Por favor Presidente, no se vaya a equivocar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pacto por la Primera Infancia
Por Pacto por la Primera Infancia
El Pacto por la Primera Infancia es una iniciativa de incidencia e impacto colectivo cuya visión... El Pacto por la Primera Infancia es una iniciativa de incidencia e impacto colectivo cuya visión es hacer de México un país en el que todas las niñas y niños menores de 6 años alcancen su desarrollo pleno e integral, mediante el goce efectivo de todos sus derechos. El colectivo está integrado por más de 440 miembros en toda la República Mexicana, entre los que se encuentran organizaciones de la sociedad civil, academia, empresas e instituciones. (Leer más)
Por favor Presidente, no se vaya a equivocar
Las decisiones fiscales, de gasto público y de austeridad presupuestal que ya se están tomando necesariamente, no deben afectar el gasto destinado a los primeros años de vida.
Por Magdalena de Luna
16 de abril, 2020
Comparte

La primera infancia es la etapa de la vida en que el cerebro se desarrolla con más rapidez. Por esa razón el periodo comprendido entre los 0 y los 6 años es clave para el desarrollo de las capacidades físicas, intelectuales, sociales y emocionales; capacidades que son determinantes para la salud, el aprendizaje, la sociabilidad y el éxito en el corto, mediano y largo plazo.

Si no aseguramos que en estos primeros años de vida niños y niñas reciban una adecuada nutrición, acceso a servicios de salud de calidad, oportunidades y ambientes de aprendizaje temprano a través del juego y estimulación adecuada, protección frente a toda forma de violencia e interacciones positivas y cariñosas por parte de su familia y cuidadores primarios, entonces estaremos limitando el desarrollo de sus capacidades de manera irreversible y con ello el ejercicio pleno de sus derechos presentes y futuros. La evidencia señala que un adecuado desarrollo en los primeros años de vida se traduce en sociedades más saludables, productivas, solidarias y pacíficas; escenario idóneo al que aspira toda sociedad y todo gobierno.

El pasado 23 de marzo el gobierno federal publicó en el Diario Oficial de la Federación el Aviso por el que se da a conocer la Estrategia Nacional de Atención a la Primera Infancia (ENAPI).1 Con esta estrategia, construida de forma conjunta entre las dependencias de la administración pública federal, la academia, la sociedad civil y organismos internacionales, la atención a la primera Infancia se reconoce como responsabilidad de Estado, y se define un marco de política que articula el trabajo de los diferentes sectores en la materia en torno a la llamada Ruta Integral de Atenciones (RIA).

La RIA, como su nombre lo dice, es la ruta de atenciones y servicios por la que deben transitar todas las niñas y todos los niños, sin importar las condiciones de su entorno, para garantizar el ejercicio pleno de sus derechos y con ello el desarrollo de todo su potencial. La RIA fue construida en función de los requerimientos de las niñas y de los niños y no en función de la oferta existente. Esta propuesta supone entonces una enorme voluntad y un gran esfuerzo operativo, programático y presupuestal por parte de las instituciones de gobierno.

Como compromiso y esfuerzo colectivo, como muestra de voluntad política, como declaración, como avance y como documento orientador, la ENAPI representa una gran oportunidad.

Pero…

¿Qué atenciones de la RIA son las que la ENAPI va a articular en el contexto actual?

En este caso, como en otros, las estrategias sin presupuesto para su ejecución son mera demagogia.

Diversos programas y atenciones dirigidos especialmente al desarrollo, protección y cuidados para la primera infancia desaparecieron al inicio de este sexenio. Por ejemplo, el Modelo de Promoción y Atención del Desarrollo Infantil, que era el componente de servicios integrados para la población en primera infancia más vulnerable dentro del extinto Prospera, o peor, la controvertida desaparición de las Estancias Infantiles para madres trabajadoras. Es comprensible que un cambio de gobierno que se ha propuesto ser también un cambio de paradigma tome decisiones que en principio parecen incomprensibles; sin embargo, a un año de estas decisiones públicas, no se ha observado aún la incorporación de algún servicio que optimice o por lo menos sustituya aquellos beneficios con los que ya contaba la población más vulnerable en sus primeros años. Mucho esfuerzo y recursos hay detrás de la política pública de trasferencias económicas directas a las familias, que intentan resolver sin duda algunos problemas presentes, sin embargo estas transferencias no garantizan mejores cuidados y mejor desarrollo para las niñas y los niños, cuando en el Estado o en el mercado no hay la oferta de tales servicios para esta población. El Estado está fallando así a su obligación constitucional y legal de garantizar los derechos sociales de niñas y niños

Por otro lado, el presupuesto asignado a los programas que tienen atenciones dirigidas a la Primera Infancia va en constante decremento. De 2018 al presente, las asignaciones presupuestales para estos programas han perdido casi el 30% en términos absolutos y su proporción con respecto a los recursos que se destinan a la niñez en general también son a la baja, clara muestra de que la Primera infancia no es considerada aún como una prioridad.

Esta falta de prioridad presupuestal afecta desde luego el desarrollo de las niñas y los niños, pero también afectará en el mediano y largo plazo a la sociedad en su conjunto; el escaso desarrollo del capital humano afecta el desarrollo social y económico de los pueblos.

Como refiere la Dra. Marta Rubio-Codina, economista senior de la División de Protección Social y Salud del BID, las ciencias económicas se han dedicado a los temas que son tradicionalmente sus áreas de dominio, buscando formas para incrementar la productividad y aliviar la pobreza, pero en las últimas dos décadas, el porcentaje de economistas que trabaja en el desarrollo de los más pequeños ha ido creciendo. 2

Los economistas han documentado la forma en que el desarrollo del capital humano, es decir el desarrollo de habilidades y capacidades de las personas de forma temprana, es una vía eficaz para romper con el circulo intergeneracional de la pobreza. De acuerdo con el Banco Mundial, esto ocurre porque sin capital humano, los países no pueden mantener su crecimiento económico, no contarán con una fuerza laboral preparada para los empleos de mayor cualificación del futuro y no podrán competir eficazmente en la economía mundial.3

En pocas palabras, las escasas inversiones públicas en primera infancia en México, que además están a la baja, comprometen el presente de las niñas y niños y el futuro del país.

Hoy, México y el mundo transitan por una contingencia que ha iniciado como un problema de salud, pero será en el corto plazo una tremenda contingencia económica. En este contexto, las decisiones fiscales, de gasto público y de austeridad presupuestal que ya se están tomando necesariamente, no deben, de ninguna manera afectar el gasto destinado a los primeros años de vida. Por el contrario, hace falta una reflexión profunda que lleve a una reconsideración y un mayor esfuerzo para dotar de recursos suficientes a los programas presupuestales diversos que ofrezcan atenciones y servicios para niñas y niños en primera infancia y dar así sentido y razón a la flamante Estrategia Nacional.

Nos estamos jugando el futuro de generaciones. Los ajustes en el gasto para el presente ejercicio fiscal, así como el sentido y contenido que se imprima al Proyecto de Presupuesto de Egresos para el 2021 y los siguientes ejercicios, serán claves en ello. Una decisión mal tomada en un momento de coyuntura puede ahondar y prolongar los problemas y dejarnos, ahora sí, sin salida.

Por favor Presidente, no se vaya a equivocar.

#LaNiñezImporta

* Magdalena de Luna es Coordinadora Política del Pacto por la Primera Infancia (@Pacto1aInfancia), es maestra en Desarrollo Social y candidata al grado de doctor en Ciencias Sociales por El Colegio de México. Tiene amplia experiencia en seguimiento legislativo e incidencia presupuestal particularmente en materia de infancia.

 

 

1 Disponible aquí.

2 Rubio Codina. Banco Interamericano de Desarrollo. marzo 23, 2020. Disponible aquí.

3 Banco Mundial. Acerca del Proyecto de Capital Humano. Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.