Trabajadoras del hogar: sin distanciar derechos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nuestras voces
Por Nosotrxs
Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la iguald... Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la igualdad derivada de los derechos sociales y en el combate a la corrupción, a través de las leyes que protegen la distribución equitativa, el uso transparente y la aplicación honesta de los recursos públicos. Nuestra columna concentrará la atención en reportar, analizar o llamar a la acción en casos donde existan patrones de vulneración de derechos (como el desabasto de medicamentos o el acceso a la seguridad social para las trabajadoras del hogar). La intención del espacio es debatir y proponer acciones políticas desde la sociedad civil organizada, basados en evidencia. Twitter: @NosotrxsMx (Leer más)
Trabajadoras del hogar: sin distanciar derechos
La normalización de la desigualdad es la que hoy lleva a este grupo de trabajadoras a verse seriamente afectadas frente a una emergencia sanitaria, social y económica como la que estamos viviendo.
Por Andrea Santiago Páramo
30 de marzo, 2020
Comparte

Este 30 de marzo de 2020 se conmemora el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar en medio de una pandemia global, que evidencia aún más la desigualdad y situación de vulnerabilidad a la que 2.31 millones de ellas se enfrentan en nuestro país producto de la negación de sus derechos.

Desafortunadamente la falta de protección social (97% no cuenta con seguridad social2), los bajos ingresos (63% no alcanza a cubrir sus necesidades básicas3) y la informalidad laboral (99% sin contratos escritos4), no han sido un fenómeno contingente sino permanente en la vida de millones de trabajadoras del hogar. La normalización de esta desigualdad es la que hoy lleva a este grupo de trabajadoras a verse seriamente afectadas frente a una emergencia sanitaria, social y económica como la que estamos viviendo.

Ellas, como muchos otros trabajadores en la economía informal, están acostumbradas a enfrentarse de forma crónica con múltiples crisis desencadenas por la inestabilidad laboral y falta de derechos. Crisis económicas, detonadas por el endeudamiento por ingresos insuficientes o por la falta del mismo cuando son despedidas injustificadamente y sin liquidación; de salud, cuando ellas o algún miembro se enferma y no cuentan con seguridad social para atenderse; familiares, cuando la falta de tiempo de calidad se traduce en el debilitamiento de los vínculos; y psicológicas, producto del desgaste físico y emocional que conlleva un trabajo arduo, pero poco reconocido socialmente. La precariedad laboral, en este sentido, implica una forma de estar en el mundo donde se lidia de forma constante con la inestabilidad, la incertidumbre y la inseguridad. Estos últimos, son los ejes que hoy hacen tambalear a buena parte de la sociedad, han sido experimentados permanentemente por las trabajadoras.

Hoy, sin embargo, la magnitud de la crisis que está siendo vivida de forma simultánea por millones de trabajadoras del hogar en México y el mundo frente al COVID-19 es una situación inédita. La pérdida masiva de empleos y las medidas de aislamiento sin recibir pagos están poniendo en riesgo la seguridad alimentaria y patrimonial de un grupo de la población que depende de sus ingresos diarios o semanales para vivir. En nuestro país, 1 de cada 3 personas trabajadoras del hogar5 es jefa de familia y la mitad pertenece a un hogar en situación de pobreza moderada o extrema.

Los siguientes testimonios6 de trabajadoras del hogar dan cuenta de los efectos de la pandemia cuando se enlazan con la desprotección social.

Yo vivo al dia tengo 3 hijos que mantener estoy separada y con lo unico que cuento es mi sueldo, me desocuparon nadamas me dijeron que setermino el trabajo y que asta nuebo abiso que tratara de economisar”. 7

Yo soy trabajadora doméstica pero estoy triste acaban d despedirme x eso del coronavirus. perdi mi empleo mi patrona me dijo quédese en casa ya no venga lo triste q tengo mi esposo enfermó de su corazón y no trabaja yo soy la única q puedo trabajar. ademas tenemos 3 hijos los más pequeños tienen 4 añitos…solo dios sabe si encontraré otro trabajo”. 8

Aunado a esto, es muy factible que las prácticas discriminatorias se multipliquen frente al miedo de contagio y sean más difíciles de detectar en un contexto de hiper-higienización. Los estigmas que históricamente ha cargado este tipo de trabajo, considerado por muchos como un “trabajo sucio”, y que se articulan con aquellos asociados a la clase social, tono de piel y origen étnico, activan tratos diferenciados que todavía en algunos hogares se llegan a traducir en separación de alimentos, utensilios o la restricción de ciertas áreas de la casa. No faltarán hogares que frente a esta pandemia exacerben prejuicios sobre la suciedad asociada a ciertos grupos de la población. Como señalaba Mary Douglas9, las ideas sobre la suciedad son también culturales y en ocasiones, agregaremos, una base para comportamientos discriminatorios más difíciles de detectar y medir.

Finalmente, la desigualdad de oportunidades se evidencia ante la imposibilidad de algunas trabajadoras de poder parar y sumarse a la “Jornada Nacional de Sana Distancia”. Pese a que están más expuestas porque tienen que recorrer largos tramos, tomar transporte público y en algunas ocasiones cuidar personas enfermas, la decisión de parar hoy recae en quien las emplea. Recordemos que la desigualdad no sólo se mide con lo que hay en el bolsillo, sino con los grados de libertad para decidir10. Ellas, claramente, no tienen el mismo margen de opción para hacerlo. Comparto dos testimonios más:

“Nos gustaría que los empleadores nos dieran también la oportunidad de quedarnos en casa para no exponernos”. 11

     “Esta difícil la decicion, no trabajamos no hay paga; trabajamos nos exponemos, no nos queda mas que trabajar y cuidarnos”. 12

Hace 2 años comenzamos a ver avances reales en el reconocimiento de los derechos de las trabajadoras del hogar en México. Desde 2019 contamos con un Programa Piloto del Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) que garantiza la seguridad social a las trabajadoras del hogar que sean dadas de alta. Tenemos también leyes federales que, por primera vez en la historia, reconocen derechos laborales básicos como: regulación de la jornada de trabajo, edad mínima para trabajar, seguridad social obligatoria, vacaciones pagadas, aguinaldo, entre otras prestaciones.

Si bien el avance hoy debe conmemorarse, ciertamente nos recuerda lo imperativo que resulta acelerar los cambios culturales y de política pública necesarios para que pasemos del reconocimiento formal de derechos a su garantía. Fue la negligencia de otros gobiernos, la indiferencia de la sociedad y la negativa de las y los empleadores a asumir responsabilidades mínimas, lo que hoy pone a 2.3 millones de personas trabajadoras del hogar —que paradójicamente se dedican al tema del cuidado de otros —, en el absoluto descuido de sus vidas.

La verdadera pandemia para las trabajadoras del hogar ha sido la desigualdad. La solidaridad y compromiso para erradicarla como sociedad y gobierno, es un deber ético que no termina hasta que todas las personas trabajadoras del hogar dejen de lidiar con crisis permanentes producto del pisoteo sistemático de sus derechos.

Hoy, 30 de marzo, invitamos a la ciudadanía a que con el hashtag #CuidaAQuienTeCuida y #ContagiemosSolidaridad hagamos un llamado para que con ellas la distancia no sea de derechos.

* Andrea Santiago Páramo. Coordinadora Causa “Trabajo Digno” en @NosotrxsMx.

 

1 “Resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. Cifras durante el segundo semestre de 2019”, INEGI, 2019.

2 Cebollada, Marta, “Las personas trabajadoras del hogar remuneradas en México: perfil sociodemográfico y laboral”, CONAPRED, 2016.

3 idem.

4 Bensunsán, Graciela, “Perfil del trabajo doméstico remunerado en México”, OIT, 2019

5 idem.

6 Testimonios recabados de la comunidad virtual de trabajadoras del hogar “Mi Trabajo Cuenta” impulsada por Nosotrxs y CACEH. Sitio consultable aquí. Se recuperan sin cambios los mensajes.

7 Testimonio del 24 de marzo de 2020 en la página de Facebook “Mi Trabajo Cuenta”

8 Testimonio del 24 de marzo de 2020 en la página de Facebook “Mi Trabajo Cuenta”

9 Douglas, Mary, Pureza y Peligro. Un análisis de los conceptos de contaminación y tabú, Siglo XXI editores, 1973.

10 Se refiere a lo que Göran Therborn ha llamado como desigualdad existencial.

11 Testimonio del 22 de marzo de 2020 en la página de Facebook “Mi Trabajo Cuenta”

12 Testimonio del 22 de marzo de 2020 en la página de Facebook “Mi Trabajo Cuenta”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.