La muerte de una democracia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nunca más
Por Jacobo Dayán
Jacobo Dayán es especialista en Derecho Penal Internacional, Justicia Transicional y Derechos Hu... Jacobo Dayán es especialista en Derecho Penal Internacional, Justicia Transicional y Derechos Humanos. Se desarrolla como docente, investigador, conferencista, activista, analista, columnista y consultor tanto en México como en el extranjero. (Leer más)
La muerte de una democracia
Vínculos entre criminales y políticos, aparato de justicia al servicio de intereses políticos, económicos y militares, desprecio por el Estado de Derecho y debilitamiento institucional fueron algunos de los factores que generaron la muerte de la República de Weimar, que dio paso al nazismo.
Por Jacobo Dayán
21 de septiembre, 2022
Comparte

La democracia de la Alemania de entre guerras se ha convertido en un referente. Resulta imposible revisitar la historia de la República de Weimar sin tener presente su trágico final, los múltiples intentos fallidos por rescatarla y el surgimiento del nazismo. El espejo de Weimar suele ser utilizado en las democracias en crisis.

La República de Weimar nació el 9 de noviembre de 1918 y terminó por morir el 30 de enero de 1933. ¿Cuáles fueron los fenómenos que generaron la muerte de esta democracia?

  • El entorno general de esos años en Alemania presentaba una sociedad polarizada, caos y radicalización política, desmoralización social, grupos armados no estatales, poder judicial cercano a la derecha ultranacionalista, militares incrustados en el gobierno y una gran presión económica.
  • Las élites militares con todo su poder no fueron desmanteladas, más bien fueron rescatadas a costa de la independencia moral y política que requirieron los partidos y gobiernos.
  • Se pensó que el ejército era la única opción para frenar la violencia desbordada y mantener el orden.
  • Impunidad para altos mandos militares.
  • Apostaron por el militarismo y el control político de la justicia.
  • Buena parte de la sociedad fue apoyando cada vez más a las opciones radicales de mano dura y militar.
  • Quienes criticaban al ejército eran declarados traidores.
  • Nulidad del Parlamento. Se gobernó por decreto.
  • La clase política solo buscaba el poder y golpeaba la democracia.
  • Falta de mínimos éticos en la vida política.
  • Vínculos entre criminales y políticos.
  • Aparato de justicia al servicio de intereses políticos, económicos y militares. No se preocuparon por proteger a la Constitución y la democracia.
  • Desprecio por el Estado de Derecho.
  • Debilitamiento institucional.
  • Gran violencia. Asesinato de políticos. Feminicidios.
  • Corrupción desmedida.
  • Frivolidad de grandes sectores de la prensa.
  • La sociedad carecía de cultura democrática.
  • Pesimismo social.
  • Brutal crisis económica.

En resumen, crisis del parlamentarismo, del poder judicial, de la democracia y de la representación política. Lo anti sistémico como opción, atmósferas sofocantes y violentas, gran corrupción, fragmentación del voto, violencia contra las mujeres, xenofobia y antisemitismo, demagogia, falta de referentes morales, ineficacia de los gobiernos, desigualdad, vínculo entre poder y crimen, insinuaciones cada vez más cercanas de autoritarismo, postración del poder a los intereses económicos, desesperanza, militarismo, impunidad y la decadencia como constante.

El dolor y el lamento eran cotidianos, la crispación política la norma, le democracia atacada desde distintos flancos, la violencia y particularmente la de género cosa de todos los días, el control político de la justicia era la norma, reinaba la angustia, la incertidumbre, una sociedad en cambio profundo, un pesimismo generalizado en el que se sentía que las cosas empeorarían y no había mucho que hacer. La desesperanza y el final trágico.

@dayan_jacobo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.