close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
México ¿cómo vamos?
Por México cómo vamos
México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en econ... México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en economía y política pública, cuyo objetivo es definir metas para crecer y generar empleos a través del seguimiento puntual a diversos índices de coyuntura económica. Buscamos aportar a la discusión de los temas más importantes para la agenda del país así como coordinar los esfuerzos realizados por los diferentes actores para maximizar el impacto de las políticas públicas. Estamos convencidos que debatir y dar seguimiento a los temas que se consideran fundamentales para el país contribuirá a lograr el crecimiento y los empleos que todos queremos. (Leer más)
La aversión a los datos
A cinco meses de iniciada su administración, López Obrador declaró que la economía de México no iba bien, iba requetebién. Sin embargo, los resultados de varios indicadores económicos muestran otro panorama.
Por México cómo vamos
18 de junio, 2019
Comparte

Por: Ana Gutiérrez (@AnaBee92) y Valeria Mendiola (@ValeMendiola)

En los últimos seis meses se ha vuelto común escuchar al presidente López Obrador decir que “vamos bien y de buenas”. Ante una pregunta sobre el impulso a la inversión extranjera en una de sus conferencias mañaneras, aseguró que la inversión y el comercio exterior estaban creciendo, y que las cosas iban bien. Al ser cuestionado respecto a la decisión de las calificadoras Fitch y Moody’s de reducir la calificación y la perspectiva crediticia de la deuda soberana de México, de nuevo aseguró que la economía iba bien y de buenas.

En mayo, a cinco meses de haber iniciado su administración, López Obrador declaró que la economía de México no iba bien, iba requetebién. Además, dijo que comparado con otros países, México tiene buen desempeño. Sin embargo, los resultados de varios indicadores económicos muestran otro panorama. No se trata de adversarios políticos intentando hacer quedar mal al presidente, son los datos.

En primer lugar, el crecimiento económico anual del país en el 1º trimestre del año fue el más bajo desde el último trimestre de 2009; en el periodo, el PIB creció únicamente 0.1% respecto al 1º trimestre de 2018, y decreció 0.2% en términos trimestrales. Adicionalmente, diversas organizaciones han reducido sus perspectivas de crecimiento para México en 2019. Bank of America tiene la estimación más baja, con una expectativa de 0.7%; le sigue el banco Credit Suisse, que pronostica un crecimiento de 0.9% en 2019. El Banco Mundial calcula que México crecerá 1.7% en el año, por debajo de países comparables como Chile y Colombia, cuyas estimaciones son de 3.5%.

Estimaciones económicas 2019

A pesar del impacto de las huelgas y el desabasto de gasolina observado durante el primer mes del año, el Indicador Global de Actividad Económica muestra que el mes que más obstruyó al crecimiento económico fue marzo, cuando el IGAE cayó 0.6% tanto en la comparación anual como la trimestral. Fue la primera caída anual del indicador desde finales del 2009.

Además, la incertidumbre se ha hecho presente en las cifras de la inversión fija bruta. Durante marzo, ésta decreció 3% en términos mensuales y 5.9% respecto a marzo de 2018, acumulando dos meses consecutivos de caídas. En particular, la construcción no residencial acumuló 6 meses consecutivos de crecimiento anual negativo.

Por otra parte, el consumo privado también se ha visto afectado. En marzo, el consumo total decreció 1.5% respecto a febrero y cayó 0.8% respecto a marzo del año pasado. Se trata de la primera vez que el consumo privado decrece en términos anuales desde diciembre de 2012. En este mismo sentido, las ventas de autos durante mayo disminuyeron 11.18% respecto al mismo mes de 2018, y se trató del menor número de autos vendidos al comparar mayo de cada año desde 2014.

Frecuentemente, al recibir preguntas sobre el desempeño económico del país, el presidente declara que tiene “otros datos”. Cuando Fitch y Moody’s alteraron su postura respecto a México, López Obrador aseguró que las calificadoras y los expertos en materia financiera tienen fallas en su metodología, y que sus pronósticos no tendrán éxito; sus métodos, dijo, eran los del periodo neoliberal.

Ya no es sorprendente escuchar declaraciones similares por parte del presidente. Sin embargo, se debe mencionar el comunicado de prensa publicado por la Secretaría de Hacienda (SHCP) hace un par de semanas sobre las acciones anunciadas por las calificadoras mencionadas. En el comunicado, SHCP se muestra a la defensiva, renuente a aceptar que quizás haya algo que tiene preocupados no solo a las calificadoras, sino a los inversionistas, sobre la manera en que se pretende destinar recursos limitados.

Preocupa la postura y el desdén del presidente, pero preocupa más que la misma actitud está contagiando a las Secretarías que, en teoría, se guían con datos duros y preparación técnica y objetiva. Esta aversión a los datos no puede persistir.

@MexicoComoVamos

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.