close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nuestras voces
Por Nosotrxs
Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la iguald... Nosotrxs es el lugar en donde todxs resolvemos lo que unx no puede. Nos concentramos en la igualdad derivada de los derechos sociales y en el combate a la corrupción, a través de las leyes que protegen la distribución equitativa, el uso transparente y la aplicación honesta de los recursos públicos. Nuestra columna concentrará la atención en reportar, analizar o llamar a la acción en casos donde existan patrones de vulneración de derechos (como el desabasto de medicamentos o el acceso a la seguridad social para las trabajadoras del hogar). La intención del espacio es debatir y proponer acciones políticas desde la sociedad civil organizada, basados en evidencia. Twitter: @NosotrxsMx (Leer más)
Una nueva estrategia de seguridad
Uno de los pilares que no atiende la Estrategia Nacional de la Seguridad es la reconstrucción de la vida colectiva en las comunidades que han sido azotadas por la violencia. Sin embargo, esto no le corresponde al gobierno federal, sino a los estados y municipios.
Por Nosotrxs
14 de junio, 2019
Comparte

Por: Oscar Mendoza Cervantes

La Estrategia Nacional de Seguridad del presidente López Obrador busca resolver la inseguridad del país con una mezcla de los siguientes componentes: combate a la corrupción transferencias directas vía programas sociales, reeducación moral, cambiando el enfoque de persecución de las drogas, con modelos de justicia transicional y con la recién creada Guardia Nacional. Esto contrasta con las estrategias planteadas en los dos sexenios anteriores donde lo más importante eran los operativos, la inteligencia, las policías y las Fuerzas Armadas, mientras que la de López Obrador cuenta con una intuición correcta donde lo más importante no es sólo el uso de la fuerza pública.

Uno de los pilares que no atiende esta estrategia es la reconstrucción de la vida colectiva en las comunidades que han sido azotadas por la violencia. Sin embargo, esto no le corresponde al gobierno federal, sino a los estados y municipios. Si no existe una correcta coordinación y cooperación con el gobierno federal, será difícil que los resultados de la estrategia sean de largo plazo. Para comprender la importancia de la reconstrucción de la vida comunitaria para coadyuvar a resolver el problema de inseguridad, utilizaré como ejemplo uno de los barrios más inseguros de la Ciudad de México, la Unidad Habitacional Ermita Zaragoza (UEZ) en la alcaldía de Iztapalapa.

En la UEZ la violencia y la inseguridad ha aumentado en los últimos años, como en casi todo el territorio nacional. Si se revisa el número de carpetas de investigación abiertas en la Procuraduría capitalina, esta colonia aparece entre las 20 con mayor incidencia delictiva en toda la alcaldía. Los delitos más denunciados son violencia familiar, robo de todo tipo, amenazas, narcomenudeo, lesiones intencionales por armas blancas o de fuego y homicidios.

En la UEZ el número de homicidios dolosos y lesiones intencionales por arma de fuego en los últimos 3 años ha aumentado en 314 % con respecto a 2016, llegando a su pico en 2018 con 29 víctimas. En 2016 la UEZ ocupó el lugar 36 de todas las colonias de la capital mexicana con este tipo de víctimas. Para 2018 pasó a ocupar el cuarto lugar como una de las colonias más violentas de toda la Ciudad de México. La tendencia es similar si se analiza el número de denuncias de robo de todo tipo, con o sin violencia, pues ha crecido en 173 % con respecto a 2016.

En la UEZ, como en muchas colonias de México, la violencia impone un orden injusto y vertical para sus habitantes, donde los más fuertes son los que dictan las reglas. En la convivencia colectiva del barrio prevalece el miedo, la amenaza y la no cooperación entre los vecinos. Son los violentos los que deciden cómo y quién puede utilizar los pocos espacios públicos o por dónde se puede o no caminar sin ser asaltado. Sin embargo, desde 2017, los vecinos de la Unidad han emprendido un experimento para recuperar la vida colectiva de su barrio. Ellos entienden que uno de los efectos más nocivos que ha tenido la violencia en su colonia es que ha desarticulado a su comunidad. Han optado por emprender una serie de acciones a través de colectivos vecinales para recuperar la empatía y la cooperación, dos elementos fundamentales para que cualquier estrategia de seguridad funcione. Una comunidad unida puede prevenir que el crimen siga ganando espacios y puede ir poco a poco arrebatando espacios a la delincuencia. Los vecinos de la UEZ han decidido ejercer su derecho a tener una vida segura con o sin el apoyo del estado.

Primero se formó el Colectivo vecinal de la UEZ que busca lograr la recuperación de la convivencia social y la recuperación del espacio público. Después siguió el Colectivo de talleristas que fomentan la cultura, la academia, las artes y el deporte dentro del barrio. También está el colectivo Raíces del Oriente que busca la concientización ecológica de la colonia a través de un huerto urbano; está también el colectivo Epicentro Lírico que busca generar conciencia de la violencia a través del rap; y por último, se formó el Colectivo de muralistas que realiza pinturas murales urbanas en espacios públicos de la colonia para mitigar el abandono.

Estos colectivos le han arrebatado a los violentos un espacio público que estaba completamente abandonado por el Estado y donde sucedían muchos de lo crímenes descritos anteriormente, un parque de 17,000 metros cuadrados y un centro cultural. No han logrado solucionar la violencia e inseguridad que se vive en todo este barrio y sería ilógico pensar que es su responsabilidad. Sin embargo, están demostrando que desde el actuar colectivo, se puede ejercer su derecho a una vida digna y segura.

Los colectivos vecinales que se han formado en este barrio están generando una experiencia, que aunque no esté directamente asociada con el combate a la inseguridad, está cambiando la vida de sus habitantes, logrando lazos de cooperación y reconstruyendo su comunidad.

Desde el Gobierno Federal es difícil responder a las realidades locales que ha impuesto la inseguridad. Ninguna estrategia de seguridad estará completa sin la participación de los gobiernos locales y las comunidades. Y, aunque el gobierno federal está optando por una Estrategia Nacional de Seguridad que incluye nuevos elementos, no bastan las transferencias directas, ni el combate a la corrupción, ni una reeducación moral para prevenir y combatir la violencia.

México necesita comunidades articuladas para poder prevenir la violencia, de lo contrario, es casi imposible lograr tener una estrategia de seguridad efectiva. Es responsabilidad de los gobiernos locales lograr recuperar la vida colectiva de los barrios. La UEZ es una comunidad que ha logrado mucho con muy poco apoyo del estado. Me pregunto, ¿qué se lograría si gobierno federal, estatal y la alcaldía se propusieran que la Unidad Ermita Zaragoza dejara de ser la cuarta colonia más insegura de la Ciudad?

@NosotxsMx

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.