Un horizonte más igualitario para las trabajadoras del hogar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nuestras voces
Por Nosotrxs
Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la iguald... Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la igualdad derivada de los derechos sociales y en el combate a la corrupción, a través de las leyes que protegen la distribución equitativa, el uso transparente y la aplicación honesta de los recursos públicos. Nuestra columna concentrará la atención en reportar, analizar o llamar a la acción en casos donde existan patrones de vulneración de derechos (como el desabasto de medicamentos o el acceso a la seguridad social para las trabajadoras del hogar). La intención del espacio es debatir y proponer acciones políticas desde la sociedad civil organizada, basados en evidencia. Twitter: @NosotrxsMx (Leer más)
Un horizonte más igualitario para las trabajadoras del hogar
Los avances en el reconocimiento de los derechos de las trabajadoras del hogar son en gran medida mérito de las mismas trabajadoras y de la sociedad civil organizada que presionó y exigió por todas las vías posibles abolir ese trato asimétrico y abusivo hacia este grupo de trabajadoras.
Por Andrea Santiago Páramo
12 de julio, 2021
Comparte

El pasado 3 de julio, diversas organizaciones y personas celebramos la entrada en vigor en nuestro país del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el trabajo decente para las personas trabajadoras del hogar, que tiene como principal objetivo el defender sus derechos a sabiendas que se trata de uno de los grupos más marginados, discriminados e infravalorados en el mundo.

El Convenio 189, por un lado, establece los derechos que deben garantizarse (por ejemplo, tener un descanso semanal de al menos 24 horas consecutivas y laborar en un entorno seguro y saludable). Por el otro, obliga a los Estados que lo ratifiquen a poner en marcha medidas y mecanismos apropiados para hacerlos efectivos (por ejemplo, los que se requieren para contar con una protección efectiva contra toda forma de abuso, acoso y violencia); es decir, para que no se queden en papel o en buenos deseos como ocurre muchas veces. Incluso, el Convenio viene acompañado de la Recomendación 201, que incluye propuestas para facilitar la implementación de las medidas necesarias para garantizar esos derechos; por ejemplo: “estableciendo programas para la reubicación y la readaptación de los trabajadores domésticos víctimas de abuso, acoso y violencia, inclusive proporcionándoles alojamiento temporal y atención de salud”.

Desde hace tres años el Estado mexicano ha dado pasos agigantados para sentar las bases de otra cultura laboral para las trabajadoras del hogar, un grupo que en nuestro país no cuenta con seguridad social (el 98%), ni con prestaciones (71%), ni con salarios que les permitan salir de la pobreza (70% recibe como máximo 2 salarios mínimos por día). En diciembre de 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, declaró inconstitucional la exclusión de las trabajadoras del hogar a la seguridad social obligatoria e instruyó al IMSS a poner en marcha un programa piloto para poder afiliarlas. En julio de 2019, se reformaron la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social para garantizar condiciones de igualdad que el resto de los trabajadores asalariados: seguridad social obligatoria, vacaciones pagadas, contratos escritos, jornada de 8 horas, pago de horas extra, entre otras. Y, finalmente, el 12 de diciembre de 2019 se ratifica el Convenio 189 de la OIT, si bien éste entró en vigor el pasado 3 de julio.

Estos cambios logrados representan un cambio de paradigma de la forma como el Estado venía regulando el trabajo doméstico remunerado, realizado en su mayoría por mujeres (95%).  Fue desde la mirada de un Estado y sociedad patriarcal y con herencia colonial que durante siglos se legitimó un trabajo con prácticas similares a la esclavitud, sobre todo con aquellas trabajadoras que laboraban bajo la modalidad “de planta”. El que todavía a inicios de 2019 las trabajadoras pudieran por ley trabajar hasta 12 horas, o que les pudiera pagar el 50 por ciento de su salario (ya de por sí bajo) en especie, es decir, a cambio de alimentos y habitación, es un buen ejemplo de cómo el Estado validaba la explotación. Las leyes ciertamente reflejaban y estaban arraigadas en las creencias (discriminatorias) de toda una época; su transformación no implica una abolición de dichas creencias por parte de toda la sociedad, pero sí un paso grande para sentar las bases de ese cambio de conciencias que hoy necesitamos para acabar con la devaluación del trabajo del hogar.         

Estos avances, sin embargo, fueron en gran medida mérito no de un gobierno sino de las trabajadoras del hogar y la sociedad civil organizada que presionó y exigió por todas las vías posibles (manifestaciones, investigaciones, reuniones con tomadores de decisión, eventos públicos diversos) abolir ese trato asimétrico y abusivo hacia este grupo de trabajadoras. Fue el trabajo colaborativo —entre organizaciones de trabajadoras del hogar y sociedad civil, de académicos, organismos internacionales, de legisladoras afines a la Causa, de instituciones clave como CONAPRED— el que nos ha traído a este punto. Seguirá siendo ese trabajo de organización y articulación de esfuerzos (del ir en bola), el que será determinante para avanzar en los próximos años en la implementación de las disposiciones de ese Convenio 189 que tienen, desde su entra en vigor, rango constitucional.

* Andrea Santiago Páramo (@anmots) es Directora Ejecutiva de @NosotrxsMX. Facebook: NosotrosMx. Instagram: nosotrosmx.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.