Riesgos e incertidumbre en la primera infancia por los recortes presupuestales - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pacto por la Primera Infancia
Por Pacto por la Primera Infancia
El Pacto por la Primera Infancia es una iniciativa de incidencia e impacto colectivo cuya visión... El Pacto por la Primera Infancia es una iniciativa de incidencia e impacto colectivo cuya visión es hacer de México un país en el que todas las niñas y niños menores de 6 años alcancen su desarrollo pleno e integral, mediante el goce efectivo de todos sus derechos. El colectivo está integrado por más de 440 miembros en toda la República Mexicana, entre los que se encuentran organizaciones de la sociedad civil, academia, empresas e instituciones. (Leer más)
Riesgos e incertidumbre en la primera infancia por los recortes presupuestales
Los posibles recortes presupuestales en el gasto de primera infancia tal vez tenga un efecto inmediato y marginal para paliar las finanzas públicas, pero tendrán elevados costos en el mediano y largo plazo.
Por Alberto Sotomayor
6 de julio, 2020
Comparte

Vivimos tiempos de complejidad e incertidumbre, hoy agudizados por la irrupción de la pandemia del COVID-19 y sus devastadores impactos en todos los ámbitos de la actividad humana: profunda caída de la economía, pérdida de millones de empleos, disminución en los ingresos familiares, aumento de la pobreza y desigualdad, límites de cobertura en los sistemas de salud y seguridad social, entre otros. La magnitud de los impactos es diferenciada entre los diversos grupos sociales y etarios; algunos lo experimentan con mayor agresividad y profundidad como consecuencia de condiciones previas de vulnerabilidad: la primera infancia es uno de ellos.

Desafortunadamente son quienes sufren de manera directa e inmediata la vulneración de sus derechos más básicos ante los escenarios de crisis de cualquier naturaleza. Existe evidencia de los impactos para la primera infancia por la crisis, como es el aumento de la mortalidad, morbilidad, desnutrición aguda, violencia y pobreza infantil, lo que implica consecuencias irreversibles que limitarán seriamente su adecuado desarrollo físico, mental y emocional.

El origen de la crisis si bien es cierto es biológico, también lo es que las respuestas para abordar los impactos de la pandemia son eminentemente políticas. Los gobiernos están obligados a decidir y actuar con responsabilidad y prontitud para implementar medidas extraordinarias que busquen mitigar los impactos de la crisis y disminuir la incertidumbre económica y social.

En este sentido, existen diversas experiencias a nivel global y regional que dan cuenta del contenido y alcance de dichas medidas, cuyos efectos en la nueva normalidad podrán ser percibidos por su pertinencia y efectividad en el mediano plazo: medidas económicas anticíclicas para proteger el empleo y la planta productiva, la creación o ampliación de transferencias monetarias, el fortalecimiento de políticas de protección social ante emergencias, así como avances hacia un ingreso mínimo vital de carácter focalizado.

En el caso de nuestro país, las medidas para enfrentar la crisis son en su mayoría programas sociales diseñados de manera previa a la existencia de la pandemia. Sin embargo, se destaca una de ellas, esa sí pensada específicamente para hacerle frente a la crisis, se trata de la decisión presidencial de reducir el 75% del presupuesto en las partidas de servicios generales, así como de materiales y suministros que destina el aparato administrativo para la adecuada provisión de bienes y servicios públicos.

Son precisamente los capítulos de gasto que proveen los insumos y servicios indispensables para el funcionamiento gubernamental. Esta decisión podría implicar debilitar al aparato administrativo, que es en primera y última instancia el responsable de ejecutar los programas públicos para atender las necesidades sociales. En el caso del gasto público orientado a la primera infancia, implica riesgos e incertidumbre que podrían comprometer el futuro de millones de niñas y niños:

1. Los recursos públicos orientados a la primera infancia históricamente han sido escasos: México es uno de los países de la región latinoamericana que menos gasto público, como proporción del PIB, destinan a la primera infancia a través de políticas sociales.1 Adicionalmente, del 2018 al 2020 se ha visto ya reducidas las asignaciones presupuestales para la atención de niñas y niños menores de 6 años en un 30%. Desviar las asignaciones presupuestarias orientadas al desarrollo de la primera infancia a otros propósitos, implicaría el riesgo de agravar los ingentes problemas preexistentes a la par de no atender los problemas emergentes por la pandemia.

2. La población en primera infancia eventualmente será la más afectada con la medida de austeridad decretada por el presidente, pues el porcentaje de estos capítulos de gasto representan el 25% del total de sus recursos asignados para este año.

3. Los posibles recortes presupuestales en el gasto de primera infancia tal vez tenga un efecto inmediato y marginal para paliar las finanzas públicas, pero tendrán elevados costos en el mediano y largo plazo al limitar la operación de diversos programas públicos orientadas a la atención directa de niñas y niños y que es fundamental su continuidad en el actual contexto, como son los programas de vacunación; el de salud materna, sexual y reproductiva; el de servicios de asistencia social integral; el de producción y distribución de libros y materiales educativos, el de producción y transmisión de materiales educativos; el de educación inicial y básica comunitaria; el de protección y restitución de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, el de servicios de guardería y el de servicios de estancias de bienestar y desarrollo social.

4. Existe incertidumbre respecto a las propias excepciones en la aplicación que establece el decreto presidencial de austeridad, pues no es claro que lo haga en los programas señalados. Por ello, es urgente que se confirme que efectivamente no es aplicable la medida en ellos o en su defecto que se prescinda su aplicación de manera específica y contundente.

La pandemia ha generado muchos aprendizajes, muchos de ellos muy costosos, por lo que es vital clarificar el rumbo, pues de otra manera estaremos cada vez más lejos de la aspiración de un país más próspero, pacífico e igualitario. Hoy la primera infancia y por tanto el futuro del país se enfrenta a un reto colosal, pero todavía tenemos la oportunidad de salir de esta situación a través de soluciones que incorporen el interés superior de la niñez.

#LaNiñezImporta

#PrimeroLaNiñez

 

1 Cfr. La inversión en la primera infancia en América Latina. Propuesta metodológica y análisis en países seleccionados de la región. UNICEF, IIEPE-UNESCO, OEI, diciembre 2015. Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.