LEGO se pinta rosa - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
No hay derecho
Por Catalina Pérez Correa
Abogada, socióloga y antropóloga del derecho. Profesora - Investigadora de la División de Estu... Abogada, socióloga y antropóloga del derecho. Profesora - Investigadora de la División de Estudios Jurídicos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Preocupada por las formas en que las normas, las estructuras y los procesos legales discriminan. En contra de los fundamentalismos. A favor de una sociedad más equitativa, libre, y sustentable. Contacto: [email protected] (Leer más)
LEGO se pinta rosa
Por Catalina Pérez Correa
5 de enero, 2012
Comparte

Después de 80 años de fabricar y vender juguetes de construcción para niños y niñas, sin un enfoque de género claro, esta temporada navideña la compañía de juguetes LEGO lanzó una línea dirigida exclusivamente a niñas.

Posiblemente algunos me dirán que ya la empresa llevaba tiempo dirigida más hacia niños que niñas, vendiendo escenas y personajes de Las Guerras de las Galaxias, Parque Jurásico o Los Piratas de Caribe. Pero los juguetes de LEGO, sobre todo los dirigidos a menores de 4 años, eran bastante neutrales, representando escenas de la Granja, el Hospital o el Zoológico. Hoy, LEGO se pinta de rosa y violeta. Los nuevos bloques vienen de tonos pastel ofrecen escenarios como la casa, el salón de belleza, el asoleadero, etc. Los nuevos personajes de LEGO no podrían ser más estereotípicos. A “Stephanie” (la rubia) le gusta planear fiestas; a “Emma”, le gusta dibujar, las modas y arreglar a sus amigas; a “Andrea” (la morena) le gusta cantar y bailar. A diferencia de los típicos muñecos cuadrados de LEGO, la nueva línea presenta muñecas (más) altas y curveadas.

La decisión de LEGO de ofrecer una línea de juguetes exclusiva para niñas cuadra bastante bien en lo que hoy en día es el mercado de juguetes. Como sabrá cualquiera que haya estado en una juguetería recientemente, casi todas están dividen en dos categorías principales: de niños (donde una puede encontrar carros, dinosaurios, monstruos, y hombres fortachones) y de niñas (donde se encuentran las carreolas rosas, muñecas, equipos de cocina, peinado o limpieza). Pocos juguetes en el mercado hoy día son neutrales en términos de género, dirigidos a niños y niñas por igual. (A mi mente sólo vienen los juguetes de Plaza Sésamo, los de Fisher Price y los de LEGO para menores de 4 años).

La decisión de LEGO, hace reflexionar sobre la socialización de género que damos a los niños y niñas desde temprana edad y, sobre la necesidad de pintar los juguetes rosas y azul. ¿Por qué escogemos unos juegos para niñas y otros para niños? ¿Por qué escogen ellos, después de cierta edad, juguetes “apropiados” para su sexo? ¿Qué efecto tiene, en términos del desarrollo social esta elección?

La ciencia no ha logrado esclarecer qué parte de la feminidad (o masculinidad) es innata y cuál es aprendida o cultural. La mayoría de los estudios científicos encuentran pocas diferencias entre los cerebros de los hombres y de las mujeres (sobre ello pueden consultar el libro de Leslie Eliot Pink Brain, Blue Brain. Acá un video de la autora en el que presenta sus  principales resultados) y apuntan a que la cultura explica la mayor parte de las diferencias. Los seres humanos no nacemos con preconcepciones sobre lo que es apropiado e inapropiado, sobre lo que significa ser humano, mujer u hombre, rico o pobre, etc. Esto lo aprendemos, desde temprano, a través de la experiencia, sea propia (repetición) o ajena (imitación). Lo aprendemos a través de lo que vemos en nuestro entorno y también a partir de nuestras interacciones con las demás personas.  Los juegos son una de estas formas de interacción, quizá la más importante en la infancia. A través de éstos desarrollamos destrezas, habilidades y también aprendemos a comportarnos en sociedad.

Un rápido vistazo a los juegos para niñas y niños muestra importantes diferencias en lo que se les enseña a unas y otros. Un gran número de los juegos para niñas, por ejemplo, involucran permanecer sentadas y calladas, muchas veces haciendo tareas repetitivas. Otros implican tareas de cuidado, ya sea de sí mismas o de otros. Los juegos de niños, en cambio, fomentan la competencia, la lucha, o el desarrollo de habilidades (el set de mago o de química típicamente se encuentra en el pasillo de niños y muestran a un niño en la portada). Los adultos solemos elegir los juegos adecuados para el sexo de nuestros niños sin cuestionarnos demasiado al respecto y muchas veces nos incomodamos cuando nuestros hijos o hijas optan por juguetes aptos para el otro sexo. (Por mi parte confieso, no sin vergüenza, que, pese a llevar tiempo combatiendo los estereotipos de género en mi vida personal y profesional, siento algo de nerviosismo cuando mi hijo se va a jugar con las muñecas de las vecinas y exhalo cuando lo veo corriendo desesperadamente detrás de una pelota.)

Nadie niega las diferencias en gustos, preferencias, habilidades entre niños y niñas. (Algunos estudios reportan, por ejemplo, que los niños tiene hasta 4 veces más probabilidades de padecer problemas de aprendizaje como la dislexia y casi el doble de probabilidades de morir en accidentes, mientras que las niñas tienen hasta dos veces más probabilidad de padecer problemas de depresión y de alimentación.) Sin duda, las niñas y niños tienen formas distintas de interactuar y eligen objetos diferentes para hacerlo. Pero la pregunta no es sobre si la elección de juguetes está determinada por la naturaleza o por la cultura sino sí, y cómo, la cultura genera “naturaleza”. Quizá en la elección de juguetes que hacemos para nuestros hijos e hijas, matizando los rosas y azules, podemos comenzar a reducir la brecha entre hombres y mujeres que nos marca en la vida adulta.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.