boca Juniors, carne o verduras, los negocios o la poesía”.

Cortázar pensaba que Rayuela conectaría más con lectores adultos, especialmente con aquellos inmersos en una “midlife crisis”, para él fue una grata sorpresa descubrir que su texto emocionaba a muchísimos jóvenes.  No es necesario esperar a irse secando para iniciar una vida plena de imaginación, creatividad y experimentación de caminos nuevos. No sólo es bueno para los adultos deshacerse de corsés impuestos, quizá sea mejor iniciar desde joven y no ponérselos de saque, para desde el arranque vivir a la medida de tus ilusiones, compromisos y pasiones.

Uno de los temas recurrentes del texto es la crítica del lenguaje como una cárcel, como un corsé que  delimita y castra. Jesús Ibáñez, el gran sociólogo español, nos ha enseñado que la sociedad es una realidad que habla y la forma en que el lenguaje nos dice lo que es bueno y malo, los dictados y las interdicciones, los caminos posibles e imposibles. Subvertir el lenguaje es indispensable para transformar la realidad.

Capítulo 99: “(…) si seguimos utilizando el lenguaje en su clave corriente, con sus finalidades corrientes, nos moriremos sin haber sabido el verdadero nombre del día. Es casi tonto repetir que nos venden la vida, como decía Lowry, que nos la dan prefabricada”.

Cincuenta años de Rolling Stones, cincuenta años de Rayuela, apuntan a que el elixir de la eterna juventud no se anuncia en la tele ni se compra en establecimientos de prestigio, la clave está en abrir las puertas, dejar entrar el aire fresco y ponerte a jugar, sentir, pensar y rocanrolear.

 

@guidolara

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts