close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
México ¿cómo vamos?
Por México cómo vamos
México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en econ... México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en economía y política pública, cuyo objetivo es definir metas para crecer y generar empleos a través del seguimiento puntual a diversos índices de coyuntura económica. Buscamos aportar a la discusión de los temas más importantes para la agenda del país así como coordinar los esfuerzos realizados por los diferentes actores para maximizar el impacto de las políticas públicas. Estamos convencidos que debatir y dar seguimiento a los temas que se consideran fundamentales para el país contribuirá a lograr el crecimiento y los empleos que todos queremos. (Leer más)
100 días de AMLO: hasta que la realidad llame a la puerta
Los 100 primeros días de gobierno son fundamentales, pero representan apenas el inicio de muchos más que restan del sexenio. Con esta primera aproximación de datos económicos, queda claro que la promesa de crecer al 4 % cada año será una tarea más complicada que lo que se anunciaba en campaña.
Por México cómo vamos
12 de marzo, 2019
Comparte

Por: Ana Gutiérrez (@AnaBee92) y Valeria Mendiola (@ValeMendiola)

El 10 de marzo se cumplieron los primeros 100 días de la administración de Andrés Manuel López Obrador. Los poco más de tres meses transcurridos otorgan una idea inicial de las posturas que el gobierno tomará en diversos temas y del rumbo que la administración seguirá en los próximos seis años.

Las encuestas de aprobación muestran que AMLO tiene una aprobación históricamente alta a 100 días del inicio de su mandato, en contraste con presidentes previos. Según la más reciente encuesta de Consulta Mitofsky, el nivel de aprobación del presidente en los últimos días de febrero 2019 alcanzó 67.1 %. De acuerdo con una encuesta realizada por El Financiero, la aprobación ciudadana es de 78 %. Sin embargo, los indicadores económicos muestran una divergencia entre las expectativas y la realidad.

El alto nivel de aprobación política se refleja en la confianza del consumidor, que ha alcanzado niveles históricamente altos. Los consumidores confían en que tanto su situación económica personal, como la del país, mejorará en los siguientes 12 meses. A pesar del entusiasmo, las cifras de consumo privado muestran que éste creció únicamente 0.6 % anual en diciembre, la tasa más baja desde noviembre 2013.

En el mismo sentido, aunque el presidente enfatizó durante su discurso el 11 de marzo que las ventas de las tiendas de autoservicio y departamentales crecieron 2.5 % en enero, esta cifra corresponde al crecimiento nominal, aquél que aún contiene un componente inflacionario. En términos reales, dichas ventas decrecieron 1.9 % anual, la mayor caída desde abril de 2018. Además, la caída es más pronunciada a comparación del crecimiento observado en enero de los últimos años, las ventas en 2016, 2017 y 2018 crecieron 5.7, -0.6 % y -1.6 % respectivamente. La caída real en las ventas durante el primer mes de 2019 se dio a pesar de los incrementos en el salario mínimo implementados por el nuevo gobierno.

También, durante su discurso el 11 de marzo, el presidente aseguró que “hay confianza entre inversionistas nacionales y extranjeros”. Las señales de confianza son mixtas en este tema, pero los resultados concretos son negativos. Por un lado, el indicador que mide la confianza de los empresarios en el sector manufacturero para invertir aumentó ligeramente en diciembre y enero, aunque disminuyó en febrero. En cuanto a la confianza para invertir de los empresarios del sector servicios, ésta ha aumentado en términos anuales desde diciembre, pero en su comparación mensual decreció en enero y se mantuvo casi estancada en febrero.

Al analizar las cifras concretas de inversión, los resultados son desfavorables. La inversión fija bruta se contrajo 6.4 % anual durante diciembre, la mayor caída en términos anuales desde septiembre de 2013. En cuanto a la Inversión Extranjera Directa (IED), cifras preliminares de la Secretaría de Economía estiman que durante el cuarto trimestre de 2018 entraron al país 9 mil 117 millones de dólares (mdd) por concepto de IED, pero salieron 4,086.8 mdd. Alrededor de una tercera parte de las salidas de IED habrían ocurrido durante el último trimestre del año, después de las señales negativas enviadas a los mercados con el anuncio de la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. Asimismo, el Instituto de Finanzas Internacionales estima que entre diciembre y enero salieron de México capitales por más de 6 mil millones de dólares.

Aunque han transcurrido apenas 3 meses, el desempeño de estos indicadores pone en duda que se pueda crecer a una tasa de 4 % promedio anual en los 6 años de la administración. En los últimos meses, varios organismos han hecho recortes a las perspectivas de crecimiento económico del país. Para 2019, la estimación más alta es la del Fondo Monetario Internacional, el cual bajó sus perspectivas de 2.5 % a 2.1 %; JP Morgan, Goldman Sachs y el banco francés BNP Paribas redujeron sus estimaciones a 1.5 %.

Organizaciones como la OCDE y Banxico también han recortado las expectativas de crecimiento económico para 2019 y 2020. A pesar de que un factor importante es la desaceleración económica global, se ha enfatizado que, para México, elementos como una posible disminución en la inversión privada, un ambiente de incertidumbre y episodios como el desabasto de combustible y los bloqueos a las vías férreas en Michoacán representan un riesgo.

Por lo pronto, las promesas de prosperidad económica hechas por la administración se han quedado en discurso, sin que existan señales claras de políticas e inversiones que serán redituables a largo plazo. Ya ha habido algunos efectos concretos negativos, no solo en los indicadores de consumo e inversión, sino también en las expectativas de los mercados financieros. En poco más de un mes, la calificadora Fitch Ratings disminuyó la calificación crediticia de PEMEX, colocándola un escalón por encima del grado especulativo de inversión, y Standard & Poor’s disminuyó la perspectiva de la calificación de la deuda soberana, PEMEX, CFE y otras 77 instituciones. Las calificadoras coinciden en las consecuencias adversas sobre las finanzas públicas derivadas de un menor crecimiento económico. Asimismo, cuestionan el enfoque que el gobierno de López Obrador busca darle a la política energética.

Los 100 primeros días de gobierno son fundamentales, pero representan apenas el inicio de muchos más que restan del sexenio. Con esta primera aproximación de datos económicos, queda claro que la promesa de crecer al 4 % cada año será una tarea más complicada que lo que se anunciaba en campaña. Las improvisaciones y el optimismo de los consumidores podrán ayudar a mantener la aprobación presidencial por un corto periodo, únicamente hasta que la realidad llame a la puerta.

Para conocer el desempeño de otras variables económicas, consulta el documento de México, ¿cómo vamos? titulado “La economía en los primeros 100 días de la administración de López Obrador”.

 

@MexicoComoVamos

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte