Por una construcción colectiva de soluciones en 2021 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nuestras voces
Por Nosotrxs
Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la iguald... Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la igualdad derivada de los derechos sociales y en el combate a la corrupción, a través de las leyes que protegen la distribución equitativa, el uso transparente y la aplicación honesta de los recursos públicos. Nuestra columna concentrará la atención en reportar, analizar o llamar a la acción en casos donde existan patrones de vulneración de derechos (como el desabasto de medicamentos o el acceso a la seguridad social para las trabajadoras del hogar). La intención del espacio es debatir y proponer acciones políticas desde la sociedad civil organizada, basados en evidencia. Twitter: @NosotrxsMx (Leer más)
Por una construcción colectiva de soluciones en 2021
Necesitamos desmantelar el sistema de creencias que nos hacen pensar que recibir un trato diferenciado en materia de salud es aceptable y normal porque uno encaja o no con ciertas categorías. El derecho a la salud y la seguridad social es universal y ése debe ser el marco que le dé guía a cualquier política. 
Por Andrea Santiago Páramo
13 de enero, 2021
Comparte

A once meses de que se reportara el primer caso de una persona infectada por el virus en nuestro territorio, decir que la pandemia ha golpeado con fuerza a México es casi una obviedad. La tragedia se visibiliza en los 133 mil 204 decesos totales por COVID1; en un sistema de salud a punto de llegar a su máxima saturación; en un incremento de las violencias hacia las mujeres, niñas, niños y adolescentes, y en una pérdida masiva de empleos que ha dejado a millones de personas sin trabajo o con sus ingresos reducidos al punto de no alcanzar a cubrir su canasta básica.

Es una crisis sistémica que ha revelado las fallas estructurales de nuestro Estado para garantizar condiciones de vida digna a su población y de un modelo económico que está lejos de promover la inclusión y la igualdad.

La vulneración sistemática de derechos es recurrente en nuestro país, pero la pandemia, desde 2020, nos ha permitido ver con mayor nitidez sus efectos catastróficos, así como las crisis que origina en la vida de los individuos y las familias, y que se agravan en un contexto como el actual.

Pensemos en los grupos poblacionales que se encuentran en mayor riesgo de contagio por vivir en zonas urbanas de alta marginación, donde se vive en condiciones de hacinamiento y se carece de servicios básicos como agua y drenaje. En las personas que una vez enfermas presentan más riesgos de morir o enfrentar una situación crítica cuando el derecho a la salud está mermado, cuando uno acarrea enfermedades que no han sido atendidas porque no ha habido un acceso efectivo a servicios de salud públicos o porque no hay abasto de medicamentos o insumos médicos. En las mujeres y hombres con empleos precarios, cuyas familias dependen del ingreso diario de uno o más de sus miembros para sostenerse, y que frente a la reducción de ingresos o una pérdida de empleo prolongada pueden padecer inseguridad alimentaria2.

La solución para enfrentar la crisis que atravesamos es ponerle un freno a los modelos y dinámicas sociales, económicas y políticas que nos han traído hasta aquí, que han impedido combatir de raíz la vulneración sistemática de derechos, que han retrasado el fortalecimiento de un Estado social de derechos. Las crisis son momentos donde los marcos bajo los cuales nos regimos (aquellos que ordenan al mundo en ciertos modos regulares y regulables) son sacudidos y puestos en cuestión. Son oportunidades también para desnaturalizar algunas “verdades” y mostrar su carácter arbitrario. También para desafiar un orden social de exclusiones.

Hoy estamos frente a la oportunidad de cuestionar el marco bajo el cual opera nuestro sistema nacional de salud, el cual está compuesto por diversas instituciones que atienden a diferentes segmentos de la población, pero de una forma desigual y con una fuerte variación en la calidad del servicio y los niveles de protección según el esquema de aseguramiento al cual sea posible acceder.

Los sistemas de seguridad social contributivos como el IMSS, ISSSTE e ISSFAM cuentan con una mayor cobertura para los segmentos de la población que tienen acceso a ellos: trabajadores formales, del gobierno federal y de las fuerzas armadas. Mientras que las personas en la economía informal o aquellas que no trabajan tienen acceso a los esquemas de seguridad social no contributiva, pero quedan excluidos de una seguridad social integral que cubre, entre otras cosas, pago por incapacidad y fondo de ahorro para el retiro.

Necesitamos desmantelar el sistema de creencias que nos hacen pensar que recibir un trato diferenciado en materia de salud es aceptable y normal porque uno encaja o no con ciertas categorías. El derecho a la salud y la seguridad social es universal y ése debe ser el marco que le dé guía a cualquier política.

En 2020, la forma de abordar la pandemia y los problemas suscitados por ésta estuvo lejos de cuestionar el paradigma existente y cambiar la situación de fragilidad e inseguridad en la que viven millones de familias en México. A la fecha, hay una tendencia a cargar los costos y la responsabilidad a las personas para enfrentar la pandemia, en lugar de buscar alternativas colectivas y formas de cooperación para brindarles un mínimo de seguridad.

En los sectores laborales formal y, sobre todo,  informal, miles de personas que perdieron sus empleos y no eran beneficiarios de programas sociales quedaron desamparadas. Asimismo, en muchas ocasiones fueron señaladas por su irresponsabilidad, por no quedarse en casa aún y cuando no hubo condiciones de posibilidad para hacerlo. “Me da más miedo morirme de hambre”, dijeron algunas de ellas. En lugar de haber una buena coordinación entre el gobierno federal y los gobiernos estatales para atender y proteger a la población, fuimos espectadores de un jaloneo de fuerzas políticas: acusaciones, divisiones, descoordinación y aletargamiento para actuar.

En Nosotrxs estamos convencidos que es la colaboración y un llamado genuino a construir soluciones colectivas lo que nos va a permitir enfrentar de mejor manera la pandemia, y marcar un punto de quiebre para poder articular procesos de acción colectiva que nos posibiliten combatir la gran desigualdad y los problemas sociales, económicos y de seguridad que hoy estamos viviendo. Una premisa básica de nuestro actuar es potenciar la articulación con organizaciones, colectivos, personas de diferentes entidades, géneros, edades y etnias, a partir de valores comunes y un horizonte de lucha compartido. En este caso, el horizonte es garantizar condiciones de vida digna para todas las personas.

Por ello, en 2021, continuaremos con nuestro Programa de Liderazgo e Innovación para la Democracia para seguir contribuyendo a la formación de personas y colectivos que sean capaces de conocer sus derechos, organizarse y hacerlos exigibles con el uso de nuestras leyes e instituciones, y a través de diversos recursos para la incidencia.

Trabajaremos todo este año con trabajadoras del hogar de 25 municipios del país, así como con diversas organizaciones aliadas y actores, para hacer efectivo su derecho a la seguridad social, el cual quedó plasmado en la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social desde 2019. De la mano con repartidores de plataformas digitales en cuatro entidades del país, buscaremos potenciar la organización comunitaria para la exigencia de su reconocimiento como trabajadores con derechos. Impulsaremos iniciativas de la mano con ellos y otros actores para poner su vida en el centro.

Seguiremos articulándonos con diversos actores en la elaboración de rutas y proyectos que nos permitan garantizar el derecho a la salud de millones de mexicanos. A través de la plataforma Cero Desabasto continuaremos mapeando el desabasto de medicamentos en nuestro país y, de la mano de estudiantes, médicos residentes y pasantes, sumaremos esfuerzos para hacer efectivo su derecho a la salud.

A través del colectivo #ReconstrucciónTransparente y desde el Consejo Consultivo para la Reconstrucción de la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México, presidido por nuestro Coordinador Nacional, Mauricio Merino, seguiremos acompañando a las personas damnificadas por el sismo del 19 de septiembre de 2017 en el proceso de recuperación de sus viviendas.

Finalmente, este año impulsaremos una nueva campaña, la nuestra, #LaCampañaQueFalta, que busca ganar conciencias sobre la gravedad de los problemas que tenemos enfrente con miras a abordarlos y resolverlos de forma progresiva pero colectiva y, claro, desde el paradigma que pone siempre la vida de las personas al centro.

Nuestra apuesta es en el corto, mediano y largo plazo. Nuestro horizonte: la construcción colectiva de salidas que nos permita consolidar esa sociedad incluyente, igualitaria, diversa, de paz, solidaria y participativa que queremos. El Estado de derechos que necesitamos.

* Andrea Santiago Páramo (@anmots) es Directora Ejecutiva de @NosotrxsM (Facebook: @NosotrxsMX).

 

1  Al 9 de enero de 2020.

2 Sabemos, por datos del CONEVAL, que en 2018, de la población que recibía un ingreso, 48.8% (61.1 millones de personas) tenían un ingreso inferior a la línea de pobreza por ingresos, y 16.8% (21 millones de personas), inferior a la línea de pobreza extrema por ingresos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.