Magical thinking - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Newyoxican
Por Martha Cristiana
Bruja madre de 4 y abuela de 1. Actriz (Casa del Teatro, STI, NYU y The Barrow Group-NY). Ha prod... Bruja madre de 4 y abuela de 1. Actriz (Casa del Teatro, STI, NYU y The Barrow Group-NY). Ha producido, dirigido y escrito cortometrajes. Pinta. Da pláticas acerca de equidad de género a través de sus historias y tiene un TEDTalk. Rufiana -su alterego- es opinóloga. (Leer más)
Magical thinking
Por Martha Cristiana
27 de junio, 2011
Comparte

El otro día me eché un round con una vieja pendeja que vive instalada en la terquedad de la “realidad” más obtusa y miope que te puedas imaginar. Terca como una mula la cabrona, no paraba de eructar una cascada de pensamientos “lógicos”. Eso sí, con una cara de amargada, y con una vida de dos por dos la pobre que para qué te cuento…#LOQUESEVENOSEJUZGA

Yo digo que ha de ser una chinga de lo más aburrida pensar que la magia no existe. Todos los pragmáticos nos dicen que los deseos no se cumplen por arte de magia. Dicen que a veces la casualidad nos favorece… pero precisamente por casualidad, no porque lo hayamos deseado.

 

Yo estoy parcialmente de acuerdo porque, aunque estoy convencida de que el trabajo, la constancia, la planeación y la preparación dan frutos tangibles que se traducen en deseos cumplidos, también me consta que –a veces– basta desear algo para hacerlo realidad o, por lo menos, para aumentar las posibilidades de que se haga realidad. Dirás “esta lela ya se fumó ‘El Secreto’ –lo cual ya de por sí denotaría una pésima curaduría de mi parte- y encima se la creyó.”

Pues fíjate que no ¿eh? Te digo que me consta…

Lo que a continuación te voy a narrar, me ocurrió antes de la modita del “decreto”. De hecho hay como 20 o 30 historias que me han ocurrido que se relacionan directamente con el magical thinking. Don’t you worry your pretty little head, tampoco es como que te las voy a contar todas, para eso firmé contrato con Random House este viernes pasado. Ahí sí les va a quedar claro el asuntacho. (Advierto que es una novela, no un libro de Depak Chopra).

Una te platico y si me da el espacio, dos.  Y nada más por que son cosas que para el grueso de la población –de los acares y los allares– resultaría poquito menos que imposible. También porque involucran a dos personalidades del mundo mundial tu.

 

Vamos por partes.

Definición de “pensamiento mágico”:

Es un síntoma de demencia y su característica es la creencia de que se puede dominar la realidad con la mente. Sin embargo, cuando un pensamiento se hace realidad no quiere decir estrictamente que sea mágico.

El pensamiento mágico es una forma de pensar basada en la fe, la imaginación, los deseos, las emociones o las tradiciones.

Creencia errónea de que los propios pensamientos, palabras o actos causarán o evitarán un hecho concreto de un modo que desafía las leyes de causa y efecto comúnmente aceptadas.

 

¿A si? :

Verano del 2004.

Venimos en el avión hacia Tailandia Raúl, Luca (de dos años) y yo, y me dice #ELGÜERIS : –Oye nena (ni te burles por el apodo) ¿quién es para ti un paquete completo de las actrices gringas que by the way te gustaría conocer?

Sin pensar, le contesté que Gwyneth Paltrow, por ser una chava elegante, sin escándalos, con buena estrategia, buena actriz (sí, a mi me encanta cómo actúa y te chingas) y que además para mi gusto sabe elegir sus proyectos. No bien termino de decirle esto, cuando a los cinco minutos, comienza una peli – malona– que ella protagoniza (la de la azafata).

#ELGÜERIS me dice, “no manches qué cagado que sea una peli con ella”. Luego ya avanzada la historia, me dice, “¿no que escoge bien sus proyectos?” Le contesté, que como en todo hay excepciones…

¿Y qué dijiste? Qué ingenua esta mensa ¿no? ¿A poco ya por ese detalle se cree que existe la magia?

Pues no. Todavía no acabo.

Pasa que llegamos a Phuket y entrando al hotel, una conocida que nos encontramos, me dice: – Ni sabes quién se está hospedando aquí– –¿Quién? le contesto –Gwyneth Paltrow–…

Y uno piensa, bueno hasta aquí casualidad, por que una cosa es que se hospede en el mismo hotel y otra muy diferente que la chica la llegue a conocer…

Al día siguiente, vamos bajando la escalera y nos la topamos de frente. Intercambiamos dos frases, y bye.

Tercer día, estamos de Kodak moment, echando carcajada en la playa –desierta– Luca, Raúl y yo, cuando llega la señorita en cuestión, con un novio –hoy su marido– y se sienta junto a nosotros. Acto seguido el chico le hace plática a #ELGÜERIS , mientras ella se presenta formalmente conmigo…

Total que long story short, acabamos echando una copa con ellos al día siguiente, y hemos tenido desde ahí otras experiencias a lo largo de todos estos años que ya no te cuento, por que lo que importa aquí es el magical thinking. ¿Qué tal?

 

Pues dice #RUFIANA que no me haga pendeja y te cuente la otra por que el espacio si dio tu…

Esta se relaciona con los Niuyores:

 

#ELGÜERIS (again) me dice “mi amor, ya no sigas diciendo en tus entrevistas que tu máximo es Woody Allen. Y me pregunta como buen economista ¿Cuáles son las probabilidades de que lo llegues a conocer algún día. No está nada cool que lo estés diciendo a los cuatro vientos, por que simplemente, no es realista”. Le respondí que no podía creer que se fuera al “equipo de los zombies” y se metiera con mi magia.

Le dije : “Por supuesto que lo voy a conocer, es más ¿cuándo vuelves a Nueva York?” “En tres semanas” me contestó. “Pues muy bien, me vas a llevar y te voy a demostrar que mi magia es real”

(En este espacio toca darle su crédito al chico, que siempre me apoya en todo y me hace segunda aunque es sumamente escéptico. Bueno, se lo he ido quitando de a pocos).

A las dos semanas me dice: “¿Cómo vas con el asunto? ¿Ya tienes un plan para conocerlo?” “No pero I’m working on it” le respondí. Según yo iba a ir al Carlyle a verlo tocar el clarinete y ahí me las ingeniaría para darle un generoso tip al concierge para que me lo presentara…

Ya sé lo que estás pensando #GOCUDDLEWITHAUNICORN  ¿right?

Well, ¡wrong!

 

Llegando a los Niuyores, compramos boletos para ir a ver la obra “The Country Girl” con Morgan Freeman y Frances McDormand, porque resulta que #ELGÜERIS ha visto “Shawshank Redemption” (la peli) fácil unas 20 veces y la frase “I’ll see you in Zihuatanejo” (que Tim Robbins le dice a Morgan Freeman dentro de la historia) se convirtió en algo especial para nosotros. Un private joke.

El día de la obra me manda un mensaje el chico diciendo que no va a poder llegar pero que le diga a Mister Freeman, que “He’ll see him in Zihuatanejo”. Entonces llegué yo sola a ver la obra y en el intermedio, me percato de que en el teatro está nada menos que Diane Keaton. Yo en segura mana, que me acerco a saludarla. Muy mona me dijo que seguramente algún día nos encontraríamos en uno de los eventos que la marca de la que éramos imagen –en ese entonces– organizaba cada año, y luego de despedirnos, me regresé a mi lugar feliz.

A la salida, efectivamente esperé al jovenzuelo de Freeman para pasarle el recadito del Güeris y cuando salió, a grito pelado le dije “my husband couldn’t come to the play, but he says he’ll see you in Zihuatanejo” me sonrió. Bueno, hasta un beso me dio.

 

Acto seguido, le mandé un mensaje a mi Güeris en donde le puse, “como soy una niña muy obediente, ya le pasé tu recado al señorito”. Llegué al hotel y les narré todo a mi significant other y a su jefe, en el bar echando copita.

Les dije que si eso de los siete grados existía, yo ya estaba a uno de conocer a Woody por que Diane Keaton –protagonista de Annie Hall, mi peli favorita– era su musa y mejor amiga hasta la fecha. Les dí mucha ternura y se cagaron de la risa…

 

Al día siguiente le pedí a un taxi que me llevara a Prince Street. Había mucho tráfico y para cuando llegamos a Thompson St. yo ya traía el panic attack a full, así que me bajé. En ese mismo instante un chavo me empezó a arrear para que me hiciera a un lado cuando iba yo a cruzar la calle, argumentando que estaban filmando una peli.

Le dije “it’s a free country y voy a cruzar”. En eso volteo y veo que el director de la peli era nada menos que Woody Allen…

En treinta segundos ya le había contado la historia a “Charlie” de por qué estaba yo en esa ocasión en particular en NY, y  de cómo al día siguiente planeaba ir al Carlyle a buscar al joven. Me dijo “¿So, where is your material?, le contesté que en el hotel. “Well go and get it” me dijo. En seguida tomé un taxi y volé al hotel para recoger mi CV, fotos, etc.

 

Para cuando regresé a la locación “Charlie” se había ido.  Estaba otro chavo de producción y me dijo que si quería, él le entregaba las cosas a Charlie. Le dije que no. Me hice a un lado y desde una esquina, me quedé viendo la acción. Era una escena en la que aparecía Larry David (creador de Seinfeld, mi sitcom favorita). No bien habían transcurrido dos minutos, cuando  de repente gritan ¡Cut!

Me acuerdo que pensé “¡¡Shit qué hago!!”. Y que me lanzo como Pedro por su casa hasta donde estaba mi idolito. Me presenté con él y se portó de huevos.

Le llamé a Raúl y le dije : “Don’t you ever mess around with my magic again, acabo de conocer a Woody Allen”. Needless to say se quedó helado. Lo demás, es lo de menos…

¿A verdad putos? ¿No que no?

La “realidad” bien puede ser un juego dentro de la conciencia y quizás es cuestión de cambiar de perspectiva.

Ocurren muchas cosas que no se pueden explicar y, en lugar de pasarlas por alto, tal vez deberíamos pensar que éstas nos demuestran que sí existe una correlación entre los acontecimientos y los pensamientos.

Entonces te pregunto: ¿Somos capaces de influir en la realidad con los pensamientos o es sólo una presunción sin ningún fundamento? Yo por mi parte muero de hueva con el concepto de “realidad” y no sé si sea la fe, la imaginación, los deseos, las emociones o las tradiciones, pero vivo taaan feliz instalada en el “Magical Thinking”…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.