close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
México ¿cómo vamos?
Por México cómo vamos
México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en econ... México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en economía y política pública, cuyo objetivo es definir metas para crecer y generar empleos a través del seguimiento puntual a diversos índices de coyuntura económica. Buscamos aportar a la discusión de los temas más importantes para la agenda del país así como coordinar los esfuerzos realizados por los diferentes actores para maximizar el impacto de las políticas públicas. Estamos convencidos que debatir y dar seguimiento a los temas que se consideran fundamentales para el país contribuirá a lograr el crecimiento y los empleos que todos queremos. (Leer más)
El desmantelamiento de México
Se está configurando un escenario de altísimo riesgo para la estabilidad económica, social y política del país, como resultado de las decisiones carentes de fundamento técnico y económico que se han tomado hasta este momento.
Por México cómo vamos
31 de julio, 2019
Comparte

Por: Sergio Fadl Kuri (@SergioFadl)

El gobierno actual está desmantelando a México, a la legalidad y a sus instituciones. En tan sólo ocho meses de su gestión se observa un grave deterioro de los principales indicadores económicos y sociales del país: la inseguridad, el problema que más aqueja a la población se ha incrementado a nivel nacional de manera alarmante; la actividad económica muestra una fuerte desaceleración y, como consecuencia de ello, la creación de empleo formal ha perdido dinamismo. Ante la presencia de dichos fenómenos, los simpatizantes del presidente López Obrador seguirán defendiendo las políticas públicas de su gobierno con el argumento de que sólo es cuestión de tiempo para gozar de sus beneficios; en cambio, se está configurando un escenario de altísimo riesgo para la estabilidad económica, social y política del país, como resultado de las decisiones carentes de fundamento técnico y económico que se han tomado hasta este momento. Las encuestas recientes sobre la aprobación del gobierno del presidente López Obrador parecen sugerir que ese escenario negativo es percibido por un segmento creciente de la población.

El presidente ha debilitado o eliminado los contrapesos que dan solidez a un estado democrático: los otros poderes de la Unión y los órganos autónomos. Estos últimos han sido desmantelados con despidos injustificados de funcionarios muy valiosos, sustituyéndolos con personas incondicionales de nula o escasa experiencia. Hemos sido testigos de violaciones flagrantes de la ley (incumplimiento de contratos y asignaciones directas en lugar de licitaciones públicas, por mencionar algunas) y de intentos burdos de pisotear la Constitución. Por ejemplo, el memorándum presidencial a los secretarios de Educación y de Hacienda para no acatar el mandato en materia educativa. Más aún, el presidente ha incitado a la sociedad a desobedecer la ley si, según él, no es justa, lo que daña aún más el frágil o casi inexistente Estado de derecho; ha dividido a la sociedad; ha atacado a todo aquel que piense diferente, a la otredad, y ha dilapidado los escasos recursos fiscales en proyectos y programas de nula rentabilidad social y económica, entre ellos la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía. Su política económica no tiene rumbo; el Plan Nacional de Desarrollo y el recién anunciado Plan de Negocios de Pemex carecen de un diagnóstico serio, así como de líneas de acción, estrategias y metas específicas.

En cuanto al debilitamiento de los órganos autónomos, la semana pasada nos enteramos de la destitución de Gonzalo Hernández Licona como presidente del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), organismo que tiene como principales objetivos evaluar los programas sociales del gobierno y medir la pobreza. El CONEVAL es una de las instituciones que gozan del mayor prestigio y reconocimiento en todo el mundo por la calidad de su trabajo, robustez de sus metodologías y confiabilidad de sus cifras. Ello se debe básicamente al profesionalismo, liderazgo, experiencia e integridad de Gonzalo Hernández, quien ha sido el único presidente del CONEVAL desde su fundación en 2005. Sus documentos contienen una riqueza invaluable para la investigación, el estudio y la toma de decisiones de políticas públicas. La reducción presupuestal a la cual quedará sujeto el Consejo hace imposible que cumpla con sus funciones. Gonzalo Hernández se atrevió a decirlo y ahora vemos las consecuencias.

Los beneficios de tener una institución de esa naturaleza multiplican por mucho el ahorro pírrico de una austeridad mal entendida. Con la salida de Gonzalo Hernández, México pierde mucho y es una muestra más de la intolerancia a quien presente de manera objetiva y fundamentada una crítica constructiva, a quien piense diferente, a quien no comparta las ideas del presidente, a quien no acate lo que él disponga. Quizá el presidente estará pensando que su astucia le permitió matar dos pájaros de una pedrada: a) deshacerse de un funcionario inteligente, independiente de pensamiento, que se atreve a cuestionarlo y, por tanto, es un ser incómodo y b) disponer de una institución debilitada y sin recursos para cumplir con su función. Es poco deseable para su propia causa de “Primero los pobres” que el CONEVAL no pueda hacer su trabajo como lo venía haciendo hasta ahora.

* Sergio Fadl Kuri es profesor de economía en el ITAM y miembro del panel de expertos de @MexicoComoVamos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.