Respétame hijo de la chin… - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mente Social
Por Guido Lara
Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de I... Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de Investigación Social por la Universidad Complutense de Madrid y comunicólogo de la Ibero. Ha asesorado campañas presidenciales, diseño de políticas públicas, modelos de negocio, construcción de marcas y mensajes publicitarios. Experto en consultoría basada en insights para generar soluciones de mercadotecnia, branding y comunicación. A caballo entre la capital del imperio azteca y la capital del imperio “yanqui”. Con su mirada de analista e intérprete de lo social nos pone un espejo para reflejarnos en las realidades, distintas pero ya no distantes, de México y Estados Unidos. (Leer más)
Respétame hijo de la chin…
Para transformarnos como sociedad ya no podemos sólo convocar a que cada quien se comporte de manera respetuosa con los otros, también debemos exigir respeto a los demás.
Por Guido Lara
24 de abril, 2013
Comparte

No respetar nada ni a nadie es una característica predominante en nuestra Mente Social. Es una manifestación rotunda de que los sentimientos, derechos y aspiraciones de “los otros” suelen importarnos tres toneladas de chilaquil.

La palabra respeto puede ser tramposa o al menos ambivalente. El respeto puede servir tanto para reforzar el statu quo como para cambiar la realidad. Desde un perspectiva de cambio hay que señalar que dinamitar nuestras agudas tendencias prepotentes e irrespetuosas es la Sexta Reforma Estructural de nuestra Mente Social.

Hay respeto de “derechas”: aquel que busca que se respeten las jerarquías familiares, gubernamentales, religiosas, educativas, por el sólo hecho de serlo. Su fundamento radica en un argumento de autoridad, busca la aceptación de la asimetría. Su meta es el control. Se condesa en la frase “no seas igualado”.

Hay respeto de” izquierdas”: aquel que busca que se respete la dignidad del otro, especialmente de los grupos sociales subordinados en la jerarquía social: los pobres, los empleados, los niños, las mujeres, los homosexuales. Su fundamento radica en un argumento de equidad, busca la defensa de la simetría. Su meta es la igualación. Se condensa en la frase “los otros somos también nosotros”.

El Prepotente (el que a nadie respeta y a todos exige “que lo respeten”)

El peor Frankenstein de nuestros personajes idiosincráticos es la figura del prepotente. Aquel que no respeta a ninguna persona ni ninguna norma. Que pisotea los derechos de los demás y como corolario se ufana de ello.

En general, las elites mexicanas dan asco por su alta concentración de prepotencia en la sangre. Desde la etiquetación de “nacos, jodidos, indios, gata, muertos de hambre, asalariados o simplemente pinches putos”; hasta su sistemático maltrato a toda persona que coloquen por debajo de su “imaginaria” superioridad.

La discriminación es una gran falta de respeto por el débil, a quien se busca aplastar y hundir en su condición de sumisión y vulnerabilidad. El racismo, el clasismo, el machismo y ahora el bullying están demasiado presentes en nuestra vida cotidiana. Sólo en tiempos recientes hemos comenzado a sancionar socialmente a los casos extremos como ha sucedido con las “Ladys de Polanco” o el “Gentlemen de las Lomas”. Pero no basta con esto, hay que ir mucho más allá y empezar por nuestra propia casa y oficina.

Como ya lo hemos señalado, la Escuela de Palo Alto -sede del Mental Research Institute en California – ha puesto un gran énfasis en los aspectos pragmáticos de la comunicación, en detonar cambios al modificar los marcos perceptuales al ensayar acciones novedosas y soluciones inesperadas. La onda es reestructurar haciendo las cosas de una manera diferente. Una hipótesis de transformación radica en ya no sólo convocar a la gente a que cada quien se comporte de manera respetuosa con los otros sino que también exija respeto a los demás.

Al exigir respeto, el asunto trasciende la esfera individual (aquella de “como Bora, yo respeto”) para vincularse con la esfera social.

No meterse en la cola pero también sacar al que intente meterse. No estacionarse en el lugar reservado para discapacitados y no dejar que nadie lo haga. No cotorrear en el cine y callar a los de atrás. No menospreciar a la sirvienta ni dejar que tus amigas lo hagan. Aceptar a tus cuates homosexuales y no dejar que nadie los rechace por serlo. En lugar de sumarnos a la cobardía del bullying desde el silencio o la acción, enfrentarnos a ella. Tratar con dignidad a tu subalterno y exigirlo a sus compañeros. Exterminar a ese pesero que casi todos llevamos dentro. Dejar atrás el deporte nacional de hablar mal del ausente y de hacer de los defectos de los amigos la botana que nutre nuestra autocomplacencia y mediocridad. Y así un infinito etcétera.

Respetar el Ser, el Tiempo y el Espacio

No es el título de una obra póstuma de Heidegger, simplemente son dimensiones de aplicación de un Respeto que sirva como sustancia cohesiva para ir reconstituyendo nuestro desgarrado tejido social.

Hacemos siempre lo que nos da la regalada gana, no respetamos a nadie

Ser respetado por lo que uno es, siente y piensa es la piedra básica de una sociedad libre y abierta. El límite ya lo marcó Benito Juárez en su frase más recordada “entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”. Evitemos una lectura peligrosa de esta perspectiva, aquella que implica que cada quien haga de su vida un papalote y que nadie debe intervenir en ella.

Aquí tenemos una buena noticia y una mala noticia para las figuras de autoridad. La buena: Señores patrones, gobernantes, policías, maestros, curas, padres de familia tendremos una sociedad mejor si ustedes son respetados. La mala: este respeto sólo podrá emanar de sus acciones y que lleven a cabo sus funciones de manera ejemplar. En estos días, el respeto por default no jala ni se restaura por decreto. El respeto hay que ganárselo, como por ejemplo se lo ha ganado la policía de Boston.

“En los estacionamientos es clásico que al que le toca junto a ti, se te pega totalmente y ya no cabes… vivimos en la guerra por los centímetros.”

Respetemos el espacio de los demás, firmemos un armisticio en la guerra por los centímetros. Lo agradecerán nuestras encimadas aglomeraciones urbanas, el caos vial, la estética del paisaje, los pocos espacios verdes que dejamos vivos.

“Cuando algo urge es porque en el 95% de las ocasiones se le olvidó a alguien… eso sí refleja la falta de disciplina de haberlo preparado con tiempo” 

Respetemos el tiempo de los demás, acabemos con el sabotaje del reloj y las agendas ajenas. Lo agradecerán nuestras actividades laborales y de recreación. Reconquistemos la productividad y el tiempo libre para ir al cine o a pasear. No metamos en apuros a los colegas ni reclamemos urgencias porque dejamos para mañana lo que pudimos hacer hoy y nosotros no pidamos para hoy lo que puede ser para mañana.

Respetar a los débiles y exigir respeto a los poderosos es la Sexta Reforma estructural de nuestra Mente social. 



Las lexias de este texto y de toda la serie “11 Reformas estructurales de nuestra Mente Social” provienen de grupos de discusión realizados para elaborar la ponencia presentada en el Congreso AMAI 2012. Agradezco la participación generosa de Luis Woldenberg, Rubén Jara, Francisco Abundis, Ricardo Barrueta, Javier Alagón, Toño Turueño, Paloma Altolaguirre, Erika Puente, Mireia Ginebra, Beatriz Juárez Hagen, Eduardo Pérez, Armando Pichardo y Claudio Flores Thomas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts