close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
México ¿cómo vamos?
Por México cómo vamos
México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en econ... México ¿cómo vamos? es un esfuerzo constante y continuo de un grupo plural de expertos en economía y política pública, cuyo objetivo es definir metas para crecer y generar empleos a través del seguimiento puntual a diversos índices de coyuntura económica. Buscamos aportar a la discusión de los temas más importantes para la agenda del país así como coordinar los esfuerzos realizados por los diferentes actores para maximizar el impacto de las políticas públicas. Estamos convencidos que debatir y dar seguimiento a los temas que se consideran fundamentales para el país contribuirá a lograr el crecimiento y los empleos que todos queremos. (Leer más)
Las recesiones y el poder de mercado
Aunque el gobierno actual no quiera hablar al respecto, es un hecho que la recesión le afectará más a quien menos tiene.
Por Bárbara Carrillo
5 de noviembre, 2019
Comparte

Pues sí, la economía está estancada. Los datos publicados la semana pasado por el INEGI confirman que el PIB no crece mientras que la población sigue creciendo, por lo que el PIB per cápita está cayendo. Todas las mañanas nos informan que ya no hay corrupción, que primero los pobres, que vamos requetebién y, por supuesto, que qué bonito es el beisbol, pero no nos dicen cómo se va a enfrentar la recesión. Aunque el gobierno actual no quiera hablar al respecto, es un hecho que la recesión le afectará más a quien menos tiene.

Si el PIB per cápita cae, muchas familias tendrán menos ingreso por lo que no les alcanzará para consumir lo mismo que antes. En otras palabras, la demanda por bienes y servicios cae. Con conocimientos básicos de economía se puede ver la curva de demanda desplazándose a la izquierda, un exceso de oferta que presiona el precio a la baja y una menor cantidad intercambiada. El efecto de la recesión sobre el bienestar de los consumidores va más allá de una caída en la demanda. Veamos.

En la medida que existan muchas tiendas el consumidor puede comparar precios y calidad para elegir qué comprar y en qué tienda comprar. Cuando existen muchas opciones de compra, a la tienda no le conviene aumentar el precio de un artículo ya que los clientes preferirán comprarlo en otro lugar, perdiendo ventas. Esto se refleja en lo que los economistas llamamos elasticidad precio de la demanda, esto es, qué tanto responde la cantidad de un bien que los consumidores desean comprar ante cambios en su precio. El tener muchas opciones de compra le brinda al consumidor poder de mercado ya que, si una tienda sube el precio de un artículo, el consumidor puede sustituir fácilmente ese bien por algún otro. Conforme mayor sea el número de tiendas, la demanda es más elástica, el consumidor tiene mayor poder de mercado y, con ello, encontrará mejores precios.

Pero regresemos a la recesión. Al caer la demanda, el exceso de oferta presiona el precio a la baja. ¿Bajará el precio de los bienes? La realidad es que hay muchas tiendas que no se pueden dar el lujo de bajar sus precios porque simplemente no podrían cubrir sus costos. En dicho caso, dejarán de ofrecer aquellos bienes en los que no obtienen ganancia. Cuando esto se generaliza y las tiendas pierden dinero al vender, se ven obligadas a cerrar.

El cierre de empresas afecta a la población no solo por la pérdida de empleos, también afecta porque los consumidores pierden poder de mercado al tener menos opciones dónde comprar. Los establecimientos que logran permanecer abiertos a pesar de la caída en las ventas son, por lo general, las empresas más grandes o que venden con mayores márgenes de ganancia. Estas grandes empresas que prevalecen en el mercado no solo absorberán parte de la clientela que compraba en las tiendas pequeñas, también, al tener menor competencia, pueden subir sus precios sin perder clientes. En otras palabras, la demanda que enfrentan será menos elástica. La disminución en la elasticidad de la demanda le quita poder de mercado a los consumidores; las empresas poderosas, aquéllas que no cierran, adquieren más poder.

El gobierno dice que “primero los pobres” pero sus decisiones han provocado, en menos de un año, un claro estancamiento de la actividad económica. ¿A quién afecta más una recesión? No es a las grandes empresas, no; los más afectados son los dueños de pequeños negocios que se verán obligados a cerrar, son trabajadores que pierden su empleo, son los consumidores que pierden su poder de mercado.

* Bárbara Carrillo (@BarbCarrillo27) es profesora de economía en el ITAM y forma parte del grupo de expertos de @MexicoComoVamos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.