Doctor teleprompter manda noticias para México - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mente Social
Por Guido Lara
Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de I... Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de Investigación Social por la Universidad Complutense de Madrid y comunicólogo de la Ibero. Ha asesorado campañas presidenciales, diseño de políticas públicas, modelos de negocio, construcción de marcas y mensajes publicitarios. Experto en consultoría basada en insights para generar soluciones de mercadotecnia, branding y comunicación. A caballo entre la capital del imperio azteca y la capital del imperio “yanqui”. Con su mirada de analista e intérprete de lo social nos pone un espejo para reflejarnos en las realidades, distintas pero ya no distantes, de México y Estados Unidos. (Leer más)
Doctor teleprompter manda noticias para México
En la era de la economía de la atención, ni duda cabe que la estrella de la telerrealidad ha llevado su espectáculo al principal escenario global “a tuitazo limpio”.
Por Guido Lara
1 de febrero, 2018
Comparte

23 millones de estadounidenses sintonizaron sus televisores para ver al presidente Trump leer en la pantalla de su Teleprompter el discurso que le prepararon sus escritores y asesores. Muchos más lo verán en otros dispositivos y otros lo harán en el momento que lo deseen tras haberlo grabado en sus videocaseteras. Sin contar los millones que lo vieron en todo el mundo. Un público amplio pues.

Todos sabemos que el Doctor Teleprompter no es el mismo que Míster Twitter. Y que este último personaje es el que verdaderamente domina la personalidad y las pulsiones del Presidente de Estados Unidos. Dicho lo cual habrá que estar atento a los próximos golpes de efecto que tendrán a todo mundo hablando y reaccionando. En la era de la economía de la atención ni duda cabe que la estrella de la telerrealidad ha llevado su espectáculo al principal escenario global “a tuitazo limpio”.

Teniendo claro que Mr. Twitter se acabará imponiendo sobre Dr. Teleprompter, el discurso sobre el estado de la unión manda claras señales de interés para México y esos “Mexican Americans” mundialmente conocidos como Dreamers (80% son de origen mexicano).

Nafta vive y tiene todo para seguir

El Tratado no recibió amenazas de peligro inminente sino simplemente una señal muy clara de que será indispensable mostrar una o más cabelleras comerciales para este Custer del siglo XXI. Con brindar a su base determinados beneficios arrancados a la mala será suficiente para que el tratado continúe. Es imaginable que los esfuerzos se concentren en la industria automotriz, donde se buscará que actuales empleos en ciudades mexicanas se trasladen a los estados del Rustbelt (Pennsylvania, Michigan, Wisconsin, Indiana, Ohio) que fueron esenciales para la campanada electoral de Trump.

Dreamers en el corazón del debate

Una solución al angustioso y desgastante problema está al alcance, es posible. Es humillante y triste que estén siendo usados como moneda de cambio para avanzar una agenda restrictiva en materia de inmigración, pero a la vez es alentador que estos jóvenes tengan un horizonte viable para permanecer en el país donde han crecido, se han educado y trabajado. Destaca el triunfo cultural y conceptual de los dreamers, quienes son una generación que puede cambiar el rostro a los Estados Unidos y por lo tanto al mundo. El lapso de 12 años propuestos para darles ciudadanía busca evitar que se conviertan automáticamente en votos demócratas, haciéndolo así pareciera que los republicanos tienen la expectativa que en más de una década borren sus raíces y su origen. Solo el tiempo dará esta respuesta.

El Muro va

Nunca en la historia de la humanidad una edificación tan inútil y a la vez tan simbólica había sido concebida. Presupuesto descomunal para construir algo tan evidentemente ineficiente desde una perspectiva práctica, pero tan significativo y relevante desde una perspectiva simbólica.

El autor de “The art of the deal” propone el siguiente arreglo: 25 mil millones de dólares a cambio de un camino a la ciudadanía para 1.8 millones de dreamers (si Pitágoras no miente de a $14 mil dólares por choya).

El muro de Trump será un mausoleo al intento de cancelar o al menos ralentizar el imparable proceso de globalización e integración mundial. Como en la canción de Sabina “Hoy tiene un adoquí­n, en su despacho, del muro de Berlí­n”, en alguna década por venir el muro se destruirá y habrá que coleccionar algún buen grafiti plasmado en el tentador lienzo ofrecido a la creatividad de nuestros artistas plásticos.

Como ha dicho Adriana Arizpe, el Muro ya está y ya lo estamos pagando los mexicanos (no con dinero sino con angustia, incertidumbre, humillación e impotencia). Ese muro mental, lo seguiremos pagando con esas monedas.

No quiere familias a la mexicana, quiere familias a la gringa

Hoy existe un proceso migratorio donde un ciudadano estadounidense puede atraer a ese país, no solo a la familia nuclear ([email protected] e [email protected]) sino también a su familia ampliada ([email protected] y padres). Al actual proceso de negociación con los demócratas, Trump ha añadido un serrucho para romper lo que ha llamado “migración en cadena”. No hay mejor forma de convertir a un mexicano en estadounidense que robarle la comida de los domingos (adiós al mole y las carnitas para tantos) y catafixiarla por un desabrido encuentro anual en la tercera semana de noviembre (bienvenido un pavo seco con mermelada de cranberries para unos cuantos) y en lugar de cruda un Black Friday. Trastocar el concepto de familia que tenemos los mexicanos va a la raíz de lo que hemos sido, somos y seremos, sean donde sea que vivamos.

Latinos buenos contra Latinos malos

Para que la cuña apriete tiene que ser del mismo palo. En esta ocasión el Dr. Teleprompter, gran experto en generar confrontaciones, amarrar navajas y tripular el caos ha apuntado su mira telescópica (en Twitter usará armas de asalto y granadas) hacia sus actuales villanos favoritos: los miembros de la Mara Salvatrucha -mejor conocida en Estados Unidos como M-13.

Los códigos estéticos, los tatuajes, la parafernalia de los saludos y la innegable presencia aterrorizadora de los miembros de esta pandilla son un potente condensado semiótico de ese “otro” al que hay que rechazar y expulsar.

Ya sea como víctimas en el caso de Evelyn Rodriguez, Freddy Cuevas, Elizabeth Alvarado, Kayla Cuevas o como héroes en el caso de Celestino Martínez C.J. el agente especial del ICE (la “migra”) estos seres humanos con apellidos latinos son contrapuestos contra el espantajo elegido para asustar al electorado. Presentados a la nación en horario estelar y ovacionados de pie por el presidente y toda la élite política en el capitolio, son usados para subrayar una postura que divide a los latinos buenos de los malos (recordemos que en noviembre son las elecciones de medio término).

Como la ha señalado el connotado analista Mario Margolis, el del pasado martes es el primer discurso relevante en la era Trump donde las palabras México o mexicans están ausentes. No es algo menor que su piñata favorita no haya sido vapuleada. Aunque las menciones literales no afloraron, los temas relevantes para México estuvieron en el corazón del discurso que leyó.

Toca el turno a Mr. Twitter … agárrense.

 

@guidolara

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.