Plataformas digitales de reparto: la precariedad en la era digital - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nuestras voces
Por Nosotrxs
Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la iguald... Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la igualdad derivada de los derechos sociales y en el combate a la corrupción, a través de las leyes que protegen la distribución equitativa, el uso transparente y la aplicación honesta de los recursos públicos. Nuestra columna concentrará la atención en reportar, analizar o llamar a la acción en casos donde existan patrones de vulneración de derechos (como el desabasto de medicamentos o el acceso a la seguridad social para las trabajadoras del hogar). La intención del espacio es debatir y proponer acciones políticas desde la sociedad civil organizada, basados en evidencia. Twitter: @NosotrxsMx (Leer más)
Plataformas digitales de reparto: la precariedad en la era digital
El convenio entre el IMSS y las plataformas digitales de mayor presencia para “invitar” a los y las repartidoras a afiliarse al Régimen Obligatorio del Seguro Social de personas trabajadores independientes sienta un grave precedente porque implica que sean los trabajadores y el IMSS quienes hagan las aportaciones para que estos accedan a la seguridad social, eximiendo a las empresas de plataformas digitales de asumir sus responsabilidades y hacer sus aportaciones como empleadores que son.
Por Miguel Ángel Díaz Santana
4 de octubre, 2021
Comparte

En los últimos años, el paisaje de muchas ciudades del mundo se ha poblado con repartidores que a bordo de una bicicleta o una motocicleta recorren las ciudades de arriba a abajo con una gran mochila a sus espaldas entregando comida. El vehículo y el celular son los materiales indispensables de trabajo, en este último las y los repartidores descargan una app que se convierte en su patrón, que les dice a donde tienen que ir a recoger y entregar los pedidos, que los sanciona si algún cliente se queja o si rechazan pedidos, que los puede desactivar (despedir) y con quien no pueden hablar porque no es un humano.

Las y los repartidores de la capital del país se exponen a los peligros de una ciudad construida para los automotores donde la cultura y la cortesía vial escasean. Los accidentes viales son frecuentes y los derechos laborales inexistentes. Actualmente, los repartidores son formales desde el punto de vista fiscal porque tienen que estar inscritos en el régimen de pequeños contribuyentes, por lo que pagan impuestos por su trabajo en las plataformas, pero no son acreedores de ningún derecho por el desempeño de esta ocupación.

Según una encuesta1 el ingreso promedio de los repartidores de la CDMX es de dos mil pesos semanales y trabajan 56 horas en promedio a la semana. Para el 81% es su único ingreso (lo cual contraviene la narrativa de las plataformas que afirman que este trabajo es solo un ingreso complementario) y más del 40% empezó a repartir en 2020, en el contexto de la pandemia.

Por otro lado, más del 40% ha tenido al menos un accidente vial mientras trabaja y casi 25% ha tenido dos accidentes. Casi el 70% contestó que la plataforma les ha castigado con bloquearlos por horas o por días. La desactivación de la cuenta y los cobros monetarios también fueron castigos ampliamente mencionados.

Esta ocupación tiene muchas características de un trabajo subordinado: las plataformas ejercen un gran control sobre los repartidores, los obligan a usar elementos que los identifiquen con las plataformas como las mochilas, los sancionan, deciden la paga y tienen la capacidad de despedir. En cuanto a factores de trabajo independiente, solo está la relativa libertad para conectarse cuando lo deseen -relativa porque los repartidores trabajan en promedio 9 horas diarias y los pueden sancionar por rechazar pedidos- y la posibilidad de trabajar para más de una plataforma.

El 30 de septiembre de 2021 el IMSS anunció un convenio con las plataformas digitales de mayor presencia para “invitar” a los y las repartidoras a afiliarse al Régimen Obligatorio del Seguro Social de personas trabajadores independientes. Esto sienta un grave precedente porque implica que sean los trabajadores y el IMSS (es decir la sociedad en general) quienes hagan las aportaciones para que estos accedan a la seguridad social, eximiendo a las empresas de plataformas digitales de asumir sus responsabilidades y hacer sus aportaciones como empleadores que son. Por ello, urge legislar para que se reconozca la relación laboral que existe entre repartidores y plataformas para que estas asuman sus responsabilidades y los repartidores gocen de los derechos y prestaciones que les corresponden como trabajadores.

Desde Nosotrxs llevamos alrededor de dos años colaborando con el colectivo de repartidores Ni Un Repartidor Menos llevando a cabo acciones tendientes a visibilizar la precariedad del trabajo y a exigir el reconocimiento de la relación laboral.

* Miguel Ángel Díaz Santana es coordinador de la Causa de Trabajadores Digitales de @NosotrxsMX.

 

 

1 Encuesta para el estudio “El trabajo del futuro con derechos laborales. Diagnóstico y estrategia de política pública para el reconocimiento de derechos laborales de personas trabajadoras por plataformas digitales” Encuesta aplicada en octubre de 2020 en CDMX a mil repartidores.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.