close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mente Social
Por Guido Lara
Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de I... Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de Investigación Social por la Universidad Complutense de Madrid y comunicólogo de la Ibero. Ha asesorado campañas presidenciales, diseño de políticas públicas, modelos de negocio, construcción de marcas y mensajes publicitarios. Experto en consultoría basada en insights para generar soluciones de mercadotecnia, branding y comunicación. A caballo entre la capital del imperio azteca y la capital del imperio “yanqui”. Con su mirada de analista e intérprete de lo social nos pone un espejo para reflejarnos en las realidades, distintas pero ya no distantes, de México y Estados Unidos. (Leer más)
Terrorismo contra mexicanos en El Paso
Durante muchos años la sociedad estadunidense había logrado arrinconar al racismo y a los supremacistas blancos en posiciones subterráneas y en los márgenes de la vida pública. Eso fue antes de que Trump y el activismo de la cadena de noticias FOX.
Por Guido Lara
7 de agosto, 2019
Comparte

Jordan y Andre Anchondo -24 y 23 años- ponen su cuerpo como escudo y reciben las balas del terrorista, y así logran proteger a su bebito Paul de solo dos meses. Ellos son dos de los veintidós muertos que cayeron abatidos por las ráfagas de un joven terrorista supremacista blanco en un Walmart de El Paso Texas.

Tragedia sufrida por personas inocentes y sencillas. ¿Hay algo más sencillo e inocente que ir a un súper a comprar cosas para la fiesta de tu hija mayor que ese día cumple 6 años? Es profundamente triste e indignante.

Los tiroteos masivos en Estados Unidos son cosa de todos los días. No es una figura de lenguaje, es una realidad estadística. En el primer semestre de 2019 el conteo oficial es de 1.2 tiroteos masivos diarios (más de uno cada 24 horas).

No nos vayamos con la finta, el atentado en El Paso no es uno más de esos tiroteos masivos. Lamentablemente, es un acto terrorista contra la población hispana –mexicana– en los Estados Unidos.

Es vital entender las causas profundas de este deleznable atentado y, a la vez, desmitificar explicaciones falsas que solo desvían la atención.

Durante muchos años la sociedad estadounidense había logrado arrinconar al racismo y a los supremacistas blancos en posiciones subterráneas y en los márgenes de la vida pública. Eso fue antes de que Trump y el activismo de la cadena de noticias FOX les “sacara el chamuco”.

Desde el día uno, Trump apostó al racismo contra los mexicanos como primer paso de su campaña electoral y tiempo después ganó la Presidencia.

Trump ha sido sistemáticamente racista contra todo aquel que no sea blanco. “Build the Wall” fue su canto de batalla. Reiteradamente ha hablado de detener la “invasión” que supuestamente está sufriendo su país.

Cotidianamente agarra parejo contra musulmanes, negros, hispanos y cualquier otro segmento poblacional que no sea blanco y de origen europeo.

El manifiesto publicado por el terrorista que atacó El Paso habla de detener la “invasión hispana” en Texas, un concepto impulsado por Trump tanto en sus discursos como en su propia campaña de reelección, que ha contratado y pagado más de dos mil post en Facebook hablando contra esta “invasión”.

No es cosa menor que el hombre más poderoso del mundo sea abiertamente racista y que nadie le crea, ni sus más fieles seguidores, cuando hipócritamente denuncia al supremacismo blanco al mal leer un teleprompter.

El racismo de Trump tiene muchos aliados, pero quizá el más poderoso es la cadena de noticias Fox, la más vista en Estados Unidos, por encima de CNN y MSNBC, la cual no deja de hablar contra los “ilegales”, los migrantes, las caravanas de centroamericanos, las pandillas, las maras y todo lo que sirva para generar miedo y resentimiento entre la población blanca.

Las principales causas del acto terrorista contra la comunidad hispana de El Paso son las siguientes:

  • Trump usa un discurso racista y supremacista blanco con fines políticos y electorales para prender a su base.
  • Trump ha atacado a los migrantes mexicanos y centroamericanos con toda la fuerza de su retórica y con acciones concretas que arrinconan, humillan y aterrorizan a la gente.
  • Fox, la principal cadena de noticias, cuenta con conductores y analistas abiertamente racistas, pro-armas y enemigos de los migrantes.
  • El supremacismo blanco salió de la oscuridad y la marginalidad para ponerse en el centro y a plena luz en la conversación pública de los Estados Unidos.
  • Si el atentado es cometido por un blanco no se habla de terrorismo, aunque lo sea.
  • Las leyes existentes están hechas para combatir el terrorismo internacional, especialmente el islámico, no están hechas para monitorear y castigar a los terroristas locales. Los fiscales no tienen de su lado la posibilidad de monitorear y hacer escuchas, ni tampoco presentar cargos por terrorismo.
  • Los terroristas blancos, como toda persona en Estados Unidos, tienen un acceso fácil e inmediato a armas de asalto y combate.
  • La Asociación Nacional del Rifle bloquea todo esfuerzo para mejorar las leyes de portación de armas. Lo hacen gracias a su influencia política (con senadores y representantes) y social (enorme penetración entre los defensores de la segunda enmienda que habla del derecho a portar armas).

En síntesis: la combinación letal y explosiva ha mezclado, por un lado, la retórica racista de un presidente y una cadena de noticias, por el otro, malas leyes para combatir el terrorismo local y cero limitaciones para hacerse de armas de asalto y combate.

Esas son las causas y no los mitos siguientes:

  • No hay invasión hispana a Texas. En su origen Texas era parte de México, los hispanos llevan igual o más tiempo viviendo allí, que las personas de raza blanca. La presencia hispana es una realidad tan grande que equivale al 40 % de la totalidad de la población del estado de la estrella solitaria. Para dimensionar: hay más hispanos en Texas que mexicanos en el Estado de México (el más poblado del país).
  • Los tiroteos masivos NO son un problema de salud mental. Esto desvía la atención de las verdaderas causas. Si hubiera relación directa entre los problemas de salud mental y los tiroteos los sucesos de multiplicarían por decenas de miles.
  • Tampoco son los videojuegos. A pesar de su innegable contenido violento, no hay correlación entre los crímenes y la práctica de este entretenimiento.
  • Los terroristas blancos no son “lobos solitarios”. Forman parte de una enorme red que se comunica por internet (en foros como 8chan) creando una comunidad donde elevan su sentido de pertenencia y dan cuerda a sus ideas radicalizadas. Así empezó Al Qaeda.
  • Lo sucedido en El Paso no es un caso más de “gun violence”: es un acto terrorista dirigido a sembrar pánico entre los latinos en Estados Unidos.
  • El terrorista condujo su automóvil durante nueve largas horas para atentar contra una ciudad símbolo. El Paso, Texas es renombrada por ser una de las ciudades más seguras de los Estados Unidos no obstante estar situada justamente en la frontera con México. Es la ciudad de nacimiento de Beto O´Rourke, uno de los principales aspirantes presidenciales del partido demócrata. Todo terrorista busca dar significado simbólico a sus atrocidades para atraer la mayor cobertura posible.

En conclusión, cuando una población sufre un atentado terrorista es momento de unirse y actuar políticamente de manera coordinada contra el “odio organizado” y movilizarse para promover cambios a las leyes que se la ponen muy fácil a los terroristas blancos.

@guidolara

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.