Consulta 2021. ¿Ganó la ciudadanía? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nuestras voces
Por Nosotrxs
Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la iguald... Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la igualdad derivada de los derechos sociales y en el combate a la corrupción, a través de las leyes que protegen la distribución equitativa, el uso transparente y la aplicación honesta de los recursos públicos. Nuestra columna concentrará la atención en reportar, analizar o llamar a la acción en casos donde existan patrones de vulneración de derechos (como el desabasto de medicamentos o el acceso a la seguridad social para las trabajadoras del hogar). La intención del espacio es debatir y proponer acciones políticas desde la sociedad civil organizada, basados en evidencia. Twitter: @NosotrxsMx (Leer más)
Consulta 2021. ¿Ganó la ciudadanía?
Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo usa. Es cuando descubrimos si nos va, si nos ajusta, si nos sirve, si es mejor o peor que otra cosa. Sin usarlo, podemos perderlo y nunca saber lo que pudimos hacer con él o simplemente desperdiciamos lo ya invertido.
Por Jorge Valladares
9 de agosto, 2021
Comparte

¡Ya ocurrió! Fue el primer ejercicio de Consulta Popular en México, como país; participaron 7% de quienes podían hacerlo; Tlaxcala y Tabasco llegaron al 11%. En las entidades han ocurrido algunas decenas de Mecanismos de Participación Ciudadana (MPC) y las leyes que los regulan son más antiguas y diversas. En casos más conocidos como la Ciudad de México para la construcción de los segundos pisos (7%) o el ocurrido el año pasado en Chihuahua (9%) la participación ha sido similar, mientras que se ha superado un 40% sólo en poblaciones pequeñas, como en algunos municipales en Yucatán.

En esas circunstancias, funcionarios/as tanto del INE como del gobierno afirman categórica y jubilosamente que esta consulta fue un éxito enorme y reconocen a quienes acudimos a opinar. Esta momentánea coincidencia contrasta con la polarización entre actores políticos (normal) y población (lamentable) en cuanto a los significados, implicaciones de los resultados e incluso las motivaciones de quienes participamos y no participaron ese domingo.

Los MPC son instrumentos que la ley contempla (como quiera que los regule) para que la ciudadanía participe directamente en decisiones muy importantes de la gobernanza. Por ejemplo, las grandes obras públicas (plebiscito), los cambios en la ley (referéndum), las acciones del gobierno en algún tema trascendental para “todos” (consulta popular), el destino de los recursos públicos (presupuestos participativos) y al menos 15 más. Digamos que el espíritu de que existan los MPC radica en darle poder directo a la ciudadanía sobre las decisiones y acciones de quien gobierna.

En la psicología y otras disciplinas en las que la gente acude a un profesional para recibir orientación, asesoría o tratamiento, usamos una unidad de trabajo a la que le llamamos así, consulta. Es un punto en el proceso, del cual debe surgir un producto útil para el usuario. En el mejor de los casos el logro adecuado y más preciso de una primera consulta es lo que llamamos una impresión diagnóstica, es decir, dar un panorama general acertado de lo que está ocurriendo y lo que hay que hacer. Propongo esta metáfora para entender lo que ocurrió este 1° de agosto de 2021 con la eufemística y técnicamente designada Consulta Popular 2021, coloquial y equivocadamente conocida como Consulta para Juzgar a Expresidentes. Y es que consulta implica tomar decisión entre muchos o pedir elementos adecuados para decidir algo mejor que como lo decidiría una sola persona. Así que el punto de diagnóstico es doble.

1. ¿Esta consulta sirvió a SU propósito? NO. La ciudadanía no logró dar una instrucción directa a quienes gobiernan. En parte por no haber alcanzado el 40%, pero más importante porque de origen no estaba alineada a una intención ciudadana, por varios factores del proceso previo:

– no fue solicitada por la ciudadanía, y quien la solicitó, decía que no la quería y no participó.

– la pregunta original, que sí interesaba a la ciudadanía, no era constitucionalmente viable.

– la SCJN en vez de establecer la inconstitucionalidad, desvió e hizo intrincada la pregunta.

– oficialmente se dedicaron 15 días a difundirla, aunque meses a atacarla o distorsionarla.

– finalmente se preguntó si queremos que se haga algo que las autoridades deben hacer, dejando margen de, al menos, 8 preguntas previas.

– sabemos que investigar, probar e impartir justicia son obligaciones que tienen ciertas autoridades y no se consultan, se ejercen; si se decide cumplir con la función. Pero raramente sucede.

2. ¿En qué punto del proceso nos encontramos para aprovechar lo mejor de las consultas populares? Esta Consulta sirvió si la llamamos primera. Porque no hay primera sin segunda. Al usar el mecanismo que estaba en la Constitución desde 2012, queda disponible para aplicarlo en una decisión relevante y directa en 2022, pasando por la posibilidad de que se mejore la ley reglamentaria en favor de la factibilidad y pertinencia para la ciudadanía. Como ganancia colateral nos da escenario para hacer un juicio ciudadano del desempeño de las autoridades participantes y del respeto de los/as actores políticos hacia la ciudadanía en sus apreciaciones y el uso sensato o tendencioso que den a los resultados.

Entonces, como ciudadanía podemos, si queremos, dedicar atención a este y otros MPC nacionales (revocación de mandato, iniciativa de leyes) y los demás que tenemos en nuestros estados. Exigir y cuidar que se mejore la ley y reglamentación para poder usarlos, decidirnos a propiciarlos para lo que importa a nuestras familias y comunidades, y subir ese 7% a la siguiente oportunidad.

Me gusta afirmar que nadie sabe lo que tiene, hasta que lo usa. El saber popular dice que hasta que lo pierde, pero no. Es al usar algo cuando descubrimos si nos va, si nos ajusta, si nos sirve, si es mejor o peor que otra cosa. Sin usarlo, podemos perderlo y nunca saber lo que pudimos hacer con él o simplemente desperdiciamos lo ya invertido. Esto aplica a la vida pública, a los bienes y hasta al amor.

* Jorge Valladares (@DrJValladares) es Doctor en Ciencias Sociales y Doctor en Derechos Humanos. Coordinador Nacional de la Red Cívica Mx, A.C. y Representante de Nosotrxs en Yucatán. Redes de Nosotrxs: Twitter @NosotrxsMX. Facebook NosotrosMx. Instagram nosotrosmx.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.