Vivir EL día vs. vivir AL día - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Mente Social
Por Guido Lara
Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de I... Guido Lara es Presidente Fundador de LEXIA. Doctor en Teoría de la Comunicación y Métodos de Investigación Social por la Universidad Complutense de Madrid y comunicólogo de la Ibero. Ha asesorado campañas presidenciales, diseño de políticas públicas, modelos de negocio, construcción de marcas y mensajes publicitarios. Experto en consultoría basada en insights para generar soluciones de mercadotecnia, branding y comunicación. A caballo entre la capital del imperio azteca y la capital del imperio “yanqui”. Con su mirada de analista e intérprete de lo social nos pone un espejo para reflejarnos en las realidades, distintas pero ya no distantes, de México y Estados Unidos. (Leer más)
Vivir EL día vs. vivir AL día
¿Por qué los mexicanos seremos tan malos para planear con visión de largo plazo? La máxima “a coger y a chupar que el mundo se va a acabar” no sólo la aplicamos a las chelas y al erotismo, sino que está presente en casi cualquier ocasión donde se busque un beneficio y una ganancia en el presente, sin importar lo que pase después.
Por Guido Lara
15 de mayo, 2013
Comparte

“Es característico de los mexicanos vivir, no a lo mejor para los próximos 5 minutos, pero sí para la próxima semana”

Los mexicanos vivimos casi siempre en el presente continuo. Ese tiempo verbal que bloquea nuestra mirada hacia el porvenir.

Nuestra incapacidad para actuar y planear para el futuro es la Novena Reforma Estructural de Nuestra Mente Social. Llevarla a cabo nos permitirá sentar mejores bases para nuestro desarrollo como personas, familias, comunidades, empresas, municipios, estados y país.

“Vivir el día” es algo muy diferente que “Vivir al día”. Hay que tener cuidado para no irnos con la finta y confundir las implicaciones que trae consigo este sutil juego de palabras. La reestructuración mental de la que hablo no va en contra de vivir el presente con intensidad y concentración. Esto no está peleado con curar la miopía, levantar la mirada, y ver hacia el horizonte.

“Todo mundo está acostumbrado a ver cosas en el corto plazo, y cuando todo es en el corto plazo pues no te dejas de hacer pendejo, porque no necesitas dejar de hacerte pendejo para sobrevivir el corto plazo”

Planear no es pecado, planear tampoco es una enfermedad de los alemanes –o de cualquier otra sociedad exitosa en su desarrollo-, planear con visión de largo plazo es una necesidad para construir mejores ciudades, mejores empresas, mejores instituciones, etc.

No tener visión de largo plazo, no considerar lo que puede suceder no mañana, sino “pasado mañana”, tiene efectos serios y duraderos:

Caos urbano y ciudades aglomeradas; depredación de áreas verdes y recursos naturales; contaminación ambiental; accidentes mortales y muertes evitables; economía débil y fracasos empresariales; baja atracción de capitales e inversionistas; empresas pequeñas y medianas sin capital ni know how; equipos de fútbol que compran al bulto el presente en lugar de cultivar a la estrella del futuro; educación anquilosada y sin calidad; baja productividad y competitividad; explosiones sociales… y un infinito etcétera.

¿Por qué seremos tan malos para planear con visión de largo plazo? ¿Acaso somos budistas de clóset que seguimos las enseñanzas zen de vivir el presente y no prestar atención a las angustias del futuro? ¿Seremos unos grandes románticos dispuestos a hacer de la máxima carpe diem el motor de nuestras vidas?

No, más bien lo que pasa es que tenemos tatuado un sentimiento apocalíptico donde la desconfianza y temor al porvenir nos mueven a arrancarle al presente todo lo que podamos sin tomar en cuenta lo que destruyamos a su paso, dinamitando posibilidades para la construcción de un mejor futuro.

La máxima “a coger y a chupar que el mundo se va a acabar” no sólo la aplicamos a las chelas y al erotismo, sino que está presente en casi cualquier ocasión donde se busque un beneficio y una ganancia en el presente sin importar lo que pase después.

Esa desconsideración e indiferencia por la consecuencia de nuestros actos genera severos riesgos innecesarios y enormes oportunidades tiradas a la basura, solamente por no entender que el mundo no se acaba hoy ni en las próximas tres semanas. Es necesario entender ya de una vez que pensar para “pasado mañana” puede traer consigo grandes beneficios y mejoras para todos.

Vivir con intensidad el presente y planear para construir el futuro no es mutuamente excluyente. Actuar para de día de hoy y para “pasado mañana” es una forma de equilibrar y armonizar nuestra relación con el tiempo. Incorporar el futuro a nuestro presente es un ajuste fundamental en el reloj de nuestra Mente Social.

“Vivir el día” es bueno pues nos da intensidad y plenitud vital, pero “Vivir al día” es el carpe diem del subdesarrollo, la incertidumbre y la inestabilidad. Nada hay más angustiante, doloroso y frustrante que no tener futuro…ni siquiera, en planes.



Las lexias de este texto y de toda la serie “11 Reformas estructurales de nuestra Mente Social” provienen de grupos de discusión realizados para elaborar la ponencia presentada en el Congreso AMAI 2012. Agradezco la participación generosa de Luis Woldenberg, Rubén Jara, Francisco Abundis, Ricardo Barrueta, Javier Alagón, Toño Turueño, Paloma Altolaguirre, Erika Puente, Mireia Ginebra, Beatriz Juárez Hagen, Eduardo Pérez, Armando Pichardo y Claudio Flores Thomas.

Carpe diem viene del latín y significa ‘toma el día’, que quiere decir ‘aprovecha el momento’. Fue acuñada por el poeta romano Horacio (Odas, I, 11) (…) Es una exhortación a no dejar pasar el tiempo que se nos ha brindado y a disfrutar los placeres de la vida dejando a un lado el “incierto futuro”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts