La tortillería de México para los jóvenes - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
México ¿cómo vamos?
Por México cómo vamos
México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en econ... México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en economía y política pública, cuyo objetivo es definir metas para crecer y generar empleos a través del seguimiento puntual a diversos índices de coyuntura económica. Buscamos aportar a la discusión de los temas más importantes para la agenda del país así como coordinar los esfuerzos realizados por los diferentes actores para maximizar el impacto de las políticas públicas. Estamos convencidos que debatir y dar seguimiento a los temas que se consideran fundamentales para el país contribuirá a lograr el crecimiento y los empleos que todos queremos. (Leer más)
La tortillería de México para los jóvenes
Quiero que personas de cualquier parte del mundo conozcan lo que es entrar a una tortillería en México. Quiero que entiendan por qué considero que esta es una experiencia valiosa y quiero que me paguen por ello de la misma manera que les pagan a los ejecutivos de Hollywood por compartir experiencias sobre la cultura euroamericana o de superhéroes.
Por Sergio C. Muñoz
27 de mayo, 2021
Comparte

1978: Tenía tres años cuando dejé las Lomas de Tecamachalco y emigré hacia la cultura del surf de California.

1988: Tenía quince años cuando descubrí el concepto de preocuparse por el futuro económico de México. Estaba en la casa de Cuernavaca de Cuauhtémoc Cárdenas mientras todos discutían acerca de la importancia de esa elección para el futuro del país. El ambiente se estaba tornando tan estresante dentro de la casa que pregunté si podía salir al jardín y jugar con el sabueso de la familia. Recuerdo que, mientras me dirigía hacia afuera, pensé que Manuel Clouthier era la opción más carismática, aunque no recuerdo cómo o por qué llegué a esa determinación. En mi casa, con la cercanía de mi padre periodista, recibía una dosis diaria de por qué la genialidad intelectual de Carlos Salinas de Gortari era vital para que México pudiera nivelarse con Estados Unidos.

1998: Tenía veinticinco años cuando agarré un autobús de Los Ángeles hacia la ciudad de Guanajuato. Llegué el 12 de diciembre y decidí que, en lugar de amar a México desde lejos, debía vivir en mi país natal para ser verdaderamente feliz.

(Sigo buscando esa felicidad hasta hoy día porque sigo en Los Ángeles).

2021: Varias veces me he sentido como la única persona en Estados Unidos defendiendo el honor de México. A eso le llamo la maldición de ser culto. Me refiero a que parece que soy uno de los pocos individuos que saben que México es mucho más que lo que presentan los medios americanos; un lugar conocido por pobreza, corrupción, narcos, homicidios, muerte.

Durante el invierno pasado, dirigí un proyecto para la industria de gaming que documenté en la Harvard Review of Latin America. La idea es simple: crear un mercado para videojuegos de crossplay en Latinoamérica. Existen tres elementos esenciales para que esto suceda: 1) la creación del mercado, 2) llenar dicho mercado con juegos de crossplay y 3) comercializarlo en el hemisferio. Durante mis pláticas con un profesor del Tec de Monterrey conceptualicé una oportunidad para que la juventud mexicana entre en esta industria multimillonaria y alcance éxito económico.

Si nacieron en cualquier otro lugar que no sea la CDMX, Guadalajara, Monterrey o Querétaro, necesitaban conseguir una beca para entrar en alguna de esas cuatro sedes del Tec. Posteriormente, necesitaban aprender tanto como fuera posible para prosperar en esos ambientes, cruzar la brecha económica y luego ¡puf! la oportunidad los llevaría al éxito económico.

Soy uno de esos mexicanos que viven fuera de esas ciudades, pues vivo en Los Ángeles, California. Estoy esperando una oportunidad que me ayudará a cruzar la brecha económica. Esta oportunidad yace en la industria de gaming, pero es tan futurística que nadie sabe exactamente lo que están haciendo todavía.

Se llama PORTL. Es una tecnología de teletransportación digital vía holograma (holoportación) que permite a un individuo saltar de un lugar a otro sin realmente estar presente en forma física. Diddy acaba de usarlo para saltar de Miami a Malibu para el cumpleaños de su hijo. Chris Grainger, CEO de IWC, lo utilizó para saltar de Schaffhausen, Suiza a Shanghái, China para asistir al evento de Relojes y Maravillas.

En mi caso, quiero transmitir una sensación escrita en Twitter por Diana Ortega Torres:

En la tortillería de mi colonia, antes de covid, siempre te daban la tortilla de hasta arriba por default, y al lado tenían limoncito y sal. Otra de las experiencias mágicas que destruyó la pandemia”.

Quiero cruzar la brecha económica creando representaciones visuales de la sensación descrita por Diana. Quiero que personas de cualquier parte del mundo conozcan lo que es entrar a una tortillería en México. Quiero que entiendan por qué considero que esta es una experiencia valiosa y quiero que me paguen por ello de la misma manera que les pagan a los ejecutivos de Hollywood por compartir experiencias sobre la cultura euroamericana o de superhéroes. Además, quiero hacerlo desde mi estudio en Loreto, Baja California Sur. Incluso contraté a un artista CG para que dibujara mi oficina/cocina en Loreto. Mi terapeuta le llama a esto mi manera de lidiar con mi dolor por haber dejado mi país natal con un escape de fantasía.

Quiero comenzar a producir mis tributos a México con teletransportación holográfica. Aquí es donde llego al propósito de este ensayo: “Cómo puedo explicar este fenómeno económico (de PORTL) de una manera didáctica para alcanzar a un mayor número de personas y, con base en ello, hacer propuestas para incidir y detonar el crecimiento económico sustentable y sostenido en México”.

Uno de los especialistas en computación latinos más importantes en Estados Unidos sacó recientemente su receta para el éxito. Su nombre es Marty Chávez e hizo su fortuna simulando software financiero para Goldman Sachs. En una entrevista, dijo que la mejor manera de alcanzar el éxito es encontrar a una persona importante en tu red y hacerle una promesa que mejorará su vida. Como ejemplo, comentó que de niño sufrió bullying en la escuela y le prometió al bully que le ayudaría con su tarea de matemáticas.

Para mí, esa persona importante en mi red es el economista Luis de la Calle. A él le hice la siguiente promesa: escribiré un ensayo para México, Cómo Vamos que muestre mi esfuerzo de primera mano de llevar la belleza de la cultura de México hacia el mundo de crossplay gaming a través de PORTL. Si conseguimos hacer todo lo que estamos intentando, será para el bien económico de la juventud mexicana que quiera cruzar la brecha conmigo mientras vivimos en México.

Katia Guzmán es la coordinadora de datos para México Cómo Vamos. Me ayudó a entender los datos del estatus quo para los jóvenes en México. El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) define a una persona joven como una persona entre los 15 y los 29 años. Entonces, nuestra audiencia para este ensayo y para este micro-proyecto de La Tortillería de México para los Jóvenes es de 15 a 29 y aquí tenemos los datos de vida en México en 2021.

En nuestro próximo ensayo para México Cómo Vamos iniciamos un concurso de Crossplay Gaming basado en sentimientos que ganamos por medio de las tortillerías. Si quieren ser parte del concurso, favor de escribirme a [email protected].

* Sergio C. Muñoz es dueño de una agencia que se llama Intelatin. Su obra se ha publicado por toda Latinoamérica.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.