Entre todo el ruido, dos nombres - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
México ¿cómo vamos?
Por México cómo vamos
México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en econ... México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en economía y política pública, cuyo objetivo es definir metas para crecer y generar empleos a través del seguimiento puntual a diversos índices de coyuntura económica. Buscamos aportar a la discusión de los temas más importantes para la agenda del país así como coordinar los esfuerzos realizados por los diferentes actores para maximizar el impacto de las políticas públicas. Estamos convencidos que debatir y dar seguimiento a los temas que se consideran fundamentales para el país contribuirá a lograr el crecimiento y los empleos que todos queremos. (Leer más)
Entre todo el ruido, dos nombres
En los últimos quince días hemos visto al presidente responder sin ninguna estrategia, sin ningún plan, sin una sola idea clara, sin empatía, ante los feminicidios.
Por Valeria Moy
25 de febrero, 2020
Comparte

Vivimos una época de mucho ruido. La agenda nacional se decide en las conferencias mañaneras del presidente. Ahí se enteran los miembros del gabinete de las decisiones de su jefe y los medios se encargan de darle cobertura a todo lo que ahí se diga. Hoy se cubre todo por igual, desde la rifa-no-rifa del avión-no-avión hasta la política energética, pasando por las decisiones en materia de desarrollo social. Evidentemente todo va cubierto del dicharacho popular y de la diaria dosis de polarización. Al terminar cada conferencia, surgen los hashtags y la discusión en redes sociales. Una noticia opaca la otra. Un hashtag que surge espontáneamente es contrarrestado con otro orquestado desde arriba. Son fechas complicadas; hay que separar lo relevante de la paja; hay que distinguir el ruido de lo importante.

Las últimas dos semanas han sido ominosas para el país. Los temas han sido muchos –el desfalco al Infonavit, las Afores, la cena con empresarios, el INE– pero ninguno tan relevante como los feminicidios. Sabemos que matan a diez mujeres todos los días, pero los nombres de Ingrid y Fátima se nos quedarán grabados para siempre. También se nos quedará grabada la indolencia del presidente ante estos crímenes atroces. En los últimos quince días hemos visto a un presidente, a un líder con altísimos niveles de popularidad, responder sin ninguna estrategia, sin ningún plan, sin una sola idea clara. Ante los feminicidios, el vacío. Lo que es peor, hemos visto a un presidente sin una gota de empatía.

Y es aquí donde se tienen que contrastar las palabras con los hechos. La actual administración ha hecho pocas cosas por promover la equidad de género. Impulsó cambios a la Ley Federal del Trabajo y a la Ley del Seguro Social para dotar a las trabajadoras domésticas (la gran mayoría son mujeres) de los mismos derechos laborales y de seguridad social y para garantizar mayor participación de mujeres en directivas sindicales. (Vean la cuenta de Twitter de @David_S_Kaplan para más detalles). Pero ha tomado también decisiones muy específicas de política económica que van en detrimento de las mujeres y que complican aún más su incorporación al mercado laboral.

Me parece importante destacar la eliminación del programa de estancias infantiles. Cualquier mujer con hijos sabe lo difícil que es encontrar un lugar seguro que cuide a los niños mientras ella trabaja. El programa de estancias infantiles no era perfecto. Eliminarlo no era la solución. Tendría que haberse corregido y ampliado. También se cortó a la mitad el presupuesto asignado a las escuelas de tiempo completo, que no solo mejoran el aprendizaje de los niños, sino que facilita a las madres su incorporación al mercado laboral. Ambas medidas son pasos hacia atrás en la búsqueda de la equidad de género en el mundo laboral.

No son los únicos programas eliminados o que han tenido recortes presupuestales. Al menos veinte programas de apoyo a niñas, adolescentes y mujeres han visto sus fondos reducirse en casi 70%. En otros casos, no se eliminan pero sí desaparecen los recursos que se les asignan, como el Programa para la Inclusión y la Equidad Educativa de la Secretaría de Educación Pública. También desapareció el programa de Atención a Víctimas del Delito de la antes Procuraduría General de la República. Hoy se le asignan menos recursos a la atención del cáncer de mama y se le retira el apoyo al FUCAM, una asociación dedicada específicamente al tema.

El INEGI incorporó por primera vez preguntas sobre violencia de género en la Encuesta de Seguridad Pública Urbana. 27.2% de las mujeres manifestó haber vivido alguna situación de acoso o violencia sexual. 10.1% de los hombres vivió lo mismo. Las agresiones van desde un piropo ofensivo hasta violaciones.

Hay muchos datos. También hay mucho ruido. Y entre todo esto, el presidente no ha sido capaz de pronunciar los nombres de Ingrid ni de Fátima. Que a nosotros no se nos olviden.

* Valeria Moy (@ValeriaMoy) es directora general de @MexicoComoVamos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts